El error de la inteligencia emocional y cómo corregirlo.

Cuanto más leo sobre inteligencia emocional, más me pregunto si las personas lo están definiendo correctamente.

Durante años, he escuchado que la inteligencia emocional se trata de la capacidad de leer a las personas: aprender sobre el lenguaje corporal, evaluar una situación y leer emociones, mostrar calidez y una conexión emocional que los diferencie de los demás, sonreír más o dar la mano más vigorosamente. Casi siempre se define como la capacidad de captar las señales no verbales y los “sentimientos” cuando las personas se sienten frustradas, felices o tristes … y eso es todo.

El problema con esta definición es que es prácticamente inútil en un contexto comercial.

Digamos que puedes leer a las personas y captar sus emociones. Está bien. Eso te da una ventaja en la conversación o quizás en el proceso de venta, pero en realidad es solo otra herramienta entre muchas.

Te da una idea y una forma de interpretar el lenguaje corporal y captar algunas misteriosas señales no verbales, pero en general puedes darte palmadas en la espalda y decir que puedes “leer personas” y eso es todo.

La definición real de inteligencia emocional, que en su mayoría se originó en 1996, se trata en parte de manejar las emociones propias y captar las emociones ajenas. Sin embargo, la parte que a menudo se olvida (la parte importante en cuanto a ventajas comerciales), es cómo administrar tus propias emociones y cómo influir en los demás.

Según la clásica definición de inteligencia emocional, el presidente Trump tiene un EQ terriblemente bajo, ya que no parece importarle lo que otras personas sienten y no parece leer las señales correctas. Él es prácticamente inmune a la inteligencia emocional. Por la definición clásica de 1996, sin embargo, él está fuera de todo contexto.

Puedes ver cómo pasa esto muy seguido. A menudo escucharás historias sobre alguien que no “leyó” a las personas y actuó con enojo, o tal vez de alguien que no “leyó” a las personas correctamente y pagó las consecuencias cuando una decisión comercial terminó mal.

Es menos común escuchar historias sobre personas que utilizaron su inteligencia emocional para influir en los demás de una manera que condujo a un mejor producto o servicio.

Dejar la influencia fuera de la inteligencia emocional desvirtúa el concepto. En realidad, sin la influencia, la inteligencia emocional no sirve de mucho.

Responde esta pregunta:

¿Cómo te ha ayudado la inteligencia emocional?

Estoy de acuerdo en que identificar las señales no verbales te ayuda a entender a los demás, pero en los negocios, si no incluimos la influencia, entonces no hay mucho de qué hablar.

Todo el marketing es influencia. Todas las ventas son influencia. De alguna manera, todos los negocios son influencia.

Cuando comienzas a pensar en inteligencia emocional como un sexto sentido “mágico”, el concepto completo se desmorona porque su valor se ve disminuido sin la influencia.

Es sencillo: lees las emociones de los demás y luego influyes.

Lo he experimentado muchas veces, tanto desde el punto de vista de no gestionar mis reacciones de forma adecuada y pagar el precio (enloqueciendo a las personas, rompiendo una relación sana) y gestionando mis emociones y luego utilizando un enfoque más práctico, experimentado y predecible (y ver que las personas estén de acuerdo con una idea o se unan a una causa).

Lee también: El círculo Dorado: Cómo influir en los demás y vender como las grandes compañías.

Esa segunda parte de la definición es donde tiene lugar la acción. Es donde la inteligencia emocional puede ayudarte más, no solo escuchando más atentamente o sonriendo más.

Es la parte donde puedes construir un negocio y comenzar a promocionar un producto de una manera que llame la atención.

(Si no sabes por dónde empezar para construir tu negocio y tener buenos márgenes de ganancia, este es el primer paso).

Piensa cuáles cambios puede hacer para aprovechar de mejor forma la inteligencia emocional, tanto en tu vida como en tu negocio.

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

[et_social_follow icon_style=”slide” icon_shape=”rounded” icons_location=”top” col_number=”2″ total=”true” outer_color=”dark” network_names=”true”]

Fuente

 

Comentarios