El secreto para ser emprendedor, según un millonario.

El secreto para ser un emprendedor exitoso, es que no hay ningún secreto.

Si me hubieras preguntado cuando tenia 20 años si pensé que alguna vez tendría éxito o sería rico, habría dado un audaz “¡Por supuesto!” – pero esa sería realmente mi respuesta característica de exceso de confianza para ocultar lo que realmente sentía: que iba a seguir fracasando y estar en la ruina por el resto de mi vida.

Afortunadamente, las cosas se fueron por el otro lado. Pude iniciar una de las empresas de más rápido crecimiento en los Estados Unidos con una tarjeta de crédito, arrancar todo sin inversores y finalmente vender el negocio al gigante Salesforce, cinco años después.

A simple vista, es la historia de los sueños emprendedores y el mejor resultado que jamás podría haber esperado. Tras bambalinas, no fue tan divertido como parecería.

Por ahora, quiero centrarme en la pregunta más común y ridícula que recibo, y en algunas implicaciones profundas que vienen con ella:

“¿Cuál es el secreto para ser emprendedor?”

Aquí está la respuesta simple. No hay secreto. No hay ningún atajo. Cada persona en el mundo conoce los ingredientes para el éxito empresarial: una cantidad obscena de trabajo duro, perseverancia implacable, tolerancia excesivamente alta al riesgo, un cerebro emprendedor, confianza ilimitada, buena cantidad de buena suerte y más que un atisbo de locura.

Sé que esto no es lo que quieres escuchar. Yo también deseo que haya un atajo. Y aunque hoy en día hay mucho material en los medios para dar esta falsa esperanza, estoy aquí para decirles que no importa.

Cosas como: ¿Cuáles 3 cosas hace Elon Musk antes de cepillarse los dientes? O la razón brillante detrás de la depresión de Zuckerberg.

Eso es todo un “oasis” para tratar de hacer que las personas exitosas se vean como superhéroes que saben algo que el resto no.

Pero en realidad se desensibiliza la realidad de la situación: ellos son “fenómenos de la naturaleza” que conjugaron los mejores elementos: “un cerebro empresarialmente predispuesto conoce a una oportunidad de mercado perfecto en un lugar en la vida donde se puede consumir todo lo que haces, envueltos impecablemente dentro de buena fortuna”.

Emprendedor, aquí está la dura realidad: el 80% de lo que se necesita para ganar la lotería emprendedora está profundamente arraigada en la mente de uno y no se puede enseñar ni aprender. El 20% restante proviene del inicio, el intento, el fracaso y el lanzamiento de tus ideas hasta que tengas la oportunidad de hacerlo mejor la próxima vez. E incluso entonces, requieres pasar cientos de momentos difíciles antes de que veas el verdadero éxito.

Personas inteligentes como Shikhar Ghosh, profesor de Harvard Business School, han realizado estudios para identificar las razones exactas de que el 96% de las empresas fracasan en 10 años. Muchas de las razones principales son simplemente, “no emprendedores” que intentan ser emprendedores. El resto es falta de experiencia.

El tema de, qué hace a un emprendedor, es muy debatido. Algunos creen que es naturaleza, otros que es dedicación.

Puedes hacer un seguimiento a la mentalidad de emprendedores exitosos en sus primeros años. Éramos los que sacamos provecho de los puestos de limonada a los 5 años, vendimos CDs quemados a los 15 y teníamos una impresionante lista de fallas a los 25.

Esto no es diferente de las profesiones de “superhéroe” como músicos y actores cuando se ve al 0.01% que tiene éxito en un nivel muy alto. Hay una razón por la cual cuando se ven todos los documentales de estrellas de rock en la historia, aparece la inevitable foto de ellos tocando el piano antes de poder caminar o abandonar la escuela para dedicarse a la música. No tenían otro camino.

Sin embargo, constantemente se venden historias de personas como Leonard Cohen, que no llegó a ser cantante hasta los 50 años. Pero la realidad es que Cohen estudió música cuando era niño, aprendió la guitarra al mismo tiempo y tenía padres profundamente inclinados hacia la música. Él era un músico. Simplemente no encontró el éxito público hasta que fue mayor.

El espíritu empresarial se ve completamente diferente hoy en día. Mientras los “unicornios” como Elon Musk, Evan Spiegel y Mark Zuckerberg son las estrellas de rock actualmente, lo que son capaces de hacer es extrañamente “accesible” en nuestra sociedad. Si se le preguntara a un contador forense de 34 años de edad, si podía ganar un premio de la Academia al mejor actor, probablemente te miraría de manera extraña y respondería un contundente: “No … No soy un actor”. Sin embargo, parece que la mitad de la población tiene la siguiente “idea tecnológica de mil millones de dólares” y todos son emprendedores.

¿Te imaginas lo loco que sonaría si tu amigo de repente comenzara a decir que va a ser el próximo Al Pacino?

¿Quieres ser emprendedor exitoso?

Aquí hay algunos consejos honestos: ni siquiera lo intentes. Tú no eres un emprendedor y no lo serás. No querrás esta vida. Fallarás una y otra vez. Sacrificarás cosas que no deberías sacrificar. El consumo natural del estilo de vida te degradará a un caparazón humano y anhelarás cualquier sensación de normalidad. A pesar de lo que vemos en la televisión; no son aviones privados ni glamour. Es angustia, remordimiento y la sensación interminable de caída libre. Tendrías que estar loco para querer eso.

…¿Aún interesado? Entonces tal vez eres el verdadero emprendedor. Deja de jugar a la casita. Deja de tratar de imitar los hábitos de desayuno de Bill Gates y ponte a trabajar. Ese fuego en tus ojos es la clave. Tu capacidad de aprovecharte de ese loco cerebro tuyo con una sonrisa en tu cara ya te coloca en el 0.01%. Ve a buscarlo.

Ya conoces el secreto para ser emprendedor: No hay secreto.

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

Fuente

 

 

Comentarios