4 diferencias claves entre un jefe y un gran líder.

4 diferencias claves entre un jefe y un gran líder

El liderazgo es una cualidad increíblemente apetecida en el mundo empresarial. Fundadores de empresas y gerentes buscan persistentemente personas con esta cualidad para integrar sus equipos de trabajo. Más aún, si eres emprendedor necesitarás socios y empleados apasionados que crean en tu proyecto y que trabajen inspirados por un líder y no por el dinero.

Todos los negocios tienen un jefe, sin embargo pocos cuentan con un líder. La palabra jefe se reduce a una figura jerárquica creada para controlar y asignar responsabilidad, no obstante, la palabra líder tiene un significado más amplio.

A diferencia de un jefe, un líder no sólo se responsabiliza de los resultados, pues sabe claramente que los buenos resultados dependen del bienestar de su equipo. El liderazgo no es un titulo, es una cualidad y una posición que se gana con ejemplo, comunicando claramente las ideas, ayudando a las personas que trabajan para ti y escuchando sus opiniones.

A continuación te presentamos 4 consejos para actuar como un verdadero líder.


1. Inspira entusiasmo, no miedo.

Cuando tomas la decisión de ser un líder, tu principal objetivo debe ser tener a tu equipo de trabajo de tu lado, no por miedo o por obligación sino por admiración. Un jefe tiende más a intimidar, mientras que un líder se inclina por motivar.

Tu intensión es mantener a tu equipo unido y feliz de seguir tu causa, pero si tu administración se basa en el miedo, tus empleados no querrán permanecer mucho tiempo trabajando para ti.

2. Piensa en tu equipo, no en tu bienestar personal.

Es fácil caer en la trampa del egoísmo. Ya sea que trabajes en una empresa o estés creando una, es fácil pensar en lo que vas a ganar, en lo que vas a lograr y en cuales van a ser tus beneficios, olvidándote que detrás de éxito hay otras personas que están trabajando igual e incluso mas fuerte que el jefe.

Un verdadero líder posee autoestima y tiene claridad sobre sus metas personales, sin embargo, sabe que su equipo también tiene sus intereses. Si todos en el grupo están cumpliendo con sus objetivos personales los resultados serán mucho más satisfactorios. Un verdadero líder comparte el crédito por los buenos resultados.


3. Habla, no des órdenes.

Un jefe opta por dar órdenes para poder controlar, su comunicación va en una sola dirección y su objetivo es lograr obediencia. No obstante, un líder sabe la importancia que la retroalimentación de un empleado puede ofrecer. La comunicación va en doble vía, logrando que los empleados adquieran confianza para comunicarse y sigan a su líder. Un verdadero líder tiene la habilidad de hacer que lo escuchen.

4. Busca soluciones, no culpables.

Los jefes son personas que aman desperdiciar su tiempo hablando y no haciendo. Todo el tiempo están recriminando a los demás y hablando de los problemas de la empresa, en vez de buscar soluciones y tomar responsabilidad por los resultados.

Por el contrario, un líder siempre ha estado con su equipo, por lo cual asume la responsabilidad de los resultados, dando crédito, premiando por los logros alcanzados o buscando soluciones y escuchando ideas para mejorar en malos momentos.

Los pioneros de este mundo, son personas que se preocupan por su entorno, comparten su conocimiento y lo incrementan escuchando a los demás. Como emprendedores debemos aprender a trabajar como líderes y no como jefes, pues el objetivo final de un jefe es simplemente el dinero. Un líder está motivado por propósitos que van más allá del dinero, y eso es lo que inspira a los que lo siguen.

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes adquirir nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

 

Comentarios