¿Estás en tu zona de confort? ¿Te atreves a salir de ella?

En muchos países donde el clima cambia según la llegada de las estaciones, la temporada de primavera da lugar a la transformación, al crecimiento y los nuevos comienzos.

Mientras las flores están creciendo, las aves están anidando y el clima se vuelve más cálido… ¿por qué no utilizar este tiempo como una excusa para transformarte a ti mismo y dejar lo que ya no te sirve?. Abre más espacio para algo nuevo, más grande y mucho mejor.

Quizá la primavera no sea una estación que se de en tu país, porque nuestros países están dotados de un clima tropical a lo largo de todo el año. Pero lo que sí tenemos en común, es ese efecto que tienen en ti las vacaciones y el regreso a la rutina.

En este regreso es más probable que te cuestiones acerca de lo que haces, a lo que te dedicas, ¿estás estancado?, ¿necesitas un cambio?. Es aquí donde te preguntas a ti mismo: ¿soy feliz?, ¿disfruto cada día de mi vida? ¿disfruto mi trabajo?, ¿estoy haciendo algo diferente por lo que me sienta realmente orgulloso?

Si te encuentras haciendo estas preguntas y no estás contento con las respuestas, asegúrate de aplicar estas dos estrategias para darle un giro a tu rutina:

Estrategia 1 – Elimina elementos innecesarios

Sí, ya sabrás muy bien que debes organizar tu armario, deshacerse de lo viejo y limpiar tu bandeja de entrada, pero es más importante eliminar aquellos elementos innecesarios en tus pensamientos, y más bien asegúrate de tener una mentalidad positiva que esté alineada con tus objetivos actuales.

Deja de lado ese bagaje emocional, aléjate de las personas tóxicas que te deprimen y más bien busca la compañía de personas que tengan ideas afines a ti, con las que compartas pasiones y te inspiren a ser mejor persona cada día.




Estrategia 2 – Busca un cambio

Si no estás satisfecho con tus relaciones sentimentales, tus amistades, tu peso, el trabajo en el que estás o en el peor de los casos de tu vida en general, es el momento de tomar las riendas del asunto y tomar las acciones necesarias para generar un cambio y cumplir tus objetivos.

Recuerda que la primavera es el momento para plantar nuevas semillas, sin ellas no es posible esperar una cosecha que no se cultivó.

Incluso si no es primavera donde te encuentras, sigue adelante y atrévete a hacer algo diferente, recuerda el dicho: “si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”. Sal de tu zona de confort, conéctate con gente nueva, viaja a un lugar diferente, o empieza a buscar un trabajo que realmente te motive, si es que no estas conforme con lo que estás haciendo en este momento.

Los cambios suelen asustarnos, y aún más cuando no los planeamos, pero al final de aquella tempestad te das cuenta que valió la pena y que de alguna manera necesitábamos estar bajo la lluvia para hacernos más fuertes.

Esto puede sonar complicado en principio, pero una vez que asumimos los riesgos que todo cambio genera, nos damos cuenta de esa renovación que tanto necesitábamos.

¿Estás listo para el cambio? ….Fue el mensaje que Natalie Ledwell introdujo en mi correo y que ahora compartimos con ustedes.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook y ayúdanos compartiéndolo. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

Comentarios