Cómo aprovechar el tiempo al máximo

Cómo aprovechar el tiempo al máximo

Un estudio de la universidad de York encontró que el 40% de las decisiones que tomamos durante el día corresponden a nuestros hábitos. Pero ¿qué tal si estos hábitos no nos están ayudando precisamente a aprovechar al máximo el tiempo? Aquí te explicamos cuáles pueden ser aquellos que no te dejan ser más productivo y cómo evitarlos.


1. Uso de las redes sociales.

Muchas veces nos levantamos con las mejores intenciones para hacer nuestro día el más productivo, sin embargo, a la hora de trabajar, nuestra concentración se dilata, buscamos cualquier excusa y postergamos el comienzo o finalización de nuestra tarea. Vamos en búsqueda del news feed en Facebook, el último tweet, o la última foto en instagram, entre otras redes. Probablemente este hábito no lo vas a cambiar de la noche a la mañana, pero lo que sí puedes hacer son acciones para evitar este tipo de distracción.

Un secreto para lograrlo es cerrar la sesión de cada una de estas redes, con ello cuando tengas que volver a ingresar a ellas, tendrás que poner tus datos de usuario y contraseña (por lo menos en tu móvil), lo cual te dará suficiente tiempo para darte cuenta que ya te has distraído de tu tarea inicial, y en consecuencia te hará regresar a tu punto de inicio.

Lee también Evalúa que tan adicto eres a tu teléfono

2. Modifica las notificaciones de tu móvil.

El paso a seguir, después de haber cerrado la sesión de tus redes sociales en tu dispositivo móvil, será modificar la configuración de las notificaciones. Podrás pensar que el hecho de tener el aviso de un nuevo correo, una nueva conversación o una nueva foto en la estás etiquetado, no será suficiente motivo de distracción. Sin embargo, estás noticias hacen que tu mente se aleje, aunque sea por unos segundos, de tu tarea inicial, e incluso tentarte a tal punto de revisarlas y perderte de nuevo en la navegación de estas redes.

Entonces, si quieres evitar al máximo cualquier tipo de distracción y mantener tu productividad, será mejor tratar de evitar estas tentaciones.

3. Emails.

Probablemente tu trabajo no te permita mantenerte alejado de la bandeja de entrada por mucho tiempo. Si este es el caso, trata de establecer ciertos tiempos de revisión de correo, al igual que crear una lista de ellos que necesitan respuesta con más urgencia.

Evita a toda costa comenzar conversaciones internas con tus compañeros de trabajo usando este medio, ello sólo indica que estás malgastando tu tiempo, es más eficaz solucionar aquel “diálogo” por medio de una llamada.

Pregúntate también si conoces y utilizas las herramientas que tu correo electrónico te ofrece. Conocer los atajos en el teclado para responder rápidamente un correo, configurar filtros que organicen automáticamente los mensajes según tus necesidades, e incluso crear plantillas para enviar correos generales, te ayudarán a ahorrar tiempo, y ser más productivo.


4. Una sola tarea a la vez, deja de ser “multitarea”.

Pareciera que entre más hacemos a la vez, más productivos somos, sin embargo, Guy Winch, PhD y autor de “Emotional First Aid: Practical Strategies for Treating Failure, Rejection, Guilt and Other Everyday Psychological Injuries” expone que cuando se trata de atención y productividad, nuestro cerebro tiene una cantidad finita. Esto es más fácil de entender si imaginamos un gráfico circular en donde la mayor tajada es tomada por la actividad que estamos realizando en este preciso instante. No hay gran cantidad sobrante suficiente para realizar perfectamente otras cosas, a excepción de comportamientos automáticos, como caminar y masticar por ejemplo.

Estar tratando de hacer más de una tarea a la vez “desperdicia” productividad, afirma este autor, ya que nuestra atención se “gasta” en el acto de cambiar de una tarea a otra, y no se mantiene plenamente en la actividad principal.

Así que la próxima vez evita escribir mientras vas caminando, enviar correos cuando estas en reuniones, o hablar por tu móvil mientras cocinas. Una cosa a la vez te permitirá estar más enfocado.

5. Deja de trabajar horas extras.

Probablemente trabajar largas jornadas ya sea parte de tus hábitos diarios, ten en cuenta que ser productivo no es cuestión de cuántas horas trabajas, sino cuan eficiente eres a lo largo de ellas. En algunos casos trabajar menos puede producir mejores resultados.

Es necesario que distingas entre estar ocupado y ser productivo. Estar ocupado no significa necesariamente que estés siendo productivo. La productividad tiene que ver menos con la gestión del tiempo y más con el manejo de tu esfuerzo y energía.

Aprender cómo utilizar la menor cantidad de energía para obtener los mejores resultados y beneficios es la tarea a cumplir.

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes adquirir nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

 

Comentarios