9 técnicas para aprender cómo administrar el dinero correctamente

cómo administrar el dinero

Sin importar en cuál etapa de tu vida estés, la educación financiera siempre es y será un tema de gran importancia. Y a medida que pasa el tiempo, aprender cómo administrar el dinero para asegurar nuestro futuro en términos monetarios, cobra aún más relevancia.

Si tienes 30 estás a la mitad de camino para pensionarte y ya es tiempo de pensar con mayor seriedad sobre tus finanzas. Es posible que durante tus 20 hayas construido y establecido tu carrera profesional, hayas adquirido una casa, un carro y sientas que todo va muy bien. No obstante, cometemos muchos errores a lo largo del camino, especialmente cuando hablamos de dinero.

Tal vez has sido comprador compulsivo, pésimo ahorrador, terrible planeando y solo eres bueno para gastar. Sin importar la situación es obligatorio que domines completamente las siguientes lecciones que te enseñarán cómo administrar el dinero en el hogar y en otras áreas.

cómo administrar el dinero 1

9 técnicas para aprender cómo administrar el dinero correctamente.

Para aprender cómo administrar tu dinero es indispensable que tengas la mentalidad correcta. Por ejemplo, muchas personas con bajos ingresos piensan que es imposible tener una buena situación financiera. Se encierran en “no alcanza para nada”, o en “la situación está difícil”, sin antes darse la oportunidad de ver un poco más allá de lo evidente.

Está claro que si ganas menos, será más difícil manejar el dinero de formas más eficientes, sin embargo no es imposible para nada. Simplemente requiere un cambio de mentalidad que se dará poco a poco a medida que adoptes mejores hábitos financieros, y lo primero con lo que debes empezar es…

1. Para ya de gastar todo lo que ganas.

Muchos millonarios gastan su dinero moderadamente y si lo usan, es para reinvertir. ¿Qué obtienes lanzando todo tu dinero en gastos innecesarios?

Thomas J. Stanley, autor del libro The millionaire next door, quien ha dedicado gran parte de su vida a estudiar la vida de los millonarios norteamericanos, descubrió que aquellos que vivían en las mansiones más lujosas y conducían los autos más costosos no son realmente ricos. De hecho están sumergidos en deudas y problemas financieros.

Desde ya establece un porcentaje de ahorro y hazlo cuando recibas dinero. Si piensas que ahorrarás lo que te sobre al final del mes, corres el riesgo de no ahorrar nada o incluso quedar debiendo. Empieza por un 10% y comienza a aumentar esta suma gradualmente y a la medida de tus posibilidades.

También puede interesarte: 85 estrategias para aprender cómo ahorrar dinero en casa.




2. Averigua qué tan endeudado estás.

A medida que pasa el tiempo permitimos que las deudas se incrementen cada vez más, al punto de pensar que es algo normal. Es posible que hayas adquirido un crédito para pagar tus estudios, estés pagando tu nuevo apartamento y el auto cero kilómetros que tanto querías. Eso sin contar con la tarjeta de crédito que siempre te salva y paga tus viajes. Sea como sea, cada vez adquieres nuevas y más costosas deudas.

Lee también: 5 decisiones financieras que lamentarás en el futuro.

Evalúa cuánto dinero debes, establece el pago mínimo en las deudas más altas y utiliza la mayor cantidad de dinero que puedas para cancelar las deudas pequeñas. Acabar con tus deudas generará un impacto significativo en tus finanzas personales y te permitirá administrar el dinero con más tranquilidad.

3. Define objetivos claros para tu dinero.

Pregúntate para qué quieres el dinero…

  • Para retirarte joven.
  • Para que tus hijos puedan estudiar en cualquier universidad.
  • Para invertir en tu colección de sneakers.
  • Para ayudar a causas sociales y/o ambientales.
  • Para salir de deudas.

Sea cual sea el motivo, es importante que tengas uno (y si va atado a hacerte más feliz, es mejor aún). La razón es que tener un polo a tierra te ayudará a ser consecuente con tus acciones. Por ejemplo cuando tengas una tentación inmensa por comprarte algo que quieres (y que no necesitas), ese motivo te dará las fuerzas para atenerte al presupuesto (que lo veremos en el siguiente punto).

En su libro Dinero: Domina el juego, Tony Robbins explica lo que para él son las 5 metas financieras que deben tener todas las personas:

Meta #1: Generar suficiente dinero de las inversiones para pagar tus facturas mensuales básicas, como alquiler, hipoteca, comida, energía y transporte.

Meta #2: Generar lo suficiente para cubrir las necesidades básicas y más para “cosas divertidas”, como ropa nueva o entretenimiento.

Meta #3: Generar lo suficiente para asegurar tu independencia financiera. Esto significa vivir enteramente del interés compuesto y nunca tener que volver a trabajar.

Meta #4: Hacer que tus inversiones no solo te liberen del trabajo, sino que también mejoren tu estilo de vida. Ganar aún más para poder disfrutar de mejores vacaciones o comer en mejores restaurantes.

Meta #5: Lograr la libertad financiera absoluta. Esto significa tener suficiente dinero para hacer lo que quieras en cualquier momento.

4. Debes tener un presupuesto.

Seguramente conoces la importancia de un presupuesto para tus finanzas personales, pero ¿tienes realmente un presupuesto?, ¿lo estás siguiendo como debe ser? La realidad es que pocas personas rigen sus hábitos basados en un presupuesto.

Es muy importante que ubiques hacia dónde se va cada centavo que ganas y comprometerte con un plan. No importa si gastas dinero en ropa o viajes, siempre y cuando estos gastos estén incluidos en tu presupuesto.

Si sabes cómo hacer un presupuesto no recibirás sorpresas desagradables cuando mires cuánto dinero tienes en tu cuenta. Conocer tus hábitos financieros te permitirá reducir gastos innecesarios y aumentar tus ahorros.

Antes de ver más técnicas para aprender cómo administrar mejor el dinero me gustaría pedirte un favor. Simplemente vota de 1 a 5 para saber qué tan interesante te ha parecido el artículo hasta ahora. ¡Muchas gracias!

¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 40]

5. Crea un fondo de emergencia.

Un fondo de emergencia es sumamente importante no solo para tus finanzas sino también para tu salud mental. Con un poco de suerte nunca tendrás que enfrentar un problema de salud, una calamidad familiar, una quiebra o la perdida de un empleo.

Pero ¿qué pasaría si por cosas del destino caes en una situación de emergencia sin un fondo con el cuál soportarla?…Sería terrible.

Por otro lado, no tener un fondo que te proteja te convierte en una persona más propensa a caer en deudas con tarjetas de crédito, préstamos o a gastar todos tus ahorros.

Lee también: Cómo crear un fondo de emergencia.

Hay algo que debes tener muy claro. Una cosa es ahorro y otra muy diferente es tu fondo de emergencia. Dentro de tus planes financieros debes poner dinero en estas dos variables que tienen propósitos diferentes. El ahorro es para inversión y el fondo de emergencia es para atender situaciones que salen de nuestro control.

6. Adáptate a los cambios.

Como haz visto, planear es indispensable pero recuerda que los planes no quedan escritos en piedra. Debes ser flexible porque las situaciones pueden cambiar.

La situación económica mundial, o la tuya, puede variar en cualquier momento y si no tienes la capacidad de adaptarte, no podrás ejecutar tu presupuesto y en definitiva terminarás cometiendo errores, como si no hubieras elaborado un plan en primer lugar.




7. Diversifica tus inversiones.

Después de adoptar mejores hábitos financieros te encontrarás en posición de poder invertir. Será tu decisión en qué lo haces, pero en este punto me parece importante compartir 2 ejemplos.

El primero es del multimillonario y filántropo Ray Dalio. Una de sus estrategias es destinar el 7,5% de su capital para inversión en oro y otro 7,5% en materias primas. El oro y las materias primas suelen ser buenas inversiones, incluso durante períodos de alta inflación.

Adicionalmente, asignar 30% en acciones, especialmente durante las temporadas de alto crecimiento en las que puedes ganar más. Finalmente, colocar el 55% en bonos estadounidenses, que son de muy bajo riesgo.

Otro ejemplo es el de Tony Robbins y sus 3 “cubos”.

El cubo de seguridad: Aquí es donde coloca las inversiones que son más seguras, incluso si no son necesariamente las más rentables. Como por ejemplo bonos, que no ofrecen rendimientos masivos, pero es muy poco probable que pierdan valor.

El cubo de crecimiento: Este es para inversiones que son más riesgosas, que pueden dar más ganancias pero también traer grandes pérdidas. Por lo general, aquí van las inversiones en acciones, que tienden a subir su valor a largo plazo, aunque pueden ser volátiles y perder valor en el corto plazo.

El cubo de tus sueños: Aquí es donde pones algunas de las ganancias que obtienes de tus otros cubos. El cubo de tus sueños te ayuda a mejorar tu estilo de vida.

No olvides que el objetivo principal de lograr la seguridad financiera es gastar tu dinero en formas que disfrutes. Si no tienes un cubo de sueños, aprender cómo administrar el dinero no es tan interesante como podría ser.

8. Ten paciencia y piensa a largo plazo.

Los seres humanos, por naturaleza, queremos obtener resultados rápidamente. El problema es que en el camino para aprender cómo administrar el dinero, encontraremos dificultades que podrán retrasar nuestros avances y la obtención de beneficios.

Por fortuna el enemigo número uno es nuestra voz interna que nos dice que vamos muy lento.

Puede que estés ahorrando más que antes, pero al ver que otra persona está ahorrando más dinero tu voz interna te dirá cientos de veces que así como vas, no vas para ningún lado.

Es normal, pero no desfallezcas. Nunca dudes de los grandes resultados que se pueden obtener a largo plazo. Imagina todo lo que puedes ahorrar en un año…Ahora imagina todo lo que puedes ahorrar en 10.

9. Haz un seguimiento de tu progreso.

Como todo plan, tu proceso de aprender cómo administrar mejor el dinero debe ser revisado cada cierto tiempo. Esto con el fin de analizar y corregir si es necesario.

Recuerda que es un proceso a largo plazo en el que pueden cambiar las condiciones externas e internas. Si no haces un alto en el camino y detallas los resultados de tu progreso según lo planeado, perderás motivación y nunca obtendrás los beneficios de administrar tus finanzas correctamente.

Conclusión.

Aprender cómo administrar tu dinero no será algo de la noche a la mañana. Al comienzo será lento, no verás resultados rápidos pero la consistencia y determinación serán tus mejores aliados. Además, con el tiempo serás más organizado y tendrás más conciencia de tus finanzas. Será un desafío constante que traerá como premio una gran estabilidad.

Por último pero no menos importante, debes sacar tiempo para prepararte. No aprenderás cómo administrar el dinero si no creces tu conocimiento. Invierte tiempo en ti, para que puedas hacer mejores inversiones con capital.

Gracias por leer hasta aquí y esperamos que esta información te sea de gran ayuda.

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.



¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 40]

Comentarios