Cómo vencer la pereza (Estrategias para disminuirla al máximo)

Cómo vencer la pereza

En el siguiente artículo conocerás estrategias comprobadas para que aprendas cómo vencer la pereza. Adicionalmente aprenderás cómo surge la pereza y por qué adoptamos este mal hábito.

Es interesante como todos odiamos la pereza, pero amamos “hacer pereza”. En algunos momentos, hacer nada es un placer y cuando pensamos que lo merecemos, es aún mejor.

Sin embargo, la pereza es considerada la característica principal de los vagos, los holgazanes, de la improductividad, los malos resultados, la mala suerte y por supuesto, la pobreza. Además, el ocio, la ineptitud, la flojera y el desgano; son todos familiares de la pereza.


¿Por qué somos perezosos?

No te culpes. Aprender cómo vencer la pereza no es fácil, por que es un problema que viene de tiempo atrás.

Nuestros antepasados nómadas tenían que conservar la energía para competir por los escasos recursos. Adicionalmente, tenían que luchar o huir de los enemigos y depredadores.

Hacer esfuerzos en tareas que no representaran ventajas a corto plazo pondría en peligro su propia supervivencia. Entonces ¿para qué hacerlos?

Actualmente sobrevivir tiene otra connotación. Recursos como vivienda, alimentos, transporte o medicinas están a tu alcance.

Sin embargo, nuestros instintos, siguen siendo los mismos y todavía sentimos la necesidad de continuar conservando energía. Esto nos hace reacios a esforzarnos en proyectos abstractos con retribuciones distantes o inciertas.

Algunas personas logran anular este instinto, gracias a la ambición y a la búsqueda de un mejor futuro. Cosas que nuestros antepasados no pensaban.

Así es cómo consideramos a las personas exitosas productivas y eficientes, mientras que la pereza es asociada con la pobreza y el fracaso. Solemos pensar que una persona pobre es perezosa; no importa cuán poco o mucho trabaje.

Cómo vencer la pereza 3

Pero, ¿cómo vencer la pereza?

No te preocupes, la pereza es un mal que nos ataca a todos. Nadie se salva.

La diferencia es que algunas personas saben cómo controlarla. Y esa es la idea que queremos proponerte. La vida es un balance, por lo cuál no debe ser todo el tiempo hacer hacer y hacer.

Ser altamente productivo no es un talento natural para todos. Algunos poseen un gran fuerza de voluntad y una estricta ética de trabajo. Por otro lado, hay personas que luchan para empezar una tarea y la posponen constantemente.

Para poder entender cómo vencer la pereza, como funciona nuestro cuerpo y nuestra mente ante este fenómeno, es importante que entendamos qué es realmente la pereza y por qué se da.


¿Qué es la pereza?

Estas son algunas de las definiciones de pereza:

  • Es la cualidad de no estar dispuesto a trabajar o usar energía.
  • Falta de inclinación a la actividad o el esfuerzo a pesar de tener las capacidades.
  • Adjetivo para describir a una persona que no quiere trabajar o esforzarse por hacer algo.

Entonces, ¿qué es la pereza realmente? ¿Se trata de ser lento para hacer algo o de posponerlo? o ¿de no hacerlo en absoluto? o ¿de no querer hacer el esfuerzo suficiente?

Si te das cuenta, la mayoría de significados se enfocan a la falta de movilidad, de acción o uso de la energía.

Sin embargo, Leon F. Seltzer, doctor en psicología y autor del libro “Paradoxical Strategies in Psychotherapy” afirma que la pereza no es del todo un rasgo de la personalidad.

“Descartar, despreciar y referirme a una persona como perezosa me parece una manera simplista de explicar su aparente desinterés o inercia.”

La teoría de Seltzer dice que lo que consideramos comúnmente como pereza no es realmente la falta de movilidad o inactividad, por el contrario es la falta de motivación.

Cómo vencer la pereza 2

Es decir, no es que no quieras hacer las cosas, que seas un vago y que una característica de tu personalidad es que seas un perezoso. Lo que no has encontrado es la motivación.

En este caso, lo importante no es entender la pereza en sí, sino explorar los factores que disminuyen nuestra motivación.

Pereza = Falta de motivación

¿Qué genera pereza o falta de motivación?

Diversos factores intervienen para que tu cerebro juegue contigo y te lleve a preferir sentarte en el sofá en vez de hacer lo que debes hacer.

Si quieres saber cómo vencer la pereza, es necesario que conozcas las razones por las cuales se produce. Estas pueden ser:

Muchas personas “perezosas” no son intrínsecamente perezosas, pero lo son porque no han encontrado lo que quieren hacer. No han encontrado una razón.

Para empeorar las cosas, el trabajo que paga sus facturas y llena sus mejores horas, puede haberse vuelto tan abstracto y especializado que ya no pueden comprender su propósito.

“Somos perezosos porque no sabemos qué hacer, cómo hacerlo o por qué hacerlo. Somos perezosos cuando estamos distraídos, cuando nos falta propósito o visión.”  Marty Uhnak

Cualquiera sea la causa, si la pereza está interfiriendo con tu productividad, si hace que no respondas ante tus responsabilidades y si te está costando tu éxito; debes aprender a superarla. Y para conseguirlo, debemos entender qué pasa en nuestro cerebro.

Lee también: Automotivación: 19 métodos increíbles para conseguirla.




¿Qué pasa con nuestro cerebro?

Ya sabes que la pereza se da por falta de motivación frente a una área específica (Nuestra vida profesional, la creación de tu empresa, tu relación o el ejercicio y la salud).

Adicionalmente, proviene de nuestros antepasados y actualmente es generada por diferentes factores; como el miedo a fracasar, la dificultad de la actividad, la falta de objetivos o la falta de conocimiento.

Esto a nivel psicológico. Sin embargo, ¿qué pasa a nivel biológico?, ¿cómo funciona nuestro cerebro?

Es increíble pensar que nuestro propio cerebro sea el culpable de la pereza. No obstante, según la teoría del cerebro triúnico; propuesta por el neurocientífico y físico Paul D Mclean, nuestro cerebro está dividido en tres partes:

  1. Cerebro Reptiliano o primitivo: Es la sección más antigua del cerebro y la responsable de actividades básicas: cómo la respiración, frecuencia cardiaca, digestión, etc. Es la parte encargada de nuestra supervivencia.
  2. Cerebro límbico: Es la parte emocional y se encarga de procesar nuestros sentimientos.
  3. Neocorteza: La neocorteza y la responsable de actividades como el lenguaje, el pensamiento abstracto, la imaginación y la creatividad.

La parte más activa es nuestro cerebro reptiliano, y esta odia la inseguridad. No le gusta la inestabilidad o sentirse vulnerable. Es decir, cada vez que quieres cambiar o arriesgarte, tu cerebro reptiliano se opone.

Es por eso que no has podido crear el habito de ir al gimnasio o de levantarte temprano. Estas actividades te sacan de tu zona de confort y por consiguiente tu cerebro simplemente te incita a dejarlas.

Nuestra mente está diseñada para darle confort a nuestro cuerpo. Esta es la razón por la cuál todos sentimos pereza en algún momento.

Cómo vencer la pereza 1

¿Cómo vencer la pereza?

Ahora que conoces, que es realmente la pereza y sabes por qué sucede a nivel físico y psicológico, es hora de conocer algunas estrategias para superarla.

1. Desglosa las tareas en actividades pequeñas.

Es común que evitemos algunas tareas, por su dificultad o tamaño. Al encontrarlas demasiado abrumadoras nuestro cerebro reptiliano empieza a buscar todas las razones posibles para abandonarlas.

Al dividir una tarea grande en tareas pequeñas, la complejidad y el tiempo para terminar cada actividad será menos intimidantes. Así lo ve tu cerebro:

  • Una gran tarea = Un gran esfuerzo
  • Tarea pequeña = Poco esfuerzo

Este enfoque puede aplicarse no solo a las tareas, sino también a objetivos. Esto te ayudará a eliminar gran parte de la pereza y la resistencia interna que a menudo experimentamos.

2. Piensa acerca de los beneficios y consecuencias.

Piensa en los beneficios que obtendrás si superas aquellos momentos de pereza, en vez de pensar en los obstáculos.

Por ejemplo, continuemos con el hábito de levantarte temprano ¿Cuáles son los beneficios de hacerlo?

El ex-seal de la marina de los Estados Unidos Jocko Willink, afirma en un video para el portal Business Insider que a pesar de estar retirado, él continúa levantándose a las 4:30 de la mañana.

A pesar de que muchos de sus ex compañeros han perdido el hábito, él lo hace por los siguientes motivos.

  • Podrás hacer más cosas durante el día.
  • Eliminarás el estrés de no haber alcanzado a hacer algo por falta de tiempo.
  • Podrás prepararte para afrontar el día a día.
  • Serás más productivo que la mayoría de las personas.
  • Levantarte temprano implica que te acuestes temprano, evitando las actividades improductivas que normalmente hacemos antes de dormir.

Antes lo hacia por obligación, hoy ve los beneficios y ha hecho que su cerebro lo necesite. Esto nos lleva a la siguiente estrategia sobre cómo vencer la pereza.

Cómo vencer la pereza 4

3. Haz lo importante a primera hora de la mañana.

Cómo ya lo sabes, nuestra fuerza de voluntad juega un papel muy importante a la hora de dejar la pereza.

Gary Keller y Jay Papasan, autores del libro “The One Think: The Surprisingly Simple Truth Behind Extraordinary Results”, afirman que la fuerza de voluntad no es algo que podamos aumentar o disminuir a nuestro antojo.

Por el contrario, funciona como un músculo. Entre más usemos la mente más fuerza de voluntad vamos a consumir. Es decir, nuestra fuerza de voluntad es limitada.

Esto significa que a medida que transcurre el día, tu fuerza de voluntad irá disminuyendo. Haz las tareas más importantes cuando tus niveles de fuerza de voluntad están más altos. Es decir, a primera hora de la mañana.

4. Haz solo una cosa a la vez.

Si sientes que tienes mucho que hacer, probablemente te sentirás abrumado y dejarás que la pereza gane la batalla.

Kelly y Papasan, también tocan el tema de “El multitasking” en su libro.

Algunas personas presumen de ser buenas haciendo dos o más cosas al mismo tiempo. Sin embargo, estos empresarios afirman que es una ilusión.

El cerebro humano puede hacer actividades básicas al mismo tiempo, cómo hablar y caminar o comer y leer, pero no puede concentrarse en dos cosas a la vez.

Si intentas concentrarte en dos cosas, tu atención rebotará entre una y otra rápidamente creando la ilusión de que lo estás haciendo simultáneamente. Creando algo llamado residuo de atención.

Respeta cada tarea que hagas y dale toda tu atención. Intentar hacer dos cosas al mismo tiempo, te llevará a perder tiempo, a utilizar más energía y en últimas, a distraerte.

¿Sabes qué pasa cuando te distraes? Es tu cerebro reptiliano buscando hacer algo más fácil, más cómodo.

Lee también: 7 buenos hábitos que te llevarán a obtener enormes resultados

5. Descansa.

Para vencer la pereza es necesario que sepas cuándo descansar. Para alivianar tu trabajo diario, incluye pequeños descansos entre cada tarea.

Las personas más productivas saben cuándo descansar. Esto los ayuda a completar proyectos que la mayoría postergaría por su complejidad o tiempo de finalización.

Establece tiempos de concentración y descanso. Por ejemplo, trabaja muy concentrado durante 45 min y descansa 15. Esto te ayudará a mantener tu energía y motivación por más tiempo.


6. Remueve las distracciones.

De todas las estrategias posibles para superar la pereza, la más efectiva es definitivamente eliminar las distracciones.

Como se mencionó anteriormente, si tienes varias opciones tu cerebro reptiliano siempre va a elegir la más fácil. Tu teléfono, el televisor o incluso dormir, siempre serán opciones más atractivas.

Si eliminas estas distracciones, te resultará más fácil vencer la pereza.

7. Sé consistente y crea hábitos.

Cuando logres acoplar estas estrategias a tu vida y empieces a hacer aquellas cosas que te propones; apégate a ellas y sé consistente.

La pereza, en cualquier forma, aprovecha aquellos momentos de debilidad en tu fuerza de voluntad. Al igual que superar una adicción, solo necesitas un día para recaer y dejar que la pereza se apodere de ti.

Está bien fallar y probablemente te sucederá más de una vez. Pero si te sucede, que sea porque te has estado portando bien por varios días y te lo mereces.

Esperamos hayas aprendido cómo vencer la pereza y que esta información haya sido útil para ti.

No olvides que la pereza es un mal hábito y no un rasgo de tu personalidad, por lo cual, puedes cambiarlo.

Lee también: Cómo crear hábitos millonarios según estudios científicos

Y recuerda que si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes adquirir nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

 

Cómo vencer la pereza (Estrategias para disminuirla al máximo)
4.4 5 vote[s]

Comentarios