20 Técnicas de estudio que llevarán tu aprendizaje a otro nivel

Técnicas de estudio

En este artículo encontrarás 20 técnicas de aprendizaje, cómo escoger la que mejor se adecúa a tus fortalezas y cómo aplicarlas.

En diferentes etapas de la vida tenemos la necesidad de estudiar: Colegio, universidad, etapa laboral o de emprendimiento. Es decir que estudiamos durante muchos años. De ahí la importancia de no solo saber cómo concentrarte para estudiar, también de conocer técnicas de estudio que faciliten y potencien tu aprendizaje.

Si sueles estresarte porque sientes que el tiempo que inviertes en estudiar no sirve, o si quieres hacer que tu tiempo tenga más valor y puedas aprender más y más rápido, de seguro alguno de estos métodos de estudio te será de ayuda.

¿Qué son las técnicas de estudio?

Las técnicas de estudio son una serie de herramientas y estrategias que se utilizan para mejorar la efectividad y eficiencia del proceso de aprendizaje. Estas técnicas pueden incluir desde la organización de la información, hasta la utilización de herramientas visuales para la comprensión y retención de la información.

Adicionalmente, tienen como objetivo principal ayudar al estudiante a comprender y recordar la información de manera efectiva.

¿Cómo optimizar las técnicas de estudio?

Para sacar el máximo provecho de cada técnica de estudio, es importante tener en cuenta varios aspectos, tales como los hábitos de estudio, el momento de estudiar, el tiempo de estudio y la realización de ejercicios.

En cuanto a los hábitos de estudio, es importante que el estudiante cuente con un ambiente de estudio adecuado, en el cual pueda concentrarse y dedicarse a la tarea. Además, es fundamental que el estudiante tenga una actitud positiva hacia el aprendizaje y se esfuerce por mejorar constantemente.

El momento de estudiar también es importante, ya que el estudiante debe elegir el momento en el que tenga más energía y concentración para llevar a cabo las tareas de estudio. Asimismo, es fundamental que el estudiante aprenda a estudiar, es decir, que tenga la capacidad de identificar y utilizar las mejores técnicas de estudio para el tipo de tarea que está realizando.

El tiempo de estudio también es un factor clave. Es recomendable que el estudiante divida el tiempo de estudio en períodos cortos, y que tome descansos regulares para mantener la concentración y evitar la fatiga mental.

tecnicas-de-estudio-Optimizacion

Categorización de las técnicas de estudio.

Es indispensable que tengas en cuenta lo siguiente: No todas las técnica de estudio sirven para lo mismo. Y según cada persona, una técnica puede ser más fácil o difícil de aplicar. Así que decir cuál técnica de estudio es mejor, es muy relativo.

Sin embargo, sí es posible categorizar las técnicas de estudio según su uso.

Técnicas de lectura y comprensión:

  • SQ3R (SQRRR).
  • Técnica Feynman.
  • Lectura activa.
  • Técnica de visualización.
  • Subrayado y resumen.
  • Mapas mentales.

Técnicas de organización y repaso:

  • Sistema Leitner.
  • Práctica espaciada.
  • Método Cornell.

Técnicas de gestión del tiempo y productividad:

  • Técnica pomodoro.
  • Haz ejercicio antes de estudiar.
  • Estudiar antes de dormir.
  • Haz un quiz.
  • Cambia de entorno.
  • Técnica de repaso en grupo.
  • No hacer multitasking.
  • Relajarte.

Técnicas de memorización y retención:

  • Práctica de recuperación o recuerdo activo.
  • Reglas mnemotécnicas.
  • Enseña lo que acabas de aprender.

20 Técnicas de estudio que llevarán tu aprendizaje a otro nivel.

SQ3R (SQRRR)

La SQ3R es una técnica de comprensión lectora que ayuda a los estudiantes a retener e identificar información importante. Su nombre es un acrónimo de los 5 pasos para completar la técnica.

Survey (Reconocimiento): El objetivo es darte una idea de la temática, así que en lugar de leer todo el libro, comienza por hojear el primer capítulo y tomar notas sobre los títulos, subtítulos y otras características como gráficas.

Question (Preguntar): Haz preguntas en torno al contenido del capítulo, por ejemplo: ¿De qué trata este capítulo? ¿Qué sé sobre el tema?

Read (Leer): Lee el capítulo y busca las respuestas a las preguntas que hiciste en el paso anterior.

Recite (Recitar): Después de leer una sección, resume con tus palabras lo que acabas de leer. Es muy importante que te esfuerces por recordar los puntos más relevantes y te respondas las preguntas del punto #2 (Question)

Review (Repasar): Después de leer y resumir entenderás cuáles fueron los temas que no quedaron completamente claros, por lo que solo te faltaría repasar ciertas partes.

Tecnicas-de-estudio-1

Técnica Feynman

Richard Feynman fue un físico ampliamente conocido por sus grandes aportes en la electrodinámica cuántica, los cuales le hicieron merecedor de un nobel compartido de física en 1965.

Además de aportar en otras áreas de la física, era conocido por su facilidad para explicar temas complejos de forma sencilla; y de ahí nace una de las técnicas de estudio más importantes: la técnica Feynman.

Para emplearla solo debes seguir 4 pasos:

  • Escoge un tema que quieras aprender.
  • Estúdialo y enséñalo a otra persona.
  • Si te das cuentas que hay vacíos en tu conocimiento, estúdialos nuevamente.
  • Simplifica tus explicaciones y crea analogías.

Cuando tienes la capacidad de explicar y enseñar, quiere decir que ya entendiste el tema.

Tecnicas-de-estudio-2

Técnica de la Lectura activa.

La técnica de lectura activa es un método de estudio indispensable en el proceso de aprendizaje, que se utiliza para comprender y retener información de manera más efectiva al leer un texto.

La idea detrás de la lectura activa es que, en lugar de simplemente leer pasivamente, debes involucrarte activamente con el texto para comprender mejor su significado y retener la información.

La aplicación de la técnica de lectura activa implica seguir estos pasos:

Previsualización: Comienza leyendo el título del texto y cualquier subtítulo, así como cualquier gráfico o imagen que pueda proporcionar información sobre el contenido del texto.

Cuestionamiento: Formula preguntas sobre el contenido del texto antes de comenzar a leer. ¿Qué esperas aprender del texto? ¿Qué preguntas tienes sobre el tema?

Lectura: Lee el texto lentamente y presta atención a las ideas principales y los detalles importantes. Si te encuentras con algo que no entiendes, toma nota de ello y vuelve a leerlo más tarde.

Resumen: Después de leer el texto, resume las ideas principales en tus propias palabras para asegurarte de que has entendido el contenido.

Reflexión: Reflexiona sobre lo que has aprendido y cómo se relaciona con tus conocimientos previos o tus intereses personales. ¿Hay algo que puedas aplicar a tu vida o trabajo?

La técnica de lectura activa puede ser muy efectiva para comprender y retener información, especialmente para textos densos o complejos. Al involucrarte activamente con el texto, estás prestando atención a la información importante y haciendo conexiones entre las ideas, lo que puede ayudarte a comprender y recordar mejor la información.

Técnica de visualización.

La técnica de visualización es una técnica de estudio que se utiliza para mejorar la comprensión y retención de la información mediante la creación de imágenes mentales del contenido que se está estudiando. La idea detrás de la visualización es que el cerebro humano procesa mejor la información cuando se presenta de una manera visual y significativa.

La aplicación de la técnica de visualización implica seguir estos pasos:

Selección: Selecciona el contenido que deseas visualizar, ya sea una idea, un concepto o un proceso.

Imágenes: Crea una imagen mental de la información seleccionada en tu mente. Esto puede implicar crear una imagen detallada o una serie de imágenes para representar la información.

Asociación: Asocia las imágenes creadas con la información que se está estudiando. Por ejemplo, si estás estudiando la anatomía humana, puedes crear una imagen mental detallada del sistema circulatorio y asociarla con la información que has aprendido.

Repetición: Repite el proceso de visualización varias veces para reforzar la asociación entre las imágenes y la información.

La técnica de visualización puede ser muy efectiva para mejorar la comprensión y retención de la información, especialmente para conceptos abstractos o complejos.

Técnica del Sistema Leitner

Si alguna vez utilizaste fichas bibliográficas o Flashcards para estudiar, sabrás que son bastante útiles para ayudarte a retener información. Sin embargo, con el sistema Leitner se optimiza el tiempo de estudio, ya que cada tema que debas estudiar tendrá una periodicidad de repaso. Déjame explicarte:

Para comenzar con el sistema Leitner, debe hacer tres cosas:

  • Crea fichas (digitales o físicas) por cada concepto que debas aprender.
  • Etiqueta de tres a cinco cajas (digitales o físicas) con períodos de tiempo. Por ejemplo, la caja 1 será para estudiar todos los días. La caja 2 para estudiar cada 2 días y la caja 3 para estudiar cada semana.
  • Define horas de estudio en tu calendario, de esta forma sabrás que debes sacar tiempo para repasar los conceptos.

Todas las fichas bibliográficas empezarán en la Caja 1. Si respondes correctamente la temática, pasarás la ficha a la Caja 2. Si no respondes bien, la ficha se quedará en la Caja 1.

Al final, sabrás cuáles son los temas que se te dificultan más y por lo tanto deberás revisarlos más seguido. Cuando repitas este proceso tendrás fichas en todas las cajas y lo único que debes hacer es pasar a la siguiente caja la fichas que respondas bien, y pasar a la caja anterior las fichas que respondas mal.




Técnica de la Práctica espaciada

Si tienes un examen no esperes hasta la noche anterior para estudiarlo todo, ya que de esta forma se te olvidará más rápido la información. Es posible que recuerdes conceptos durante el examen, pero será un conocimiento efímero que olvidarás al poco tiempo. La causa es “la curva del olvido”.

Una lectura de una hora puede olvidarse en un 50% a 80% al segundo día. Y después de 7 días solo retendrás un 2% a 3%. Esto claro, si no se utiliza en lo absoluto la información aprendida.

Por lo tanto, la recomendación es que estudies con tiempo y vuelvas a repasar días después, ya que de esta forma crearás mejores conexiones y esa información estará contigo mucho más tiempo.

Técnica de los Mapas mentales

Algunas personas prefieren técnicas de estudio más visuales. Si es tu caso, los mapas mentales u organizadores gráficos son una gran opción.

La estructura de un mapa mental está relacionada con la forma en que nuestro cerebro almacena y recupera información. Hacer un mapa mental de tus notas, en lugar de simplemente escribirlas, puede mejorar tu comprensión lectora. También te permite ver las jerarquías y relaciones entre conceptos.

Tecnicas-de-estudio-4

Haz ejercicio antes de estudiar

Agregar una rutina de ejercicio es útil si quieres estudiar mejor. No hace falta que sea una hora de actividad intensa, solo 20 minutos bastan para:

  • Impulsa la función cerebral y puede ayudar a mejorar la memoria y el rendimiento cognitivo.
  • Libera endorfinas, que pueden mejorar su estado de ánimo y reducir los niveles de estrés.

Técnica de la Práctica de recuperación o recuerdo activo

La recuperación activa es una de las técnicas de estudio que implica recuperar información a través de la memoria. Este esfuerzo de recuperación no solo fortalece nuestra capacidad para retener información, sino que también mejora las conexiones en nuestro cerebro entre diferentes conceptos.

Es recomendable que algunos días después de estudiar te hagas preguntas del tema y que las respondas solo con lo que recuerdas. De esta forma afianzarás conceptos y será más difícil que se te olviden.

Técnica de las Reglas mnemotécnicas

La mnemotécnia hace referencia a técnicas de memorización mediante asociaciones mentales, partiendo de un conocimiento ya adquirido, para facilitar la recordación de conceptos no afianzados.

Técnicas como utilizar los nudillos para recordar cuáles meses tienen 31 días, o si quieres recordar el nombre de los planetas, puede usar la frase: Mi Vecina Tiene Muchas Joyas, Solo Una No Presta. (Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Jupiter, Saturno, Urano, Neptuno, Plutón (ahora considerado como planeta enano))

Las reglas mnemotécnicas no solo son una de las mejores técnicas de estudio, también son una de las formas para aprender cómo mejorar la memoria.

Antes de ver más técnicas de estudio me gustaría pedirte un favor. Simplemente vota de 1 a 5 para saber qué tal te ha parecido este artículo hasta ahora. ¡Muchas gracias!

¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 56]

Técnica del Subrayado y resumen

La técnica de subrayado y resumen es una de las técnicas de estudio más utilizadas y populares. Esta técnica implica leer un texto y subrayar las ideas principales y las palabras clave que resumen el contenido. Luego, a partir de los subrayados, se realiza un resumen breve del texto.

Esta técnica puede ser muy efectiva para recordar y comprender información, especialmente si tienes problemas para concentrarte o recordar detalles específicos. Al subrayar y resumir, estás resaltando las ideas principales del texto y eliminando la información innecesaria, lo que puede ayudarte a recordar la información más importante.

Además, el resumen que creas puede ser utilizado como una guía rápida para repasar la información antes de un examen o una presentación.

Técnica pomodoro.

La técnica Pomodoro es uno de los métodos de estudio que se apalanca en la gestión del tiempo, y busca optimizar la productividad y el enfoque durante los períodos de estudio o trabajo.

Esta técnica fue desarrollada en la década de 1980 por Francesco Cirillo y se basa en la idea de trabajar en bloques de tiempo fijos y definidos, separados por descansos cortos.

Puedes aplicar la técnica Pomodoro de la siguiente manera:

  1. Elige una tarea específica que quieras realizar, como estudiar para un examen o escribir un informe.
  2. Establece un temporizador para 25 minutos y comienza a trabajar en la tarea elegida.
  3. Cuando suena el temporizador después de 25 minutos, haz una pausa corta de 5 minutos.
  4. Después de la pausa, vuelve a trabajar en la tarea durante otros 25 minutos.
  5. Después de cuatro ciclos de trabajo de 25 minutos, tómate una pausa más larga de 15 a 20 minutos.

Este método de estudio puede ser muy efectivo porque ayuda a aumentar el enfoque y la concentración, ya que te permite trabajar en períodos de tiempo cortos y definidos. Además, los descansos regulares ayudan a prevenir la fatiga mental y física, lo que en definitiva aumentará tu productividad.

Técnica del Método Cornell.

El método Cornell es una técnica de toma de apuntes que se utiliza para tomar notas de manera efectiva durante las clases o al leer un texto. El objetivo del método Cornell es ayudarte a resumir y sintetizar la información de manera eficiente, y luego utilizar esas notas para repasar y estudiar más tarde.

El proceso para aplicar el método Cornell es el siguiente:

  • Divide tu papel en tres secciones: una sección grande para tomar notas, una sección más pequeña a la izquierda para escribir preguntas o palabras clave, y una sección en la parte inferior para resumir lo que has aprendido.
  • Durante la clase o la lectura, toma notas detalladas en la sección grande. Trata de escribir de forma clara y concisa, y utiliza abreviaturas y símbolos para ahorrar tiempo.
  • Después de cada sección o tema, escribe una pregunta o una palabra clave en la sección izquierda. Esto te ayudará a repasar y recordar la información más tarde.
  • Al final de la clase o de la lectura, resumen lo que has aprendido en la sección inferior. Utiliza tus notas y la sección de preguntas o palabras clave para crear un resumen breve y claro de la información.

La división de la página en secciones separadas te permite enfocar tu atención en lo que estás escribiendo y organizar la información de manera clara y fácil de entender.

Haz un quiz

Después de estudiar, hazte preguntas y rétate a contestarlas. De esta forma pondrás a prueba qué tanto aprendiste y sabrás en cuáles áreas debes repasar.

Busca quizzes en línea para darte una mano. Por ejemplo, portales como thatquiz.org pueden ser de gran ayuda.

Enseña lo que acabas de aprender

Similar a la técnica de Feynman, simplemente debes estudiar e inmediatamente intentar enseñarle a otra persona lo que aprendiste.

Piensa en el rol de un profesor. No solamente debe saber del tema, también debe conocer cuáles son los puntos claves para facilitar la comprensión de sus alumnos y ayudarles a atar los cabos necesarios para que entiendan fácil y rápido.

Si tú consigues hacer eso con lo que aprendes, nunca lo olvidarás.

Cambia de entorno

Ten diferentes opciones de lugares para estudiar. Tu cuarto, una biblioteca, un café agradable, etc. Tener más de un lugar te será de gran ayuda, puesto que un estudio demostró que estudiar en más de una locación puede incrementar tu capacidad para recordar lo aprendido.

Estudiar antes de dormir

Un estudio encontró que estudiar justo antes de dormir mejora la capacidad de recordar información. Aún mejor, los investigadores concluyeron que cuando te duermes después de aprender algo, disminuyes la velocidad de deterioro de la memoria, después de despertar.

Esto sugiere que dormir lo suficiente es una parte fundamental para aprender algo nuevo y juega un papel importante en la estabilización de nuevos recuerdos.

Técnica de repaso en grupo.

La técnica de repaso en grupo es una de las mejores técnicas de estudio colaborativas para mejorar el aprendizaje. Esta técnica consiste en reunirse con un grupo de compañeros de clase para repasar y discutir los temas y conceptos estudiados.

El momento de estudiar en grupo puede ser después de la clase, en las horas libres o incluso en fines de semana, dependiendo de la disponibilidad de los miembros del grupo.

Es importante que todos los miembros estén dispuestos a participar activamente y tengan un compromiso con el objetivo común de mejorar su aprendizaje.

Al realizar ejercicios juntos, cada miembro del grupo puede identificar sus fortalezas y debilidades, y aprender de los demás. Además, al discutir los conceptos y hacer preguntas, se pueden aclarar dudas y profundizar en el conocimiento.

También se pueden compartir apuntes y resúmenes, lo que puede ayudar a todos los miembros del grupo a tener una visión más completa de la materia.

Es importante tener en cuenta que el éxito de esta técnica depende de la actitud y el compromiso de cada miembro del grupo. Es fundamental establecer un ambiente de respeto y colaboración, donde se permita la participación de todos y se fomente la discusión y el intercambio de ideas.

Relájate

El estrés dificulta el aprendizaje. Los investigadores de UC Irvine encuentran que el estrés que dura tan solo un par de horas puede activar las hormonas liberadoras de corticotropina (estimula la secreción de cortisol) que interrumpen el proceso de creación y almacenamiento de recuerdos.

No hagas multitasking

La multitarea es un mito. Puedes pensar que estás matando dos pájaros de un tiro pero en realidad al hacer 2 cosas al mismo tiempo, estás haciendo 2 cosas mal.

Adicionalmente, estarás creando malos hábitos de estudio, principalmente porque te acostumbrarás a dedicar más tiempo del necesario a estudiar y aprenderás menos.

¿Cuál es tu estilo de aprendizaje?

Para identificar tu forma de aprendizaje o estilo de aprendizaje, es importante que tengas en cuenta cómo procesas y retienes la información de manera más efectiva. A continuación encontrarás las diferentes posibilidades de los estilos de aprendizaje:

Visual.

Si eres una persona visual, es probable que prefieras aprender a través de imágenes, diagramas, gráficos, videos y otros recursos visuales. Las personas visuales pueden recordar mejor las cosas cuando las ven.

Auditivo.

Si eres un aprendiz auditivo, es probable que prefieras aprender a través de la escucha y la música. Las personas auditivas pueden recordar mejor las cosas cuando las escuchan.

Kinestésico.

Si eres un aprendiz kinestésico, es probable que prefieras aprender a través de la práctica y la experimentación. Las personas kinestésicas pueden recordar mejor las cosas cuando las hacen.

Lector.

Si eres un aprendiz lector, es probable que prefieras aprender a través de la lectura y la escritura. Las personas lectoras pueden recordar mejor las cosas cuando las leen y escriben.

Multimodal.

Si eres un aprendiz multimodal, es probable que prefieras combinar dos o más de estas formas de aprendizaje.

Recuerda, simplemente presta atención a cómo procesas y retienes la información de manera más efectiva en diferentes situaciones. Una vez que identifiques tu estilo de aprendizaje, puedes aprender a estudiar más fácilmente, al escoger y adaptar las técnicas de estudio para aprovechar mejor tus fortalezas.

Conclusión de las 20 Técnicas de estudio que llevarán tu aprendizaje a otro nivel

Podemos afirmar que el aprendizaje efectivo no solo depende de la cantidad de tiempo que dediquemos al estudio, sino también de la calidad de la técnica de estudio que utilicemos.

Recuerda que los métodos de estudio son herramientas valiosas que nos permiten maximizar nuestro potencial de aprendizaje, al maximizar nuestro tiempo, retención y concentración para estudiar de manera efectiva. Al implementar estas técnicas de estudio en nuestra rutina diaria, podemos elevar nuestro aprendizaje a otro nivel y alcanzar el éxito académico y laboral que buscamos.

Así que ya lo sabes, si quieres aprender más en menos tiempo tienes bastantes alternativas a tu disposición 🙂

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

Cómo crear empresa mientras trabajas
¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 56]

Comentarios