El camino a la felicidad no es el éxito. ¿Quieres saber cuál es?

camino a la felicidad

Shawn Achor, autor del libro “the happiness Advantage”, realizó un estudio con 1,600 estudiantes de Harvard y docenas de compañías en la lista Fortune 500. Ahí reveló que el éxito no es el camino a la felicidad. Por el contrario, si eres feliz, serás exitoso y productivo.

El éxito no te hace feliz, la felicidad te hace exitoso. Click To Tweet

Si observas la gente a tu alrededor, encontrarás que la mayoría de ellos sigue el pensamiento de: “si trabajas duro, te convertirás en alguien exitoso, y si eres exitoso serás feliz”.

Esta creencia explica lo que más a menudo nos motiva en la vida. Lo que comúnmente se piensa es: “si consigo ser promovido, seré feliz”. “Si pierdo 5 kilos, seré feliz”; etc.

Supuestamente el éxito antecede la felicidad; entonces el éxito en mis metas determina mi felicidad.

Porqué el éxito no es el camino a la felicidad.

El problema de esta creencia es que no es del todo cierta. Así lo expone Shawn.

Si el éxito nos brindara felicidad, entonces cada empleado que logra ser promovido; cada estudiante que recibió una carta de aceptación a la universidad; cada individuo que alcanzó sus metas; debería ser feliz.

Sin embargo, en cada victoria, nuestro deseo por hacer cosas aún mejores y más exitosas empujan aún más el umbral de ser felices.

Otra razón que indica que esta idea es errónea, es que está planteada al revés.

Shawn expone que más de una década de investigación en psicología positiva y neurociencia, han probado que la relación entre el éxito y la felicidad funciona en sentido contrario al planteado anteriormente.

La felicidad y optimismo mejoran nuestro rendimiento y resultados generando una ventaja competitiva. Gracias a estas investigaciones, ahora sabemos que la felicidad es la precursora del éxito y no su resultado.


Entonces, ¿qué hacer?

Esperar por nuestra felicidad limita el verdadero potencial que tiene nuestro cerebro para lograr el éxito. Si por el contrario mantenemos una actitud positiva, nuestros niveles de motivación, eficiencia, flexibilidad, creatividad y productividad; características que nos permiten desenvolvernos de mejor manera, serán más altos, expone el autor.

Siguiendo esta misma línea de estudios de motivación, Brendon Burchard, en su libro “The Motivation Manifiesto”, explica que la razón que nos mantiene motivados radica también en la elección de realizar alguna tarea.

Te puede interesar: Cómo lograr tus metas. (Planea y consigue tus objetivos en 100 días) 

Para desarrollar una motivación que nos permita tomar alguna acción, nuestra mente filtra los pensamientos, sentimientos y experiencias. Luego las clasifica y toma de ellas una serie de razones; para definitivamente impulsarte o no a hacer algo.

Por ejemplo. Si en tu empleo tienes la elección de ser promovido, y ello depende de aprender cierto programa computacional; tu motivación por este ascenso te permitirá querer aprender dicho programa de la mejor manera posible y no desistir hasta conseguir lo que deseas.

Conclusión.

La veracidad de esta idea en nuestra mente es la que finalmente dicta nuestro nivel de motivación.

Si estamos enfocados en una meta y comprometidos con ella ya estamos en el camino a la felicidad. Esto se debe a que nuestros niveles de motivación serán altos.

En caso contrario, al no tener un rumbo o meta clara, nuestros niveles de motivación disminuyen por no saber cuál es el verdadero motivo que te lleva a realizarlas.

En este sentido, si estamos felices con la actividad que estamos realizando, nuestros motivación será mayor. Por lo cual podremos cumplir más fácilmente con nuestro objetivo final.

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

Comentarios