15 hábitos que dañan el cerebro sin darte cuenta.

Hábitos que dañan el cerebro

Cuando se trata de la salud, no siempre pensamos en cuidar nuestro cerebro de la misma manera que pensamos en cuidar nuestro cuerpo. Tendemos a concentrarnos en otras partes y pasar por alto el cerebro, sin darnos cuenta que es el responsable de todas las funciones corporales.

Por esta razón, diariamente hacemos cosas que sin saberlo le están haciendo daño a este importante órgano. ¿Cuáles son? A continuación te contaremos acerca de 15 hábitos que dañan el cerebro sin que te des cuenta y cómo puedes evitarlos.

Hábitos que dañan el cerebro sin darte cuenta.

1. El consumo de azúcar.

Estudios han demostrado que un alto consumo de azúcar está directamente relacionado con la diabetes, las caries dentales y la obesidad. Sin embargo, ¿cuáles son los efectos del azúcar en nuestro cerebro?

Consumir altas cantidades de azúcar a lo largo del tiempo, afecta la habilidad natural de nuestro cuerpo para absorber proteínas y nutrientes, elementos esenciales para el desarrollo del cerebro. Esto ocurre porque el cuerpo no posee los suficientes nutrientes en el torrente sanguíneo, por lo cual es incapaz de suministrar lo que el cerebro necesita; deteriorando su crecimiento y desarrollo.

Además, el consumo desmesurado de dulces limita la memoria y concentración, lo que conlleva inevitablemente a una disminución en nuestra capacidad para pensar, tomar decisiones y resolver problemas.

Si te gusta mucho el dulce, es necesario que empieces a buscar otras alternativas para reemplazarlo. Por ejemplo, las comidas ricas en antioxidantes como el chocolate negro y las frambuesas, son una excelente opción; no solo para tu figura sino también para tu cerebro. Ya lo sabes, el consumo de azúcar es uno de los hábitos que dañan el cerebro.




2. No dormir suficiente.

Otro de los hábitos que dañan el cerebro está relacionado con la falta de sueño. El trabajo, el estudio y las diferentes actividades que tenemos, ocupan gran parte de nuestro tiempo, haciendo que debamos sacrificar las horas de descanso.

Privarse del sueño puede resultar en varios problemas; como la depresión, somnolencia y el deterioro de la memoria. Recientes estudios han revelado que no dormir lo suficiente puede resultar en la disminución del tamaño del cerebro.

El hipocampo es la parte del cerebro que se ve más afectada por este mal hábito. Incluso, una sola noche de mal sueño puede interferir con tu capacidad de adquirir y retener nueva información. Adicionalmente, la falta de sueño aumenta la muerte de células cerebrales, deteriorando las capacidades cognitivas, la concentración, el juicio, la toma de decisiones y el aprendizaje.

Lee también: Cómo dormir inteligentemente y por qué debes hacerlo.

3. Pasas mucho tiempo solo.

Los seres humanos somos seres sociales y como tal estamos programados para mantener contacto con otras personas. No se trata de cuántos amigos tengas en Facebook o cuántas personas te sigan en Instagram; lo que importa es la sensación real de conexión. Por este motivo, permanecer solo es uno de los hábitos que dañan el cerebro.

Las personas que mantienen conexiones constantes, incluso con pocos amigos, son más felices y productivas. También son menos propensos a sufrir deterioro cerebral y Alzheimer. Si te sientes solo, llama a algunos amigos o comienza a participar de nuevas actividades que involucren a otras personas.

4. Escuchar música desde los audífonos con un volumen muy alto.

Es normal que tendamos a subir el volumen, eso hace la música más divertida. Pero ¿realmente necesitas hacerlo?

Si eres una de esas personas que usa frecuentemente audífonos con el volumen muy alto, te recomendamos que no lo hagas. No solo puede afectar el oído, también es uno de los hábitos que dañan el cerebro.

La pérdida de audición en las personas mayores está relacionada con problemas cerebrales, como la pérdida de tejido cerebral y Alzheimer. De esta forma, cuando el cerebro tiene que esforzarse para poder entender lo que otra persona dice, no puede almacenarlo en la memoria.

En este caso el cerebro estaría entrando a hacer parte del trabajo que el oído debe hacer. Está intentando descifrar el significado de unas palabras que debieron ser escuchadas claramente.

Protege tu audición ajustando el volumen de tus audífonos o auriculares. Es una excelente manera de preservar el oído y permite que tu cerebro funcione mejor.

Si no sabes cuál es el volumen que deberías utilizar, puedes realizar el siguiente ejercicio. Coloca tus audífonos al volumen que normalmente los usas. Luego, quítatelos y ponlos a la distancia de tu brazo. Si todavía puedes escuchar el sonido es porque aún puedes disminuir más el volumen. Repite esto hasta que ya no puedas escuchar.

Otra recomendación es tomar descansos a lo largo del día. El sonido tan cerca de tu oído no es algo natural para el cuerpo, por lo cual deberías darle descansos a tus oídos para relajarse.




5. No desayunar.

Muchas personas eligen saltar el desayuno por motivos como una dieta o ahorrar tiempo. Sin embargo pocas personas saben que este es uno de los hábitos que dañan el cerebro.

El cerebro necesita nutrientes después de una larga noche de sueño. Recuerda que no has consumido alimentos durante siete u ocho horas. Si saltas el desayuno estás privando al cerebro de estos nutrientes esenciales. Estudios han demostrado que saltar el desayuno incrementa las probabilidades de sufrir un derrame cerebral y padecer de presión arterial alta.

A si mismo la ciencia también ha demostrado que los niños que tienen un buen desayuno cada mañana tienen un mejor desempeño en sus estudios. Adicionalmente, no desayunar en las mañanas reduce los niveles de glucosa en la sangre, afectando el funcionamiento del cerebro.

Si estás practicando el ayuno intermitente es diferente, ya que se supone tienes un plan y una dieta específica. Pero si ayunas por falta de tiempo o pereza, estás afectando tu salud.

6. Comer demasiado.

Excederse en la comida inevitablemente nos hará subir de peso, sentirnos incómodos y aumentar nuestras posibilidades de padecer de enfermedades potencialmente mortales. Probablemente ya conocías estos efectos, pero ¿sabías que el exceso de comida puede hacerte serio daño al cerebro?

Resulta, que el exceso de comida endurece las arterias del cerebro, impidiendo el flujo natural de la sangre. Como resultado, esto disminuye nuestras capacidades mentales, debido a una disminución del oxígeno transportado por la sangre. De hecho, una dieta alta en calorías puede aumentar el riesgo de que una persona desarrolle pérdida de memoria o deterioro cognitivo leve en el futuro.

7. Dormir con la cabeza cubierta.

El oxígeno es esencial para el normal funcionamiento del cerebro. Cuanto menos aire inhales, peor funcionará.

Cuando duermes con una manta o con la almohada sobre tu cabeza, disminuyes el oxígeno que inhalas en un 20% y aumentas la cantidad de dióxido de carbono que respiras. Desafortunadamente, esto incrementa las probabilidades de dañar las células cerebrales.




8. El Multitasking.

Seguramente has escuchado que el multitasking tiene un efecto negativo en tu productividad. La ciencia ha demostrado que no solo te hace menos productivo, también es uno de los hábitos que dañan el cerebro.

Earl Miller, neurólogo experto del MIT, afirma que nuestros cerebros no están configurados para hacer varias cosas al mismo tiempo. Cuando una persona cree que está haciendo varias actividades al mismo tiempo, en realidad solo está saltando de una actividad a otra, pero nunca haciéndolas simultáneamente.

Desafortunadamente, cuando tu atención se divide entre varias actividades tus capacidades cognitivas disminuyen. El multitasking también aumenta los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Así mismo, se elevan las cantidades de adrenalina, la cual puede sobreestimular el cerebro causando niebla mental y confusión.

Investigaciones de la Universidad de Stanford, han descubierto que aquellas personas que están expuestas a mucha información al mismo tiempo tienen más problemas para recordar información y poner atención, comparados con individuos que se concentrar en terminar una actividad a la vez.

Lee también: Trabajo inteligente mientras trabajas duro: 8 estrategias súper efectivas.

9. No tomar suficiente agua.

El cuerpo humano está compuesto en un 70% de agua. Es decir que necesita de ciertas cantidades de agua para su perfecto funcionamiento, incluida la actividad cerebral.

Cuando el cerebro funciona con una reserva completa de agua es capaz de pensar con rapidez, permanecer concentrado por más tiempo; además de experimentar mayor claridad y creatividad. El agua es también esencial para distribuir nutrientes hacia el cerebro y eliminar toxinas.

Cuando el cerebro está completamente hidratado, el intercambio de nutrientes y toxinas será más eficiente, asegurando así una mayor concentración y un estado de alerta mental más agudo. Los efectos de la deshidratación en el cerebro son inmediatos, incluso solo dos horas de ejercicio intenso sin agua, pueden causar una disminución cognitiva.

La deshidratación también puede afectar otras funciones, como la resolución de problemas complejos, coordinación y atención. Nuestro cerebro necesita suficiente agua para funcionar de forma eficiente, permitiéndonos pensar rápido y mantener la concentración. No olvides tomar agua constantemente y mantenerte hidratado.

10. Fumar.

Este es sin duda alguna otro de los hábitos que dañan el cerebro. Es bien conocido por sus efectos en enfermedades pulmonares y cardiovasculares. Además tiene terribles efectos en el cerebro.

Fumar daña las membranas celulares y la viabilidad neuronal en ciertas áreas del cerebro que manejan el equilibrio, la coordinación y las habilidades motoras. Y no solo eso, también adelgaza la corteza cerebral donde procesos como el lenguaje, la memoria y la percepción ocurren.

Además puede provocar problemas como la demencia, el Alzheimer e incluso la muerte. Fumar en exceso provoca neuroinflamación, lo que puede provocar un trastorno auto-inmunitario conocido como esclerosis múltiple.

Antes de continuar viendo otros hábitos que dañan el cerebro, me gustaría pedirte un favor. Simplemente vota de 1 a 5 para saber qué tal te ha parecido este artículo hasta ahora. ¡Muchas gracias!

¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 379]

11. El consumo de alcohol.

El alcohol tiene efectos inmediatos al cerebro en el instante en que entra al torrente sanguíneo.

En una persona sana, el hígado filtra el alcohol y ayuda al cuerpo a eliminarlo. Sin embargo, cuando alguien bebe en exceso, el hígado no puede filtrar el alcohol lo suficientemente rápido y esto desencadena cambios inmediatos en el cerebro que a menudo se conocen como emborracharse.

El alcohol causa desequilibrios químicos cuando se consume durante períodos muy prolongados en grandes cantidades. El volumen cerebral también disminuye debido a la ingesta crónica de alcohol. Existen algunas diferencias sutiles en cómo se produce el daño cerebral en hombres y mujeres, pero independientemente del género, la pérdida de materia cerebral aumenta con la edad y la cantidad de alcohol consumido.




12. Trabajar cuando estás enfermo.

Algunas personas continúan trabajando incluso cuando están enfermos, sin saber que es uno más de los hábitos que dañan el cerebro. Hacerlo simplemente pone tu cerebro en más estrés, ya que tiene que trabajar en la recuperación del cuerpo y adicionalmente lo estás recargando con las funciones motoras y cognitivas que requiere tu trabajo.

Una persona enferma está menos alerta, presenta un estado de ánimo negativo y pensamiento lento. Así mismo, los reflejos disminuyen, la capacidad de aprendizaje se deteriora junto con la habilidad de completar tareas complejas. En definitiva, el cuerpo ya está trabajando horas extras para hacer frente a la enfermedad.

Nunca olvides que trabajar enfermo solo aumenta la carga, así que es mejor que tomes un descanso, te relajes y te recuperes.

13. No hacer ejercicio.

El ejercicio afecta el cerebro de forma inmediata. Por un lado aumenta el ritmo cardiaco, incrementando el flujo de oxígeno hacia el cerebro; y por otro, induce la liberación de hormonas esenciales para el crecimiento y la regeneracion de células cerebrales.

El ejercicio es también conocido por disminuir los niveles de estrés del cuerpo, así como aumentar la movilidad y contribuir a la flexibilidad. La actividad física, mantiene el cuerpo joven por medio de la liberación de endorfinas, las cuales son conocidas como las hormonas de la felicidad. Adicionalmente, el ejercicio fortalece el corazón y los pulmones.

14. Falta de estimulación.

El cerebro es como un músculo, si no se usa tiende a atrofiarse. Pensar es la mejor manera de entrenar nuestro cerebro, por lo cual, la falta de estimulación cerebral, puede causar una disminución en su tamaño.

Por esto siempre se recomienda la lectura y el aprendizaje continuo. De esta forma, el cerebro está trabajando constantemente. Así como entrenas un músculo en el gimnasio, debes entrenar a tu cerebro.

15. Ver demasiada televisión.

La televisión es como ingerir comida chatarra. Por eso es uno más de los hábitos que dañan el cerebro. Al igual que la comida chatarra, daña tus dientes, bloquea las arterias y afecta tu sistema digestivo; la televisión afecta tu cerebro.

El televisor hace que nuestro cerebro entre en un trance, podríamos pensar que es un estado en donde nos encontramos en piloto automático. Somos solo espectadores de historias ajenas o vidas de otros, pero no participes de nuestra propia vida y aprendizaje.

La neurociencia ha encontrado que el exceso de televisión altera la estructura cerebral, especialmente en niños; afectando sus capacidades cognitivas y de comunicación.

Conclusión.

Pequeños cambios pueden traerle grandes beneficios a tu salud y como resultado mejorar tu calidad de vida. Si tienes en cuenta estos hábitos que dañan el cerebro y trabajas en aquellos que pueden estar afectándote, impulsarás tu memoria, aprendizaje, resiliencia mental y la salud de su cerebro.

También podría interesarte:

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 379]

Comentarios