Ciencia y psicología detrás de los conspiranoicos.

conspiranoicos

En un mundo cada vez más complejo e interconectado, los conspiranoicos han ganado una visibilidad notable en los últimos años. Pero, ¿qué impulsa a estas personas a creer en teorías que a menudo desafían la lógica y la evidencia científica?

Aquí conocerás la ciencia y psicología detrás de los conspiranoicos, analizando por qué algunas personas son más propensas a creer en teorías de conspiración y cómo puedes desarrollar un pensamiento más crítico.

¿Quiénes son los conspiranoicos?

Los conspiranoicos son individuos que tienden a creer en explicaciones alternativas a eventos importantes, a menudo involucrando complots secretos de grupos poderosos.

Estas personas no conforman un grupo homogéneo, los conspiranoicos pueden provenir de diversos orígenes y niveles educativos. Lo que los une es su tendencia a buscar patrones, conexiones donde otros no los ven, y su desconfianza hacia las explicaciones oficiales o convencionales.

Es importante entender que los conspiranoicos no son necesariamente personas irracionales o poco inteligentes. De hecho, muchos pueden ser individuos altamente funcionales en otras áreas de sus vidas. Sin embargo, cuando se trata de ciertos temas, su pensamiento toma un giro particular que los lleva a creer en teorías conspirativas.

conspiranoicos-1

Factores psicológicos que influyen en los conspiranoicos

Para comprender mejor a los conspiranoicos, es esencial estudiar los factores psicológicos que están detrás de sus creencias:

Necesidad de control y comprensión

Los conspiranoicos a menudo buscan explicaciones para eventos complejos o traumáticos. La psicología sugiere que creer en conspiraciones puede proporcionar una sensación de control en un mundo caótico.

Para muchos conspiranoicos, es más reconfortante pensar que alguien está al mando, aunque sea con intenciones malévolas, que aceptar que los eventos pueden ser aleatorios o impredecibles.

Búsqueda de patrones y significado

El cerebro humano está programado para buscar patrones y los conspiranoicos llevan esta tendencia al extremo. Ven conexiones y significados ocultos donde otros no los perciben. Esta habilidad, que en ciertos contextos puede ser útil, en los conspiranoicos puede llevar a conclusiones erróneas cuando se aplica indiscriminadamente.

Desconfianza en la autoridad

Muchos conspiranoicos muestran una profunda desconfianza hacia las instituciones establecidas y las figuras de autoridad. Esta desconfianza puede originarse en experiencias personales o en una percepción de que el sistema está fundamentalmente corrupto.

Para los conspiranoicos, cuestionar la versión oficial se convierte en una forma de resistencia y autoafirmación.

Sesgos cognitivos comunes en conspiranoicos

Las teorías conspirativas, a menudo vistas como extravagantes o inverosímiles, en realidad revelan mucho sobre el funcionamiento de la mente humana.

Entender por qué algunas personas se aferran a estas creencias es crucial, ya que todos estamos expuestos a los mismos sesgos cognitivos que pueden distorsionar nuestra percepción de la realidad. A continuación, exploraremos algunos de los sesgos más comunes que influyen en el pensamiento de los conspiranoicos.

Sesgo de confirmación

Los conspiranoicos tienden a buscar información que confirme sus creencias preexistentes. Sin embargo, en su caso, este sesgo puede ser más pronunciado, llevándolos a ignorar o descartar evidencia que contradiga sus teorías favoritas.

Por ejemplo, un conspiranoico que cree en la teoría de la tierra plana podría interpretar cualquier fotografía de la tierra desde el espacio como una falsificación, sin considerar la abundante evidencia científica que respalda la forma esférica de nuestro planeta.

Pensamiento motivado

Este tipo de razonamiento lleva a los conspiranoicos a llegar a conclusiones que desean, en lugar de las que la evidencia sugiere. Por ejemplo, si un conspiranoico cree que el gobierno oculta información sobre extraterrestres, interpretará cualquier documento clasificado como una prueba de esta teoría, independientemente de su contenido real.

Efecto Dunning-Kruger

Muchos conspiranoicos sobreestiman su comprensión de temas complejos. Este sesgo cognitivo puede llevarlos a creer que han descubierto verdades ocultas que los expertos han pasado por alto, sin reconocer las limitaciones de su propio conocimiento.

Es común ver a conspiranoicos desafiando a científicos o expertos en campos especializados, convencidos de que han descubierto algo que los profesionales han pasado por alto.

conspiranoicos-2

Antes de entender más las causas que llevan a creer en teorías de conspiración, me gustaría pedirte un favor. Simplemente vota de 1 a 5 para saber qué tal te ha parecido este artículo hasta ahora. ¡Muchas gracias!7

¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 2]

Factores sociales y culturales que influyen en los conspiranoicos

Influencia de las redes sociales

Las plataformas digitales han facilitado enormemente la propagación de teorías conspirativas. Los conspiranoicos pueden encontrar fácilmente comunidades en línea que refuerzan sus creencias, creando cámaras de eco que amplifican sus ideas.

Algoritmos de recomendación pueden exponer a usuarios susceptibles a contenido cada vez más extremo, profundizando sus creencias conspirativas.

Polarización política

En tiempos de división política, las teorías de conspiración pueden ser utilizadas como armas para desacreditar a los oponentes. Los conspiranoicos pueden verse atraídos por explicaciones que culpan a sus adversarios políticos de problemas complejos.

Este fenómeno puede observarse en la forma en que diferentes grupos políticos abrazan teorías conspirativas que pintan a sus oponentes como malvados o corruptos.

Desinformación y fake news

El auge de la desinformación ha creado un terreno fértil para los conspiranoicos. La dificultad para distinguir entre información verdadera y falsa puede llevar a algunas personas a dudar de todas las fuentes oficiales y buscar explicaciones alternativas.

Los conspiranoicos a menudo se consideran a sí mismos “investigadores” que han descubierto la “verdad” oculta tras la cortina de la desinformación.

La ciencia detrás de la creencia en conspiraciones

La ciencia detrás de la creencia en conspiraciones ha experimentado avances significativos en años recientes, revelando fascinantes insights sobre los mecanismos cerebrales y psicológicos que impulsan el pensamiento conspiranoico.

Los estudios neurocientíficos han sido particularmente esclarecedores, mostrando patrones intrigantes en la actividad cerebral de los conspiranoicos. Investigaciones de neuroimagen han evidenciado que estas personas tienden a exhibir una activación más alta en áreas del cerebro asociadas con la detección de amenazas y la búsqueda de patrones.

Complementando estos hallazgos neurológicos, las investigaciones en psicología social han profundizado nuestra comprensión de las motivaciones subyacentes a estas creencias.

La destacada psicóloga Karen Douglas, de la Universidad de Kent, ha llevado a cabo extensos estudios que arrojan luz sobre un aspecto crucial: los conspiranoicos a menudo manifiestan una mayor necesidad de sentirse únicos y especiales. Esta necesidad psicológica se satisface, en parte, porque las teorías conspirativas pueden ofrecer “pertenencia” a un grupo exclusivo.

Sin embargo, en su estudio aclara que se necesita más investigación para corroborar estos hallazgos preliminares, especialmente en poblaciones desfavorecidas y amenazadas. Así que aún queda información por socavar. No obstante, es indispensable que todos tengamos la capacidad de pensar por nosotros mismos y no dejarnos llevar fácilemente por una corriente u otra.

Es posible que creas que la tierra es redonda…¿podrías argumentar al detalle tu postura? En caso que no puedas, como nos pasaría a la gran mayoría, el concepto de pensamiento crítico cobra gran relevancia. (¡OJO! Con esto no estoy diciendo que la tierra es plana)

Cómo desarrollar pensamiento crítico

Para evitar caer en el pensamiento conspiranoico, es crucial desarrollar habilidades de pensamiento crítico:

Evalúa la evidencia

Aprende a distinguir entre fuentes confiables y no confiables. Busca estudios revisados por pares y consensos científicos en lugar de anécdotas u opiniones sin fundamento.

Cuestiona tus propias creencias

Practica la autorreflexión y está dispuesto a cambiar de opinión cuando se te presente nueva evidencia. Reconoce que todos tenemos sesgos y trabaja activamente para superarlos.

Cultiva la humildad intelectual

Acepta que hay muchas cosas que no sabemos y que los expertos en diversos campos han dedicado años a estudiar temas complejos. No asumas que puedes desacreditar décadas de investigación con una búsqueda rápida en internet.

Diversifica tus fuentes de información

No te limites a una sola fuente de noticias o información. Busca perspectivas diversas y aprende a contrastar diferentes puntos de vista. No permitas que el ego te aleje de escuchar opiniones contrarias.

Conclusión

Comprender la ciencia y psicología detrás de los creyentes en teorías de conspiración, nos ayuda a abordar este fenómeno con empatía y conocimiento. Aunque es natural buscar explicaciones para eventos complejos, es crucial desarrollar un pensamiento crítico y basado en evidencias.

Recuerda, cuestionar es saludable, pero también lo es aceptar que a veces la explicación más simple es la correcta. Al entender los mecanismos que llevan a algunas personas a convertirse en conspiranoicos, podemos trabajar juntos para construir una sociedad más informada y resiliente frente a la desinformación.

En última instancia, la clave para combatir el pensamiento conspiranoico no es la ridiculización o el aislamiento de quienes creen en estas teorías, sino la educación, el fomento del pensamiento crítico y la promoción de un diálogo abierto y basado en la evidencia. Solo así podremos construir una sociedad más racional y menos susceptible a teorías sin fundamento.

También te puede interesar:

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

Cómo crear empresa mientras trabajas
¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 2]

Comentarios