Si respondes estas preguntas estás preparado para crear empresa

Crear empresa te empujará a tener muchos cargos al mismo tiempo, pero así mismo de aprender de todos ellos. En un inicio estarás en planeación, mercadeo, ventas, finanzas y recursos humanos, todo al mismo tiempo. Lo más posible es que seas un jefe sin empleados, es decir tu propio jefe. Deberás tener la voluntad de arriesgarte y estar dispuesto a trabajar por un sueldo muy reducido o lo que es peor, sin salario.

¿Tienes idea de lo que esto significa? Por este motivo hemos creado 7 preguntas que te dirán si realmente estás preparado para tomar el camino del emprendedor o todavía tienes cosas por hacer antes de empezar. Respóndelas para ti mismo y lee detenidamente la explicación de cada una de ellas, te darás cuenta por qué son tan importantes.


1. ¿Eres capaz de explicar tu idea de negocio en una frase?

Esta pregunta parece sencilla, pero a la hora de responderla nos damos cuenta que no lo es. ¿Te ha sucedido que prefieres no hablar sobre la idea de negocio que tienes en mente porque no sabes bien como explicarla?. Crees tener una idea clara para ti mismo pero no logras organizar tus palabras para que sea explícita para los demás. Tal vez te sientes seguro de tu idea pero al explicarla las personas no entienden de que se trata.

Esto es algo muy común y lo único que indica es que no estas preparado para exponer tu idea. Analiza detenidamente que problema pretendes solucionar o como quieres ayudar a tus clientes, recuerda que ese debe ser tu propósito.

Debes estar preparado para contestar esta pregunta de manera rápida y precisa, de tal manera que demuestres seguridad y conocimiento sobre el mercado al que quieres servir. Es de vital importancia que tengas la habilidad de responder con facilidad esta pregunta. Si tienes la oportunidad de exponer tu idea ante un posible inversionista verá el potencial de tu empresa y no la falta de claridad de quien la explica.

2. ¿Haz investigado sobre tu competencia?

La peor respuesta que puedes dar para esta pregunta es que tu idea no tiene competencia. Si respondes de esta manera solo demostrarás que no has hecho la investigación. Todas las compañías tienen competencia, ya sea directa o indirecta, pero la tienen.

Tal vez no encuentres productos o servicios similares en tu ciudad, sin embargo el mundo es muy grande como para que al menos 1 entre 7 billones de personas no hayan tenido una idea como la tuya.

Investigar a tu competencia te dará la posibilidad de analizar que posibilidades tienes de entrar al mercado y cuales han sido los problemas de la industria. Adicionalmente conocerás sobre los precios de sus productos, las características de su marca y en general todos los aspectos que te pueden dar una punto de partida para ser mejor que ellos.

3. ¿Haz hecho los cálculos de cuánto debes invertir en tu negocio?

Antes de tomar cualquier decisión sobre tu idea de negocio, tienes que saber cuanto dinero necesitas para empezar. Es posible que tengas un número aproximado, pero esto no será suficiente para poder empezar con firmeza, pues necesitas cifras detalladas que te muestren un panorama real sobre la viabilidad de tu idea.

Nunca subestimes las necesidades de una idea de negocio, si lo haces quedaras sin efectivo antes de ver tus primeras ganancias. Recuerda, cuando calcules la inversión multiplícala por 2 y ese es monto que te permitirá empezar tu empresa sin apuros.

 4. ¿Haz recibido algún consejo o retroalimentación por parte de amigos o familia?

Si no los haz recibido es porque no haz hablado sobre tu idea de negocio aún. Seguramente piensas que no es bueno hablar sobre tus ideas hasta que se cumplan, sin embargo es necesario que escojas ciertas personas dentro de tu circulo social que puedan aportar algo a tu idea.

Las primeras opiniones sobre tu idea de negocio son vitales para empezar a desarrollarla. Toma esto como una práctica para entrenarte y poder explicar cual es el propósito de tu empresa con claridad. Así mismo usa estos comentarios para hacer cambios que mejoren el concepto inicial. Ten cuidado, no te dejes desmotivar por los comentarios negativos, el hecho de que alguien no vea futuro en tu idea, no significa que no lo tenga.


5. ¿Estás dispuesto a trabajar en tu negocio durante las noches, fines de semana e incluso renunciar a unas vacaciones?

Emprender implica hacer sacrificios por lograr sacar adelante tu proyecto, así que si crees que tu vida continuará de la misma forma, es mejor que pienses bien las cosas. Recuerda que estas prácticamente solo y debes estar pendiente de todas las áreas de tu empresa.

Es muy posible que no estés asegurado financieramente para enfocarte exclusivamente al desarrollo de tu idea, por lo cual deberás seguir trabajando. Esto solo deja tu preciado tiempo libre para invertirlo en tu empresa.

Si estas realmente comprometido pasarás muchas noches trabajando y tal vez tus amigos empiecen a extrañarte, pero valdrá la pena. Si deseas ser emprendedor y tener tu propia empresa harás estos sacrificios con gusto.

Lee también: 19 crudas realidades que debes conocer si quieres crear empresa

6. ¿Sabes quienes son tus clientes?

Saber quienes son tus clientes implica que puedas describirlos detalladamente. Si piensas que tus productos o servicios son para todos, es mejor que investigues más a fondo.

Primero determina cual es el problema que estas solucionando, o que necesidad estas supliendo. Debes crear un foto de tu cliente, ¿Es hombre o mujer?, ¿Dónde vive?, ¿Qué edad tiene?, ¿Cuál es su ingreso promedio?, ¿Esta casado?, ¿Tiene hijos?, ¿Qué deporte le gusta? en fin, puedes hacerte un sinnúmero de preguntas que variaran dependiendo de tu oferta.

7. ¿Estás preparado para fracasar?

Al parecer el fracaso es un hecho en el camino de la mayoría de los emprendedores. Lo importante es saber si estas dispuesto a levantarte y continuar.

Crear una empresa implica que diseñes un modelo de negocio propio, y para hacerlo deberás realizar pruebas continuas para perfeccionar dicho modelo. Este proceso esta lleno de decepciones, puede durar años sin que encuentres el modelo que lanzara a tu empresa al éxito y lo que es peor, posiblemente no veas ningún fruto económico por tu esfuerzo.

Recuerda las palabras de Thomas Alba Edison: “No fracasé, solo descubrí 999 de cómo no hacer una bombilla”

Si estás realmente interesado en crear tu propio negocio y quieres encontrar más información sobre este tema, adquiere nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas. Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

Comentarios