A quién le debería contar mi idea de negocio.

Un gran número de emprendedores temen compartir sus ideas con la intensión de protegerlas, sin embargo, las posibilidades de desarrollar una idea de negocio individualmente son muy reducidas. Siempre será mejor compartirlas que trabajar de manera aislada, no obstante, debes hacerlo con las personas correctas.

Nuestros familiares y amigos son comúnmente las personas a las cuales acudimos cuando necesitamos un consejo. Igualmente sucede cuando tienes una idea para crear un nuevo producto o servicio. Todo emprendedor necesita su propio grupo de asesores, personas que posean diversas habilidades y que puedan brindarle apoyo.

Claramente este grupo no puede estar conformado únicamente por tus amigos más cercanos, ya que a pesar de la confianza que tengas en ellos, es muy probable que no se complementen.

A continuación te presentamos 5 personas con las cuales deberías compartir tu idea de negocio. No te preocupes, la mayoría de las personas están muy ocupadas para robar tu idea de negocio. Es muy improbable que se tomen el tiempo y el esfuerzo que tú sí estás dispuesto a invertir.


1. Una persona que tenga experiencia como emprendedor.

Tal vez no tengas a un emprendedor con experiencia dentro de tu circulo social, sin embargo, sería de gran ayuda poder contar con alguien que haya recorrido el camino y que tenga la autoridad y el conocimiento para guiarte con tu idea de negocio.

2. Una persona que piense diferente a ti.

Encuentra a una persona que siempre desafíe tu manera de pensar, alguien que te haga ver las debilidades de tu idea y los puntos críticos de tu negocio. Esta persona no debe ser negativa o pesimista, simplemente alguien con una perspectiva diferente que pueda hacerte ver ciertas cosas que tal vez no estás considerando.

Lee también: Cómo crear una empresa (Guía de 8 pasos indispensables)

3. Una persona que te conozca muy bien.

La opinión de una persona muy cercana es vital. Alguien que conozca tus ambiciones, tus miedos, tus fortalezas y debilidades te hará encontrar el camino correcto para desarrollar tu idea. No solo es importante la idea en sí, la personalidad de quién la desarrolla es una pieza clave, ya que debe existir una relación sinérgica.


4. Un contador.

No existe una mejor forma de ver un negocio que desde el aspecto financiero. Los números siempre reflejan los posibles errores que se están cometiendo y cuáles áreas especificas son de mayor atención. Un emprendedor está usualmente muy involucrado en la parte operativa de la empresa, y no está observando la empresa como un todo.

Un contador permitirá tener una visión general y mucho más objetiva de tu idea de negocio. No solo tiene la habilidad de crear y analizar estados financieros, sino también conocimientos sobre mejores prácticas que estén funcionando en otros negocios, además de errores que hayan llevado a otras empresas al fracaso. Un contador es uno de los profesionales que indudablemente debes tener al lado.

5. Un abogado.

Empezar un negocio tiene ciertos requerimientos legales, por lo cual querrás hablar con un abogado. Este podrá aconsejarte y brindarte asesoría para que la estructura de tu empresa se acople a tu modelo de negocio.

Adicionalmente, un abogado debe estar presente al momento de establecer relaciones comerciales. Cualquier tipo de transacción debe tener en cuenta los requerimientos legales de tu país, cumpliendo con lo pactado por ambas partes.

Mantener tu idea en secreto no te ayudará a materializarla. Recuerda que no necesariamente debes escuchar y tener en cuenta todos los consejos, por encima de todo debes confiar en tus instintos.

Si estás realmente interesado en crear tu propio negocio y quieres encontrar más información sobre este tema, adquiere nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

 

Comentarios