La historia que te enseñará por qué la vida es muy fácil.

la vida es muy fácil

A continuación encontrarás la historia de Jon Jandai. Un relato que te enseñará por qué la vida es muy fácil.

En mi aldea solo trabajábamos dos meses al año. El primer mes cultivábamos arroz y en el segundo lo cosechábamos. Así que de niño pensaba que la vida era fácil y divertida.

Hasta que todos me dijeron que debía ir a la capital a estudiar para alcanzar el éxito. Me sentí mal, me sentí pobre y les hice caso.

Estudié y trabajé como mínimo 8 horas diarias. Me alcanzaba para comer una taza de fideos y vivir en un cuarto pequeño con mucha gente.

Desde ese momento empecé a preguntarme por qué si trabajaba tanto, mi vida era tan difícil… y comprendí que algo estaba fallando.

“Las universidades enseñan conocimiento destructivo”

Entendí que en gran parte, lo que enseñaban en las universidades era conocimiento destructivo.

Entre más arquitectos e ingenieros trabajaran, más iban a sufrir las montañas. Y entre más estudiantes de agricultura hubiera, más gente envenenaría la tierra y el agua. Entendí que todo lo que hacíamos era para complicarnos más.



Me sentía decepcionado y recordé cuando era niño; todos tenían mucho tiempo libre. Por eso podían hacer introspección; así que podían entenderse a sí mismos y por lo tanto entender qué querían en la vida: felicidad, amor y disfrutar.

Dejé la universidad. Volví a mi pueblo y empecé a trabajar 2 meses al año.

Obtengo 4 toneladas de arroz. Mi familia de 5 personas y yo, comemos menos de una tonelada al año; así que nos queda para vender gran parte.

Me hago cargo de dos estanques de peces y podemos comer pescado todo el tiempo.

Hice un pequeño huerto al que solo le dedico 15 minutos al día, tengo más de 30 tipos de verduras y como 6 personas no se lo pueden acabar, tenemos otra fuente de ingreso.

¡La vida es muy fácil!

Recordaba que en la capital trabajaba muy duro y casi no tenía para comer. Mientras que en mi pueblo trabajo 2 meses al año y 15 minutos al día y puedo alimentar a 6 personas; eso es mucho más simple.

Tendía a pensar que los tontos como yo nunca podríamos tener una casa; porque los más inteligentes, los mejores de la clase, que tenían buenos empleos, debían trabajar más de 30 años para tener una.

Así que decidí construir mi casa, trabajé 2 horas al día durante 3 meses y la pude obtener. Un amigo mucho más inteligente también pudo tener su casa en 3 meses, pero debe pagarla durante los siguientes 30 años.

Si nos comparamos, somos iguales. Simplemente yo tengo 29 años y 9 meses más de tiempo libre.

Después de eso, construí al menos una casa al año y ahora tengo un problema…decidir todas las noches en qué casa voy a dormir. ¡La vida es muy fácil!

En un momento me sentí pobre y poco atractivo. Me quería vestir a la moda, así que decidí comprarme unos jeans.

Ahorré durante un mes y cuando me los probé frente al espejo, lo único que vi fue a la misma persona que había visto siempre. Comprendí que los jeans más costosos no podían cambiar mi vida.

Durante 20 años no he comprado ropa, uso cosas que los demás desechan. Cuando me van a visitar me dejan mucha ropa y cuando ven que uso ropa muy vieja, ¡me dejan mucha más!

Ahora mi problema es que debo regalar ropa muy a menudo. ¡La vida es muy fácil!

Seguía meditando y me preocupada la idea de pensar qué haría cuando me enfermara. Comprendí que la enfermedad nos recordaba que hicimos algo mal con nuestro cuerpo, así que me cuidé más y aprendí a curarme con agua, con tierra y algunos conocimientos básicos.

Al saber que solo dependo de mí, me siento libre, tengo menos miedo; siento que puedo hacer lo que quiera en mi vida, sin complicarme.

Con el tiempo, junto a mi esposa creamos Punpunthailand.org y nos dedicamos a almacenar semillas; porque las semillas son comida y la comida es vida.

También tenemos un centro de aprendizaje, donde aprendemos entre todos y enseñamos a hacer la vida más sencilla.

Vivir sin complicarse es muy sencillo; simplemente ya olvidamos cómo hacerlo. Olvidamos estar unidos y todo porque nos enseñaron a desconectarnos y depender únicamente del dinero.

Para ser felices debemos dar un paso atrás y conectarnos nuevamente con los demás, con nuestro cuerpo y con nuestra mente.





Necesidades básicas como la vivienda, ropa, alimentos y medicina, son cada vez más difíciles de conseguir para la mayoría. Y no importa cuánta gente termina la universidad, ni el hecho que hay muchas universidades en el mundo con mucha gente inteligente; simplemente hacemos nuestra vida cada vez más complicada.

“No puedo cambiar lo que pasa a mi alrededor, pero si puedo cambiar mi manera de ver las cosas”

Las aves construyen sus nidos en 2 días, las ratas excavan sus agujeros en una noche y los humanos tardamos 30 años en tener una casa. ¿Para quién trabajamos tan duro?

No puedo cambiar los factores externos que hacen que todo sea complicado, solo puedo cambiar mi forma de pensar y decido hacer mi vida fácil y agradable.

Si alguien más quiere vivir así, también tiene el poder de elegir si quiere que su vida sea fácil o difícil.

Esta historia fue escrita a partir de la Ted Talk titulada “Life is easy. Why do we make it so hard”, que puedes ver a continuación.

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 15]

Comentarios