7 increíbles lecciones del libro Padre Rico Padre Pobre.

Lecciones del libro padre rico padre pobre

Padre Rico Padre Pobre es un bestseller de finanzas personales, co-escrito por Robert Kiyosaki y Sharon Lechter. Este se enfoca en la educación financiera y ofrece una perspectiva diferente sobre cómo las personas pueden alcanzar la libertad financiera.

El libro se basa en las experiencias de Kiyosaki con dos figuras paternas: su propio padre (Padre Pobre), un hombre trabajador de clase media que luchó financieramente durante toda su vida, y el padre de su mejor amigo (Padre Rico), un hombre rico y exitoso que le enseñó lecciones financieras invaluables.

Robert Kiyosaki argumenta que la mayoría de las personas se centran en trabajar duro y ganar dinero, pero no comprenden cómo hacer que el dinero trabaje para ellos.

A través de historias personales y ejemplos concretos, él explica lecciones para aumentar la riqueza a largo plazo. Veámoslas…

Lecciones-del-libro-padre-rico-padre-pobre-1

7 lecciones del libro Padre Rico Padre Pobre de Robert Kiyosaki y Sharon Lechter

Lección 1: Los ricos no trabajan por dinero

Kiyosaki dice que trabajar por dinero es limitante y que para ser rico, es necesario aprender a invertir y hacer que el dinero trabaje para ti.

Tradicionalmente, muchas personas confunden el título de este capítulo y piensan que significa que los ricos no trabajan, pero esto es incorrecto.

En realidad, sucede todo lo contrario. La mayoría de las personas ricas trabajan muy duro, pero lo hacen de manera diferente a la mayoría de las personas. Ellos trabajan y aprenden cada día cómo hacer que el dinero trabaje para ellos. Como bien le dijo su padre rico: “Los pobres y la clase media trabajan por dinero. Los ricos hacen que el dinero trabaje para ellos”.

Un día el “padre rico” le hizo un trato con el joven Kiyosaki. Le ofreció enseñarle todo lo que sabía sobre el dinero, a cambio de que el chico trabajara para él por un salario muy bajo de solo 10 centavos por hora.

Robert aceptó, pero después de unas semanas de ganar muy poco, regresó furioso con su “padre rico”, listo para renunciar. “Me has explotado durante demasiado tiempo”, dijo, “y ni siquiera has cumplido tu promesa. ¡No me enseñaste nada sobre el dinero en todas esas semanas!”.

Sin embargo esa fue su primera lección: trabajar por dinero no garantiza que ganes.

Lección 2: ¿Por qué enseñar educación financiera?

En este capítulo, Robert Kiyosaki comparte una anécdota en la que su “padre rico” le preguntó a él y a su amigo, Mike, si estaban aprendiendo educación financiera en la escuela.

Los dos respondieron que no, y su “padre rico” les dijo que la razón por la que no enseñan educación financiera en la escuela es porque el sistema educativo fue diseñado para producir empleados, no empresarios o inversores exitosos.

Además se explica la diferencia entre un activo y un pasivo. Y la idea principal es que no se trata de cuánto dinero ganas, sino de cuánto dinero conservas.

Un activo es algo que tiene valor, produce ingresos o se aprecia, y tiene un mercado en el que se puede comprar y vender fácilmente:

  • Los activos producen ingresos.
  • Los activos se aprecian.

Por el contrario, los pasivos sacan dinero de tu bolsillo debido a los costos asociados a ellos. Cuando “Padre Rico Padre Pobre” fue publicado por primera vez en 1997, Kiyosaki generó mucha controversia con esta afirmación.

Esto se debe a que, por definición, una residencia personal no es un activo a menos que se aprecie lo suficiente como para compensar los costos de propiedad. Por otro lado, una propiedad de alquiler es un activo porque puede generar suficientes ingresos pasivos para superar los gastos de operación y financiamiento del inmueble.

Así que la lección es acumular activos, no pasivos, como hace la mayoría.

Lección 3: Métete en tus propios asuntos.

Esto no hace referencia a no meterte en la vida de los demás, lo que quiere decir esta lección de Padre Rico Padre Pobre es que debes enfocarte en generar ganancias para ti y no solo para tu jefe.

Robert abrió su primer negocio a los 9 años, donde pagaba a la hermana de un amigo para que alquilara cómics a los niños del vecindario. Otros hacían el trabajo, él solo recolectaba el dinero. Aún así, cuando era mayor, trabajaba a tiempo completo en grandes compañías como Xerox y Standard Oil of California.

Sin embargo, mantenía bajos sus gastos y pasivos, invertía lo que quedaba de su salario y acumulaba un saludable portafolio de activos productores de ingresos. Esto quiere decir que el asunto no es nunca trabajar para otra persona. Quiere decir que si lo haces, debes saber por qué lo estás haciendo.

En este capítulo, Kiyosaki hace un distinción importante entre profesión y negocio

Tu profesión es lo que haces 40 horas a la semana para pagar las facturas, comprar alimentos y cubrir otros costos de vida. Por lo general, tiene un título específico como “dueño de restaurante” o “gerente de ventas”.

Por otro lado, tu negocio es en lo que inviertes tiempo y dinero para ayudar a hacer crecer tus activos.

Antes de ver más lecciones del libro padre rico padre pobre, me gustaría pedirte un favor. Simplemente vota de 1 a 5 para saber qué tal te ha parecido este artículo hasta ahora. ¡Muchas gracias!

¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 209]

Lección 4: La historia del impuesto y el poder del liderazgo

El “padre rico” de Robert le explicó que la fantasía de Robin Hood inspiró un sistema de impuestos que no funcionaba.

Según el padre rico, los ricos utilizan herramientas sofisticadas, como las corporaciones, para protegerse de los impuestos y limitar sus pérdidas en caso de que su empresa falle.

Las “personas de pie” pagan impuestos primero y gastan lo que les queda, mientras que las corporaciones gastan el dinero antes de pagar impuestos.

Esto permite a los ricos evitar pagar más impuestos y tener grandes recompensas financieras sin riesgos.

La lección es que los ricos se adelantan a los sistemas diseñados para controlarlos, al comprender el código fiscal y el sistema legal.

Lección 5: Los ricos inventan el dinero

En este capítulo de Padre Rico Padre Pobre, se explica que existen dos tipos de inversores:

  • Los que compran paquetes de inversión.
  • Los inversores profesionales.

La diferencia está en que los inversores profesionales tienen habilidades, conocimientos, recursos y contactos para identificar oportunidades que otros no han encontrado, recaudar fondos para invertir y trabajar con otras personas inteligentes.

A pesar de que muchas personas argumentan que no hay oportunidades de inversión en sus áreas, el libro explica que hay oportunidades en todas partes que son pasadas por alto, porque la mayoría de las personas no están capacitadas financieramente para reconocerlas.

Lección 6: Trabaja para aprender, no para ganar dinero

Mientras que el “padre pobre” pensaba que el trabajo duro y la seguridad laboral eran la única forma de hacerse rico, el “padre rico” creía que lo importante era aprender y conocer sobre distintos campos.

Por eso, el “padre rico” animó a Robert a que en lugar de trabajar para ganar dinero, trabajara para aprender. Así que Robert trabajó en distintas áreas del negocio del “padre rico” con el objetivo de adquirir habilidades y conocimientos amplios que le permitieran hacer dinero en el futuro.

Las habilidades y temas que debes manejar son los siguientes:

  • Administración del flujo de efectivo.
  • Administración de sistemas (incluyéndote a ti mismo y al tiempo con tu familia)
  • Administración del personal.
  • Ventas.
  • Marketing

La lección es que no hay que trabajar solo para ganar, sino que trabajar para aprender es más importante para poder tener éxito financiero.

Lección 7: Superando obstáculos.

Existen 5 obstáculos que debes superar:

Miedo.

Perder dinero es una realidad en la inversión y también lo es el miedo que la acompaña. Kiyosaki señala que nunca ha conocido a una persona rica que no haya perdido dinero, pero ha conocido a muchas personas pobres que nunca han perdido un centavo porque nunca han invertido.

Los inversores inmobiliarios que actúan solo en oportunidades “seguras” están paralizados por el miedo. Las personas que no pueden ver el panorama general y pensar en grande son las que casi nunca tienen éxito en la inversión o en la vida.

Cinismo.

Todas las personas tienen dudas que afectan la confianza en sí mismas y es fácil caer en la trampa de pensar en “¿qué pasaría si…?” especialmente cuando amigos y familiares te recuerdan constantemente tus posibles limitaciones.

Cuando a esto le sumas que muchas personas con miedo a intentarlo, te dicen que no lo intentes, es cuando debes ver a través de su cinismo y tomar el control. De lo contrario, podrías quedar paralizado y perder oportunidades valiosas.

Pereza.

Los inversores inmobiliarios exitosos son proactivos y se cuidan a sí mismos y a su riqueza. ¿Cómo?

En lugar de ceder al llamado de la “carrera de la rata” y confundir la acción con el logro, ellos se ocupan en lograr cosas que importan realmente.

De hecho, según Padre Rico Padre Pobre, las personas ocupadas suelen ser las más perezosas. Llegan temprano a la oficina y se van tarde, llevan trabajo a casa para terminarlo por la noche y los fines de semana, y antes de darse cuenta, las personas y cosas que más les importan han desaparecido. Esto porque suelen confundir “estar ocupado”, con “ser productivo”.

Malos hábitos.

Los hábitos controlan el comportamiento. Por ejemplo, la mayoría de las personas pagan sus facturas primero antes de “pagarse” a sí mismos. El resultado es que al final del mes, suele quedar muy poco para invertir.

Pagarse a uno mismo primero, aunque no se tenga suficiente dinero para pagar a otras personas, te hace más fuerte financieramente, en mentalidad y fiscalmente. De cierta manera, es una forma de psicología inversa.

Cuando desarrollas el hábito de pagarte a ti mismo primero, te motivas por el temor de no poder pagar a los acreedores. A su vez, comienzas a buscar otras formas de ingresos como la inversión de capital en bienes raíces.

Arrogancia.

Cuando se trata de hacer dinero, los inversores saben lo que funciona. Sin embargo, son las cosas que no saben, y ni siquiera saben que no las saben, las que los hacen perder dinero. Cuando las personas se vuelven verdaderamente arrogantes, honestamente creen que lo que no saben no importa.

Entrena tu mente para escuchar lo que otras personas tienen que decir, especialmente cuando se trata de dinero e inversión. Si descubres que eres ignorante sobre un tema, edúcate o encuentra un experto en el campo.

Conclusión.

El libro “Padre Rico Padre Pobre” es una obra que ha inspirado a muchos a repensar sus hábitos financieros y la manera en la que piensan sobre el dinero.

A través de las historias personales del autor y sus dos padres, Robert Kiyosaki nos enseña valiosas lecciones sobre el valor de la educación financiera, la importancia de tomar riesgos calculados y la necesidad de liberarse del miedo al fracaso.

Los consejos y estrategias proporcionados en el libro pueden ser aplicados por cualquier persona, independientemente de su nivel de ingresos o experiencia en el mundo de las finanzas.

En definitiva, las lecciones del libro Padre Rico Padre Pobre son una herramienta valiosa para aquellos que buscan mejorar su situación financiera y construir un futuro más próspero.

Si estás interesado en leer el libro, puedes adquirlo aquí:

También te puede interesar:

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

Cómo crear empresa mientras trabajas
¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 209]

Comentarios