La regla 50-30-20 para organizar tu dinero y ahorrar como nunca.

Regla 50-30-20

En el siguiente artículo queremos que conozcas un método muy efectivo para hacer un presupuesto y lograr ahorrar mucho dinero. La regla 50-30-20.

Si sigues el contenido de Modoemprendedor, sabrás que en numerosas ocasiones hemos hablado de la importancia de crear un presupuesto, tener un fondo de emergencia y ahorrar para invertir. Este tipo de actividades te permiten administrar tu dinero de forma eficiente y mantener un control de gastos.

La regla 50-30-20 te permite hacer todo esto de forma muy sencilla. ¿Por qué?

Los métodos comunes para presupuestar, implican la creación de categorías detalladas para ubicar porcentajes determinados de dinero en cada una. Esto implica que debes hacer un seguimiento continuo y riguroso de tus gastos.

La regla 50-30-20 es una gran herramienta para aquellas personas que no quieren ser tan rigurosas a la hora de administrar su dinero o simplemente consideran que no tienen el tiempo para hacerlo, pero se preocupan por ello.

¿En qué consiste la regla 50-30-20?

La regla 50-30-20 resulta ser una de las mejores y más populares herramientas para las personas que no tienen tiempo para realizar un seguimiento de todos sus gastos, pero quieren una manera fácil de administrarlos.

Esta regla se hizo famosa, gracias a Elizabeth Warren, quien popularizó este término en su libro “All Your Worth: The Ultimate Lifetime Money Plan”.

Este método solo requiere que realices un seguimiento y dividas tus gastos en tres categorías principales: necesidades, deseos y ahorros/deudas. Al ser categorías tan amplias, se reduce la cantidad de tiempo que tienes que dedicar a detallar tus finanzas, permitiendo concentrarse más en el panorama general.

Veamos a fondo estas categorías.

Necesidades (50% de su ingreso mensual).

Las necesidades son aquellas obligaciones que absolutamente debes pagar y son necesarias para tu subsistencia. Son aquellas cosas sin las cuales no podrías vivir. Estas incluyen:

– Vivienda (Alquiler, préstamo, hipoteca).

– Alimentación.

– Servicios Públicos.

– Transporte.

– Salud.

– Vestido.

Los items en esta categoría solo deben ser “imprescindibles”. La categoría “necesidades” no incluye artículos como Netflix, la cuenta del teléfono móbil, el café en Starbucks, ni demás gastos innecesarios.

La mitad de tus ingresos debe destinarse a cubrir tus necesidades y obligaciones básicas. Si estás gastando más del 50% en tus necesidades, tendrás que reevaluar si estás incluyendo algunas cosas que realmente no pertenecen a esta categoría o si estás pagando más de lo que deberías.

Recuerda que siempre puedes encontrar opciones más económicas o reducir tu estilo de vida. Probablemente puedas conducir un auto más pequeño, viajar en bicicleta, cocinar en casa más a menudo o vivir en una propiedad más económica.

Antes de incluir un gasto en esta categoría pregúntate: ¿puedo vivir sin esto? Si la respuesta es sí, no pertenece a tus necesidades.

Deseos (30% de su ingreso mensual).

La regla 50-30-20 estipula que debes destinar 30% de tu ingreso en esta categoría. Los deseos son todas las cosas en las que gastas dinero pero no son absolutamente esenciales. Es lo que quieres pero no necesitas para sobrevivir. Esto incluye:

– Vacaciones.

– Entretenimiento (Cine, comidas fuera de casa, teatro, conciertos, fiestas, eventos).

– Hobbies (Dinero que gastes en deportes o actividades extras que practiques).

– Tecnología (Un teléfono/laptop/tablet/TV/ nuevo, carro, dron, etc).

– Suscripciones (Gimnasios, servicios de streaming como Netflix, revistas, etc)

Recuerda que todo lo que esté en esta categoría es opcional. Puedes hacer ejercicio en casa en lugar de ir al gimnasio, cocinar en lugar de salir a comer o ver deportes en TV en lugar de comprar entradas para el juego. Puedes utilizar la bicicleta en vez de ir en carro, siempre puedes tener un plan de teléfono más económico o un plan de internet con menor velocidad.

Básicamente, los deseos son todos esos pequeños extras en los que gastas dinero, que hacen que la vida sea más agradable y entretenida; pero no son esenciales para tu subsistencia.

Ahorros/Deudas (20% de tu ingreso mensual).

Como su nombre lo indica Ahorros/Deudas cubre dos áreas principales. En primera instancia esta categoría está destinada al ahorro de dinero para inversión, a la creación de un fondo de emergencia (Tres meses de ingresos) y contribuciones a pensión. Por último, el dinero que incluyas a esta categoría debe destinarse al pago de deudas.

Al referirnos al pago de deudas es necesario hacer la siguiente aclaración. El único tipo de deuda que debe incluirse en esta categoría es aquella que sobrepasa los pagos mínimos de tus obligaciones financieras. Es decir, los pagos adicionales para pagar más rápido tu tarjeta de crédito o la hipoteca son los que deben adicionarse aquí.

Todos los pagos mínimos fijos mensuales que tengas deben incluirse en la categoría “Necesidades”. El motivo de este razonamiento, es que los pagos mínimos requeridos son obligatorios. No cumplir causaría efectos adversos en tu estado crediticio, algo que no puedes permitir.

*Nota: Es importante aclarar que los porcentajes 50%, 30%, 20% no implican que debas gastar esa cantidad mensual. Son solo una medida a tener en cuenta para saber el máximo de dinero que deberías gastar. Si puedes gastar menos y mover esos fondos a la categoría Ahorro/Deudas, sería mucho mejor.

En el caso de esta categoría, el 20% es una referencia del mínimo de dinero que deberías estarle aportando a tus ahorros y al pronto pago de tus deudas. Es decir, 50%(Necesidades) y 30%(Deseos) son el máximo de dinero que deberías gastar en estas categorías y el 20%(Ahorros) la mínima inversión en tus ahorros.*

¿Cómo utilizar la regla 50-30-20?

La mayoría de la personas ahorra muy poco y gasta demasiado. Lo peor es que no son conscientes de este comportamiento.

La regla 50-30-20 es una forma de conocer tus hábitos financieros, limitando el gasto excesivo y el ahorro insuficiente. Al gastar menos en cosas no esenciales, tienes la oportunidad de ahorrar más para las cosas que si son importantes. Para utilizar esta regla sigue los siguientes pasos.

1. Calcula tu ingreso mensual: Determina cuánto dinero recibes en total cada mes. Recuerda que esta suma representa tu salario neto, es decir, después de impuestos.

2. Calcula el umbral de gasto para cada categoría: Multiplica tu salario neto por 0,50 (para necesidades), 0,30 (para deseos) y 0,20 (para objetivos financieros). De esta manera podrás saber cuando dinero debes asignar a cada categoría.

3. Planea tu presupuesto: Piensa en estas tres categorías como “cubos” que puedes llenar con tus gastos mensuales. Enumera y cuenta tus gastos mensuales en la categoría en la que se incluye cada uno y mira si estás gastando menos/más de los objetivos mensuales que estableciste en el paso anterior. Si gastas más debes hacer las correcciones necesarias.

4. Hazle un seguimiento a tus finanzas: Vigila mes a mes tus gastos. Es de vital importancia que prestes atención a los movimientos de dinero que realizas para saber si estás cumpliendo con el plan presupuestal que hiciste en el paso anterior.

¿Por que utilizar la regla 50-30-20?

Esta regla es una excelente opción porque te permite realizar un seguimiento de tus gastos fácilmente. Tener solo tres categorías crea una estructura que es fácil de seguir y te ayuda a concentrarte y administrar mejor el dinero.

Al ser menos detallado, es ideal para personas que tienen estilos de vida muy ocupados y un tiempo mínimo disponible durante el día. Esta regla funciona muy bien para personas con ingresos más bajos.

Sin embargo, no es ideal para personas de altos ingresos porque se verían obligados a gastar dinero innecesario en sus necesidades. La regla 50-30-20 ha ayudado a muchas personas a encaminar sus finanzas. Muchos expertos financieros confían en esta regla.

Además, gran cantidad de personas que han estado en horribles baches financieros han logrado superarlos siguiendo esta guía. Tu puedes ser uno de ellos si la aplicas hoy.

Conclusión:

Tener un control de tus finanzas puede llegar a ser confuso confuso. Esa es una de las razones por las que la regla 50-30-20 funciona tan bien. Es una manera fácil de manejar algo que de otro modo puede resultar intimidante.

Ahorrar es difícil y la vida a menudo nos arroja gastos inesperados. Al seguir esta regla, podrás tener un plan sobre cómo debes administrar tus ingresos. Si descubres que tus gastos en deseos son más del 20%, puedes encontrar formas de reducir estos gastos y dirigir estos fondos a áreas más importantes.

También podría interesarte:

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 3]

Comentarios