3 hábitos que nuestro cerebro ama. ¿Tú los tienes?

3 hábitos que nuestro cerebro ama

En el siguiente artículo, Tom Corley nos habla sobre la importancia de los hábitos y cómo adoptar malos hábitos perjudica nuestro desempeño. Adicionalmente nos cuenta 3 hábitos que nuestro cerebro ama.

Los malos hábitos perjudican nuestro cerebro y lo deterioran. Podemos ver los resultados cuando padecemos de lo siguiente.

Pero no te preocupes, la intensión de este artículo es ayudarte.


He invertido los últimos once años de mi vida, estudiando los hábitos diarios de aquellos que triunfan en la vida y los que no. Todos aquellos que tienen éxito, comparten ciertos hábitos que mejoran la función cerebral, aumentan su coeficiente intelectual, mejoran la memoria y aceleran su pensamiento. Incluso se ha comprobado que incrementan el tamaño de su cerebro al adherir nuevas células y fortalecerlas.

En mi estudio, descubrí algunos datos muy interesantes sobre cómo los individuos exitosos pueden mejorar la función cerebral.

Lee también: Cómo activar el cerebro en las mañanas para tener días increíbles

Neuroplasticidad.

La neuroplasticidad es el proceso en el cual el cerebro cambia y se transforma en el tiempo. Nuestros cerebros tienen impresionantes poderes de neuroplasticidad. Esto lo vemos reflejado en los cambios que experimenta hasta llegar a la edad adulta.

Cuándo creamos un hábito nuevo, ocurre neuroplasticidad. Nuestros cerebros se re-configuran. Al cambiar nuestro comportamiento o al cambiar nuestra forma de pensar, cambiamos nuestros cerebros.

Ninguno de nosotros está atrapado en las circunstancias de la vida debido a nuestro ADN. La buena noticia es que podemos cambiar.

Tenemos el poder de ser más inteligentes. La neuroplasticidad puede permitir a cualquier ser humano (rico o pobre) cambiar sus circunstancias; simplemente cambiando sus comportamientos y sus pensamientos.

Por lo tanto, todos tenemos la capacidad de éxito; sin importar nuestra edad, genero, posición social, religión, etc.


3 hábitos que nuestro cerebro ama.

Encuentra a continuación 3 hábitos que nuestro cerebro ama. Serán como un fertilizante para tu éxito.

1. Lee para aprender 30 minutos al día.

El 88% de los individuos en mi estudio, leen para aprender al menos 30 minutos al día. Recuerda que puedes leer una novela para entretenerte, pero nos referimos a leer para aprender.

Es decir, leer para adquirir conocimientos sobre tu carrera, tu vida, tu negocio o algo que te apasione. En mi estudio, esta lectura incluyó eventos actuales (94%), material educativo (79%), biografías de otras personas exitosas (58%), historia (51%) o autoayuda (55%).

El 86% leyó dos o más libros educativos por mes y el 63% escuchó audiolibros. Estos datos fueron adquiridos por medio de entrevistas a cientos de millonarios.

3 hábitos que nuestro cerebro ama 1

Así mismo, entrevisté a cientos de individuos en situaciones no tan favorables. El 98% no tenían el hábito de leer. Encuentra a continuación más estadísticas relacionadas con los hábitos de lectura de este segundo grupo:

  • 74% dijo que odiaba leer.
  • 85% dijo que no leía libros.
  • 89% dijo que no leía sobre eventos actuales o noticias.
  • 94% dijo que no leía nada educativo.
  • El 79% de los que leían, afirmó hacerlo estrictamente por entretenimiento.
  • 84% nunca habían leído sobre historia.
  • 93% nunca habían leído un libro de superación personal.

¿Qué le sucede a nuestro cerebro cuando empezamos a leer y a aprender diariamente?

Cuando aprendemos algo nuevo, nuestro cerebro libera una proteína llamada factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF, por sus siglas en inglés). El lanzamiento de BDNF tiene el efecto de encender una parte del cerebro llamada Núcleo basal.

Cuando se enciende el núcleo basal, se libera un químico llamado acetilcolina. El propósito de la acetilcolina es estimular las neuronas para hablar entre sí. Cuando las neuronas comienzan a comunicarse, se crea una nueva sinapsis.

Después el núcleo basal se desactiva por esta misma proteína (BDNF) y esta nueva conexión neuronal está bloqueada (sellada, por así decirlo) y el nuevo aprendizaje se convierte en una memoria.

Cuanto más repasamos lo que aprendemos, más fuerte se vuelve esta nueva conexión neuronal y más fácil es recordar esa información.

BDNF es fertilizante para el cerebro. Su propósito es ayudar a las células nerviosas (es decir, las neuronas, también conocidas como células cerebrales) a crecer. Cuando creamos el hábito de leer y aprender algo diariamente, activamos este núcleo basal, creamos más conexiones neuronales (sinapsis) y, por lo tanto, nuestros cerebros crecen y nos hacemos más inteligentes.

Cuantas más sinapsis tengamos, menos probabilidades tendremos de ser víctimas de la enfermedad de Alzheimer; especialmente si continuamos con buenos hábitos después de los sesenta años.

A continuación encontrarás algunos artículo que te ayudarán a leer más.

2. Haz ejercicio todos los días.

Probablemente estés harto de escuchar acerca de los beneficios del ejercicio aeróbico (correr, trotar, saltar la cuerda, elíptica, andar en bicicleta, etc.) Pero no podemos negar su importancia. Hacer ejercicio es uno de los hábitos que nuestro cerebro ama.


Estos son algunos de sus beneficios:

  • El ejercicio aeróbico estimula la producción de eritropoyetina (EPO). La EPO es responsable de la creación de nuevos glóbulos rojos en la médula ósea. Los nuevos glóbulos rojos tienen más hemoglobina, lo que les permite llevar más oxígeno al cuerpo. Oxígeno = combustible para el cerebro, tejidos y músculos. El ejercicio aumenta la capacidad de los glóbulos rojos para alimentar nuestro cerebro.
  • Adicionalmente, el ejercicio aeróbico activa una enzima llamada telomerasa. La telomerasa protege a los telómeros. Los telómeros son como gorros al final de cada cromosoma. Los telómeros controlan el número de veces que una célula puede dividirse. Las células que pierden sus telómeros mueren. Cuando las células mueren envejecemos. El ejercicio, por lo tanto, aumenta la vida útil de las células; permitiendo que las células cerebrales vivan más tiempo, manteniendo nuestro cerebro joven.
  • Hacer ejercicio también aumenta el volumen de tejido nervioso en el hipocampo. El hipocampo es una parte del cerebro responsable de la memoria y el aprendizaje. El ejercicio aumenta tu capacidad de recordar y de aprender.
  • Finalmente, el ejercicio aeróbico aumenta la neurogénesis. Neurogénesis = el crecimiento de las células cerebrales y las sinapsis.

3 hábitos que nuestro cerebro ama 2

En mi análisis, aquellos millonarios que entrevisté, se ejercitaban en promedio 30 minutos al día, cuatro días a la semana.

En su mayoría, aquellos individuos en situaciones menos favorables, afirmaron no tener interés en el ejercicio. De hecho, el 77%, no hacían ningún tipo de ejercicio.

Cuando hacemos ejercicio aeróbico, aumentamos el flujo de sangre a todo el cuerpo.

El principal propósito de la sangre en el cuerpo es transportar nutrientes (glucosa y oxígeno) a las células y transportar los desechos a través de nuestros pulmones en forma de dióxido de carbono. Esto significa más nutrientes para el cerebro y más eliminación de desechos.

Lee también: Cómo aumentar la motivación para hacer ejercicio.

3. Aprende una nueva habilidad cada 6 meses.

Cada vez que te involucras en una nueva actividad y luego la practicas, tu cerebro cambia. Es otro de hábitos que nuestro cerebro ama.

Cada actividad repetitiva requiere  de la creación de conexiones neuronales. Cuando repetimos nuevas actividades, las neuronas formas conexiones permanentes, aumentando así el tamaño de nuestros cerebros.

Es vital que las personas mayores participen en nuevas actividades para mantener sus cerebros activos y evitar estancarse; algo que generalmente acompaña a la jubilación.

Aquellos que quieran desarrollar sus cerebros deben participar en una nueva actividad cada seis meses y repetirla hasta que se convierta en una nueva habilidad. Cada nueva actividad que se convierte en una habilidad, crea masa cerebral y mantiene nuestra mente activa y saludable.

Lee también: 20 horas es todo lo que necesitas para dominar cualquier habilidad.

Conclusión.

Los 3 hábitos que nuestro cerebro ama son fáciles de adoptar e increíblemente beneficiosos para tu vida. No olvides que como todos los nuevos hábitos, debes ser consistente, ya que solo así verás resultados.

¡Muchos éxitos!

Y recuerda que si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes adquirir nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

Este artículo fue originalmente publicado en richhabits.net. Su traducción y publicación en ModoEmprendedor ha sido autorizada directamente por el autor y no puede ser reproducida por ningún otro medio.

3 hábitos que nuestro cerebro ama. ¿Tú los tienes?
4.2 13 vote[s]

Comentarios