El Efecto Checklist: Transforma tu vida con este increíble truco

El efecto Checklist

En este artículo conocerás qué es el efecto Checklist y cómo utilizarlo para potenciar tu vida de una forma práctica y eficaz.

¿Estás 100% a gusto con la vida que tienes? ¿Puedes decir que eres feliz?…

No conozco exactamente tu respuesta pero sé que en el fondo de tu mente, sabes que puedes mejorar. Todos tenemos oportunidad de mejora.

La cuestión es que vivimos en un mundo donde se tergiversan los objetivos, porque las redes sociales nos muestran día a día que el fin último es tener el automóvil último modelo y millones de seguidores.

Sin embargo, si vemos un poco más allá, nos damos cuenta que esos “objetivos” no tienen nada que ver con una buena vida. (No quiero decir que esté mal que puedas comprar un Ferrari, solo quiero dejar claro que vivir no se trata solo de eso).

Por esta razón quiero que vayamos a las raíces de lo que puede ser una mejor vida y es ahí cuando llegamos a los hábitos. Seguramente haz leído y escuchado muchas veces la importancia de crear buenos hábitos. Y sabrás la importancia de sistematizar conductas para ahorrar tiempo en la toma de decisiones.

Es decir…Si te levantas todos los días y no sabes qué debes hacer, perderás tiempo decidiendo. Por otro lado, si sabes que apenas te levantas debes arreglar tu cama, hacer ejercicio, bañarte, desayunar y empezar con tus actividades de estudio o laborales; no pierdes tiempo.

Adicionalmente, no tener una rutina es un error cotidiano, sencillamente porque en cada nueva decisión podemos fallar y decidir lo incorrecto. Lo interesante es que si quieres mejorar esta área de tu vida (que en definitiva va a mejorar toooda tu vida) puedes hacer algo completamente sencillo: Usar el efecto Checklist.

El-efecto-Checklist-1

¿Qué es el efecto Checklist?

Es reducir la cantidad de errores que puedes cometer siguiendo una lista de tareas. Parece algo simple y entendería si dudaras del potencial de una lista de tareas…Pero si te dijera que el efecto checklist es el responsable de disminuir la tasa de mortalidad en un 47% en hospitales estadounidenses, o de salvar la vida de cientos de pilotos en la segunda guerra mundial; no parece algo trivial.

En su libro The Checklist Manifesto (efecto checklist en su versión al español) el autor y cirujano Atul Gawande, nos enseña cómo hacer las cosas bien, en diferentes áreas de la vida, simplemente utilizando una lista de tareas; y dentro de los muchos ejemplos que da sobre la importancia de una checklist, quiero compartir uno contigo.

La historia que cuenta está ambientada en octubre de 1935. Boeing Corporation presentó un nuevo avión al ejercito estadounidense, con mejoras considerables. Principalmente era capaz de llevar 5 veces más bombas y tenía 2 motores más que la versión anterior, lo que le daba más velocidad y autonomía; características que le bastaban para ganarse el contrato.

Sin embargo, en el momento de verlo en acción pasó lo peor: Se levantó 300 pies, se cayó y el piloto murió.




El avión fue catalogado como: “mucho avión para ser volado por un solo hombre”. No obstante, las investigaciones no revelaron fallas mecánicas, así que Boeing se dio a la tarea de encontrar una forma de poder volar el avión “involable”. La complicación principal radicaba en que el piloto que murió, era el mejor piloto, con más experiencia y más entrenamiento. ¿Qué podían hacer? ¿Cómo podían erradicar los errores y no exponer vidas?

Ya conoces la respuesta: El efecto checklist. Simplemente pusieron listas de tareas para las 3 fases de vuelo: despegue, aterrizaje, rodaje.

Ese simple cambio no solo les permitió volar el avión, no hubo accidentes en más de 1.8 millones de millas de vuelo, pudieron cerrar el trato con el gobierno y en definitiva, tuvieron una gran ventaja para ganar la segunda guerra mundial unos años después de la presentación del nuevo modelo.

El-efecto-Checklist-2

El error que evita el efecto Checklist.

Tu vida es como un avión, según como lo cuides y lo manejes volará o no. Para Atul Gawande hay 2 fallas que debes evitar si quieres volar lejos: Ignorancia e ineptitud.

A veces no existe el conocimiento sobre cómo hacer las cosas bien, eso es ignorancia. Por otro lado, si sabemos cómo hacer las cosas bien pero no lo hacemos, eso es ineptitud.

Con respecto a lo que no conoces para hacer las cosas bien (ignorancia), solo te queda aprender más pero eso es cuestión de tiempo. Pero en cuanto a lo que ya conoces y no haces…el efecto checklist es la solución. Una simple lista de tareas es el recordatorio ideal para que no dejes de hacer lo importante y así puedas volar mucho más alto.

Recuerda que los pilotos (y los cirujanos, arquitectos, programadores, etc) saben lo que deben hacer, pero una simple lista ayudará a que no olviden pasos sencillos pero fundamentales.




Qué debe tener una checklist ideal.

Por favor lee este corto pedazo del libro:

“El miedo que tiene la gente sobre la idea de la adherencia al protocolo, es la rigidez. Se imaginan como autómatas sin sentido, con la cabeza hacia abajo en una lista de tareas, incapaces de mirar por el parabrisas y hacer frente al mundo real. Pero lo que encuentran, cuando una lista de tareas está bien hecha, es exactamente lo contrario. La lista de tareas elimina las tonterías del camino, las rutinas en las que tu cerebro no debería perder tiempo…y dejar que se eleve para enfocarse en las cosas difíciles”.

Para mí es relevante cómo Atul Gawande enfatiza la necesidad de una checklist desde una perspectiva de optimización de recursos. En este caso, capacidad mental para los retos más importantes. ¿Quién no quiere ser más capaz? A mayor capacidad, más chances de tener la vida que queremos.

Adicionalmente, una checklist te da la opción de sistematizar las tareas que te garanticen tener un buen día. Recuerda que ya sabes qué es lo que te hace bien (ejercicio, buena alimentación, meditar, leer, etc), así que ya sabes qué debes hacer…pero ¿cómo?

Es importante que tu checklist tenga 3 características:

  • Corta: No sirve que anotes 18 tareas y que no tengas tiempo de hacerlas todas.
  • Precisa: No escribas tareas difíciles de entender. Todo lo que escribas debe ser una acción puntual.
  • Práctica: Escribe tareas que sí puedas realizar. Por ejemplo, “salvar el mundo” es un objetivo muy interesante, pero si no lo tienes desglosado en actividades que sí puedas hacer, difícilmente lo conseguirás.

Simplemente lista 3 actividades que te garanticen un buen día. Antes te di algunos ejemplos. Piensa en esas 3 cosas que te ayudan a estar bien y anótalas. Preferiblemente con una hora para hacerlas. (Esto te ayudará a crear una rutina).

Empieza con solo 3 tareas al día y cuando tengas el hábito de cumplirlas tacharlas de tu checklist, puedes crear una checklist para las primeras horas de la mañana y otra para antes de acostarte.

El-efecto-Checklist-3

Conclusión.

El efecto checklist es una alternativa perfecta para que los “buenos días”, sean casi todos los días. Así que tener días grandiosos sea la norma y no la excepción, está al alcance de tu voluntad.

Como ya viste, algo tan simple tiene un poder enorme porque nos aleja de cometer errores “tontos”, y nos encarrila a utilizar nuestra mente en lo que es realmente importante.

Espero que esta información te sea de ayuda y te animes a crear tu Checklist 🙂

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 3]

Comentarios