Neuroplasticidad: La increíble habilidad de poder cambiar tu cerebro.

Neuroplasticidad

La mayoría de nosotros pensamos que nuestro cerebro es un órgano estático e inmutable con el que nacemos y que llevaremos con nosotros hasta el día de nuestra muerte. Sin embargo, las investigaciones de las últimas décadas han demostrado que en realidad no es así: nuestro cerebro cambia constantemente en respuesta a nuestras experiencias. Este fenómeno se conoce como neuroplasticidad.

A continuación encontrarás un tabla de contenido en la que podrás ver los temas que trataremos en el artículo. Si vienes buscando información puntual, haz click en la sección que quieras leer e irás directamente 🙂

Qué es la Neuroplasticidad.

La neuroplasticidad es la capacidad del cerebro de reorganizar sus vías neuronales en respuesta a cambios en nuestro entorno o experiencias. Esto significa que las conexiones entre neuronas pueden reforzarse o debilitarse con el tiempo, permitiéndonos recordar mejor ciertas cosas, olvidar otras y desarrollar nuevas habilidades.

También es importante para comprender cómo aprendemos, por qué respondemos de forma diferente a distintos tipos de estímulos y cómo podemos mejorar nuestras funciones cognitivas. Adicionalmente se ha demostrado que la plasticidad neuronal (como también se le conoce) es beneficiosa para recuperarse de lesiones y superar trastornos mentales. (Esto lo veremos al detalle más adelante).

Neuroplasticidad-1

Cómo funciona la Neuroplasticidad.

Nuestro cerebro aprende y se adapta constantemente gracias a este fenómeno. Pero, ¿cómo funciona exactamente la neuroplasticidad?

Principalmente ocurre cuando las conexiones entre neuronas, llamadas sinapsis, cambian en fuerza o número en respuesta a la experiencia.

Por ejemplo, si practicas una habilidad con regularidad, las conexiones sinápticas entre las neuronas implicadas en esa habilidad se harán más fuertes. Esto facilita que esas neuronas se comuniquen entre sí, lo que en última instancia hace que mejores en esa habilidad. De hecho, un estudio realizado en 2019 comprobó la mejora cognitiva en 22 adultos entre 59 y 79 años, que hicieron un programa de 4 meses para aprender un nuevo idioma.

Tipos de Neuroplasticidad.

La neuroplasticidad se presenta principalmente de dos formas: plasticidad estructural y plasticidad funcional.

Plasticidad estructural.

La plasticidad estructural se refiere a los cambios físicos en la estructura del cerebro debido a la experiencia; por ejemplo, cuando las neuronas forman nuevas conexiones o cuando las sinapsis se refuerzan mediante la repetición.

En este aspecto, hay una subdivisión entre positiva y negativa:

Neuroplasticidad positiva: aumenta el número y la densidad de conexiones entre neuronas.

Neuroplasticidad negativa: disminuye el número y la densidad de conexiones entre neuronas.

Plasticidad funcional.

La plasticidad funcional es la capacidad del cerebro para reubicar las funciones cerebrales en diferentes partes del cerebro cuando el cerebro está dañado. Esto permite que nos adaptemos nuestras capacidades y comportamiento más fácilmente cuando las condiciones cambian. Por ejemplo, cuando una persona ciega aprende a leer braille.

Hablando de cómo influye la neuroplasticidad en el comportamiento, ahondemos un poco en el papel de la neuroplasticidad en personas con ansiedad, depresión y otras condiciones.

Antes de continuar me gustaría pedirte un favor. Simplemente vota de 1 a 5 cómo te ha parecido este artículo hasta ahora. ¡Muchas gracias!

¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 31]




Cómo puede ayudarle la neuroplasticidad a recuperarse de trastornos mentales.

Los trastornos mentales pueden ser increíblemente debilitantes, causar una inmensa angustia y afectar a todos los aspectos de la vida de una persona. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que la neuroplasticidad puede ayudar a superar estos trastornos.

Por ejemplo, los estudios han demostrado que la neuroplasticidad puede utilizarse para reeducar el cerebro en casos de ansiedad y depresión.

En los casos de ansiedad, se enseña a los pacientes a concentrarse en la respiración lenta y profunda, que ayuda a calmar la mente y el cuerpo. En los casos de depresión, se suele animar a los pacientes a practicar la terapia cognitivo-conductual (TCC), que ayuda a romper los patrones de pensamiento negativos.

Además, la plasticidad neuronal ha demostrado su eficacia en el tratamiento de las adicciones. Se enseña a los pacientes nuevas formas de afrontar el estrés y los desencadenantes, y a sustituir los comportamientos poco saludables por otros sanos. Este tipo de tratamiento puede ser a largo plazo, pero puede tener un éxito increíble a la hora de ayudar a las personas a superar la adicción.

Al comprender cómo responde y se adapta nuestro cerebro a distintos estímulos, los investigadores pueden diseñar tratamientos dirigidos a zonas específicas del cerebro con mayor precisión. En otras palabras, la neuroplasticidad podría conducirnos hacia tratamientos más eficaces para estas afecciones en el futuro.

Neuroplasticidad-2

Diferencias de Neuroplasticidad según edad.

La neuroplasticidad se ve afectada por la edad de la persona. En bebés y niños, la neuroplasticidad es responsable del desarrollo de las estructuras básicas del cerebro, especialmente importante para desarrollar habilidades cognitivas como el lenguaje, la memoria y el razonamiento.

Los primeros años son críticos para el desarrollo del cerebro, y las actividades que estimulan la neuroplasticidad pueden ayudar a los niños a desarrollar todo su potencial.

Algunas formas habituales de fomentar la neuroplasticidad en bebés y niños son:

  • Jugar a juegos educativos.
  • Leer libros.
  • Hacer rompecabezas.
  • Construir torres con bloques.
  • Dibujar y colorear.

A partir de cierta edad, la neuroplasticidad se encarga principalmente de refinar las habilidades y establecer nuevas conexiones en respuesta a la experiencia. Esto significa que los adultos pueden aprender cosas nuevas con más facilidad que los niños, pero también es menos probable que formen nuevos recuerdos o cambien los existentes. La neuroplasticidad sigue desempeñando un papel importante en el aprendizaje durante la edad adulta.

Hay muchas formas de fomentar la neuroplasticidad en los adultos. Una de ellas es aprender una nueva habilidad. Cuando aprendes algo nuevo, tu cerebro se esfuerza por crear nuevas conexiones entre neuronas. Esto puede ayudar a mantener el cerebro sano y activo.

Otra forma de fomentarla es ejercitar el cerebro. Las actividades desafiantes, como los rompecabezas y los crucigramas, pueden ayudar al cerebro a mantenerse flexible y sano. Además, mantenerse activo mentalmente puede ayudar a retrasar la aparición de la demencia y otras enfermedades mentales relacionadas con la edad.

Por último, es importante mantener la mente abierta a nuevas experiencias. La exposición a nuevas imágenes, sonidos y olores puede ayudar al cerebro a crear nuevas conexiones y mejorar su funcionamiento.

Diferencias de Neuroplasticidad según entorno.

Como lo vimos en el último punto, la neuroplasticidad también se ve afectada por el entorno. Las personas expuestas a entornos y experiencias estimulantes tienden a desarrollar conexiones más fuertes entre las neuronas y a formar otras nuevas con más facilidad.

Esto significa que las personas que se dedican a actividades intelectuales, viajan o participan en actividades sociales podrán sacar mejor provecho de la neuroplasticidad.




Límites de la neuroplasticidad.

Todavía hay mucho que desconocemos sobre la neuroplasticidad, incluidos los límites de su potencial. Sabemos que no es un remedio milagroso; no puede superar daños graves en el cerebro ni reparar grandes pérdidas de funcionalidad. Además, hay pruebas de que algunas habilidades pueden ser imposibles de aprender o reaprender debido a los límites de la neuroplasticidad.

Por ejemplo, los estudios han demostrado que, aunque los adultos pueden aprender nuevos idiomas, es posible que nunca alcancen el mismo nivel de fluidez que un niño que aprendió el idioma en casa. Esto se debe probablemente a que el cerebro del niño tiene más plasticidad y puede formar nuevas conexiones con más facilidad. Del mismo modo, es posible que los adultos nunca puedan recuperar 100% de las habilidades motoras o las funciones cognitivas perdidas por un accidente.

Conclusión.

La neuroplasticidad es un fenómeno fascinante que permite comprender cómo funciona nuestro cerebro: cómo aprendemos de la experiencia y nos adaptamos con el tiempo.

Adicionalmente explica por qué a algunas personas les resulta más fácil que a otras adquirir nuevas habilidades o recordar hechos con rapidez; también tiene implicaciones potenciales para el tratamiento de trastornos neurológicos como el ictus o la demencia.

Finalmente, es importante alentar a las personas a mantenerse activas y comprometidas con sus vidas. Esto significa encontrar formas de mantenerse físicamente activo, mentalmente ocupado y socialmente conectado. Cuando las personas están activas y comprometidas, es más probable que experimenten cambios positivos en su función cerebral 🙂

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.



¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 31]

Comentarios