Pasó de creer que su idea fracasaría a recaudar 8 millones de dólares

Nicholas Horbaczewski, creador de la Drone Racing League, dice que las startups deberían desconfiar de establecer expectativas demasiado altas, incluso si creen que han alcanzado el “próximo gran objetivo”.

Si no saben aún de qué se trata, esto es la Drone Racing League:

Nicholas Horbaczewski creó la Drone Racing League a principios de 2015 para atraer a los fanáticos de los videojuegos y la fórmula Uno. El negocio, establecido en la ciudad de Nueva York, ha recaudado más de $ 8 millones, a pesar de un estrepitoso comienzo que le enseñó a Horbaczewski el peligro de comprometerse demasiado y entregar poco.

Esta es la historia:


Al principio invitamos (completamente confiados) a un grupo de ángeles y VCs a asistir a nuestra primera carrera, que anunciamos como el Gran Premio de Drone Racing. En Drone Racing League, montamos cámaras en nuestros drones y subimos videos después de cada carrera en nuestro canal de YouTube, Facebook y Twitch, para que los espectadores sientan que realmente están dentro de los drones.

Para este evento debut, asumimos que nuestro gran desafío serían cosas como juzgar y dar los puntajes. Construir los drones sería fácil, pensamos. Docenas de vendedores y expertos recomendaron paneles de circuitos, controladores de vuelo y otras partes, prometiendo que los drones serían bólidos. Llevamos a cabo pruebas de vuelo durante meses y había muchas formas en que esos drones pudieran fallar.

Dos meses antes del evento, nos dimos cuenta de que teníamos que construir los drones desde cero. Claramente, no podríamos llevar a cabo la deslumbrante carrera que habíamos imaginado. Sentí disgusto por subestimar lo que tocaba hacer y establecer expectativas demasiado altas.

Tuve que regresar y restablecer esas expectativas. Mientras mi equipo re-diseñaba y organizaba la fabricación, visité a cada uno de nuestros posibles inversionistas y les dije que no iba a entregar lo que pensé que podría entregar. En lugar del Gran Premio, verían algunas carreras y una demostración técnica: esencialmente, una prueba de concepto. Fue una experiencia que me enseñó humildad. Solo podía esperar que todavía vieran el potencial como yo lo veía.

El evento estaba listo para realizarse en una planta de energía abandonada en Yonkers, Nueva York, apodada “Las Puertas del Infierno”.


Esperábamos traer 120 drones. (Los drones se estrellan repetidamente, por lo que los pilotos necesitan cambiar a menudo). Solo tuvimos 12 y algunos con piezas faltantes. Nueve pilotos llegaron desde lugares tan lejanos como Australia. Solo teníamos suficientes drones para que participaran seis personas.

La mayoría de los inversionistas potenciales llegaron, pero estaban escépticos. Explicamos que nos dimos cuenta de lo difícil que iba a ser lograrlo. Comparado con lo que habíamos prometido, el evento fue una decepción. Pero para los inversionistas, que nunca habían visto algo como esto fuera de una película de ciencia ficción o un videojuego y no tenían idea de qué esperar, fue enormemente educativo.

Además, hubo suficientes momentos de grandeza, como seis drones volando a gran velocidad prácticamente uno encima del otro y los inversionistas pudieron entender mi visión. Después, casi todos los asistentes invirtieron. Nuestra primera ronda de inversión sobre pasó las expectativas. Desde entonces, hemos realizado varias carreras que han tenido millones de views.

Esa experiencia temprana nos enseñó que tienes que vender tu visión a los socios potenciales mientras eres brutalmente realista sobre lo que se necesitará para lograrlo.

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes adquirir nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

Fuente

 

Comentarios