¿Esa oportunidad de negocio podría ser una estafa de franquicia?

podría ser una estafa de franquicia

Durante años, las estafas de franquicia causaron pérdidas millonarias a cientos de personas en todo el país. Fueron especialmente populares durante la década de los 90, cuando muchos mexicanos soñaban con abrir su propia sucursal de algunas de las cadenas estadounidenses más exitosas como KFC, 7-Eleven o Wendy’s.

Se llegaron a pagar auténticas fortunas a cambio de licencias que terminaron siendo fraudulentas…y que derivaron en nada.

Los estafadores lo tenían relativamente fácil por entonces. La economía mexicana estaba mejor que antes y numerosas familias aspiraban a establecer su propio negocio por primera vez.

Así que la idea de invertir en una marca ya establecida era muy tentadora, sobre todo ante la incertidumbre de emprender un nuevo negocio desde cero. Por eso, la inversión en franquicias parecía razonable, sobre todo al ver que otros estaban teniendo éxito en el sector.

Muchas franquicias fueron –y siguen siendo– completamente legítimas. Sin embargo, en algunos casos, las ofertas de franquicias eran completamente falsas. Los estafadores se promocionaban en diversos diarios y captaban el capital de los inversores más ingenuos. Les prometían que ese dinero se traduciría en mobiliario, letreros, productos al costo, y una enorme asistencia en términos de marketing. Pero luego, simplemente desaparecían.

podria-ser-una-estafa-de-franquicia-1

Una estafa que vuelve a estar más viva que nunca

Los esfuerzos de los cuerpos policiales redujeron considerablemente estas estafas durante la primera década del siglo XXI. Sin embargo, los estafadores siempre encuentran nuevas formas de abrirse camino hasta sus víctimas, y el auge de las redes sociales les está sirviendo para captar a inversores incautos una vez más.

Esta vez son más difíciles de atrapar: con frecuencia se encuentran bajo el abrigo de países de Asia o Europa del Este.

Continuamente aparecen nuevos perfiles falsos en redes sociales como Twitter –ahora X–, Facebook, Instagram o TikTok, recomendándonos que hagamos uso de diversas franquicias para disfrutar de una oportunidad única de negocio.

Sus propuestas suelen incluir enlaces a páginas web, y, con frecuencia, estas cuentas falsas se hacen pasar por compañías o intermediarios legítimos. Se trata de una tendencia cada vez más preocupante y difícil de parar.

Además, en los últimos meses las redes sociales se están enfrentando a la amenaza cada vez más seria de la IA. Los hackers aprovechan la capacidad discursiva de ChatGPT para automatizar sus perfiles falsos en múltiples idiomas, y se valen de herramientas de generación de imágenes mediante IA como MidJourney para crear fotos de perfil únicas y con un aspecto extraordinariamente realista, lo que dificulta su detección.

¿Cómo prevenir las estafas de franquicia online?

Las herramientas de ciberseguridad pueden contribuir a reducir los riesgos de estas estafas gracias a sus sistemas anti-phishing, que nos alertarán en el caso de que visitemos una web potencialmente fraudulenta.

Si cuentan con sistemas de cifrado, estas herramientas nos ayudarán además a protegernos frente a cualquier tipo de hackeo que se puede hacer con una IP, manteniendo nuestros datos privados a salvo.

Sin embargo, la avalancha de perfiles falsos en nuestras redes sociales favoritas nos invita a mantenernos alerta. Plataformas como Instagram, TikTok o X todavía no logran mantener bajo control esta explosión de cuentas falsas, así que debemos pensarlo dos veces cuando nos encontramos ante una oferta de franquicia aparentemente irresistible. Y esto es cierto, sobre todo si es la oferta la que viene a nosotros, y no a la inversa.

Además debemos tener presente que las grandes franquicias no necesitan apenas publicitarse, porque son muchos los inversores interesados en contratarlas. Por eso, compañías de referencia como Subway, Pizza Hut, McDonald’s o Starbucks no tienen motivos para esforzarse en promocionar sus ofertas de franquicia.

Los perfiles de redes sociales que se hacen pasar por estas empresas –o por sus intermediarios– para ofrecer estos servicios, acostumbran a ser falsos.

podria-ser-una-estafa-de-franquicia-2

Acudir a fuentes legítimas y verificar cada paso del camino

Como en tantos otros casos, la clave para evitar este tipo de estafas pasa por la prevención y el sentido común. Cualquier inversor que tenga capital disponible y esté interesado en invertirlo en una franquicia, lo primero que debe hacer es acudir a los canales oficiales de la empresa en la que quiere invertir.

Esto pasa por la web oficial de la compañía, su teléfono de atención al cliente, o el correo electrónico habilitado a este respecto.

Contando con las herramientas anti-phishing adecuadas resulta mucho más sencillo identificar cuáles son las plataformas online legítimas en cada caso, pero, si se tienen dudas, siempre es mejor acudir presencialmente a una sucursal de la compañía.

En cualquier McDonald’s, 7-Eleven o Starbucks habrá una persona a cargo que sabrá remitirnos a las vías de contacto oficiales para la solicitud de franquicias, o, cuanto menos, para la solicitud de información.

Las estafas de franquicias siguen siendo un problema ahora, como lo eran hace años, y operan de manera muy similar al modo en que lo hacían antes. Solo cambian los medios que emplean para captar a sus víctimas. Antes eran los diarios, mientras que ahora es internet.

Sea como sea, debemos mantenernos alerta y hacer uso de nuestra intuición empresarial ante cualquier oferta sospechosa. ¡Nuestro capital nos lo agradecerá!

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.



¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 1]

Comentarios