Cómo ser un buen líder: 5 cosas que debes hacer

Si no sabes hacer esto, no sabrás cómo ser un buen líder

Piensa en cualquier profesión o actividad…en todas, la competencia es ardua y va en aumento. Pareciera ser algo negativo, pero la competencia estimula el desarrollo.

Si solo existiera una marca de automóviles, de seguro no seríamos testigos de los increíbles avances de esta industria. Al igual pasa en todos los mercados.

Esta condición crea la necesidad de separarse de la competencia. Segmentando mejor su target, innovando, mejorando el servicio al cliente, en fin; son un sinnúmero de posibilidades que existen para lograrlo y no solo en los negocios; también como personas.

Por esto en los diferentes cargos en una compañía encontramos personas con mejor desempeño que otras; y los líderes no son la excepción.




Cómo ser un buen líder.

Para Robert Heller, autor de más de 10 publicaciones y economista destacado por sus importantes logros en el Bank of America y en el gobierno estadounidense; para aprender cómo ser un buen líder, hay que saber delegar.

Entendamos delegar como la actividad en la que se da confianza a un tercero sobre una actividad de la cuál el delegador es responsable en última instancia.

Saber delegar separa a los profesionales de los amateurs, porque determina en gran parte la productividad y organización de un proyecto; garantizando calidad en la ejecución y cumplimiento de las metas.

En su libro, Robert resalta las barreras más importantes que enfrentan los líderes al momento de delegar y se dan cuando el líder:

  • Realiza las tareas con mayor eficacia que su grupo y quiere que las cosas sean a su modo.
  • Está muy ocupado y no tiene tiempo de delegar apropiadamente.
  • Teme que su grupo sea inexperto.
  • No quiere sobrecargar a un grupo que ya tiene suficientes responsabilidades.
  • Se siente incómodo de ceder control sobre el resultado final de las tareas.
  • Teme que sus delegados se desempeñen muy bien y pongan en riesgo su posición.

¿Cómo evitar caer en estos errores?

Si te fijas, la mayoría se enfocan en la falta de seguridad y de confianza del líder hacia su grupo de trabajo. Así que lo primero es asegurarnos de que los delegados están entrenados para realizar el trabajo.

Si esto está resuelto, sigue la tarea de delegar, que para Robert consta de 5 pasos:

5 pasos para aprender cómo ser un buen líder delegando correctamente. 

1. Analizar.

El líder debe saber cuánto tiempo va a dividir entre las tareas que requieren pensar a fondo y las que son más operacionales. Robert sugiere un 60%-40%. Con esto claro, deberá analizar cuáles tareas puede y debe delegar.

2. Designar.

La persona que será asignada del cumplimiento de la tarea deberá estar en capacidad o demostrar el potencial para poder llevarla acabo. Es importante que a parte de tener el conocimiento y la habilidad, refleje confianza e iniciativa.

Además, es vital hacer la delegación de la tarea de una forma organizada y objetiva, que le demuestre al delegado que la responsabilidad que se le está asignando, es por lo importante que es él para el proyecto.

3 .Dar Instrucciones.

Todo debe quedar completamente claro, las confusiones en este punto pueden colapsar todo el proyecto. Por lo que es importante definir objetivos generales y específicos y lo que se espera de cada uno. Establece un cronograma de revisiones del progreso y los procedimientos que se deban llevar a cabo.




Dar la confianza al delegado para que haga las preguntas que sean necesarias, abre un espacio vital para la comunicación, que tendrá como resultado que ambas partes queden satisfechas y la tarea se ponga en marcha.

4. Monitorear.

No se trata solo de seguir el cronograma de revisión. El líder debe manejar un balance entre el control y la flexibilidad que le da al delegado; no sirve interferir 100% ni dejar al delegado a la deriva 100%.

Según la tarea, es prudente revisar las áreas que tienen más riesgos, finalmente, el líder es el responsable en última instancia.

5. Evaluar.

Un feedback conciso y positivo va a reforzar la confianza de los delegados. Si la tarea no se cumplió de la forma esperada, no sirve de nada buscar culpables, porque el líder debió identificar las fallas en el proceso de monitoreo, por lo que uno de los culpables es él.

Reconocer el esfuerzo de todos e incentivar a los que mejor lo hicieron, construye confianza en un grupo de trabajo y como ya lo vimos antes, la confianza es una de las barreras más grandes a la hora de delegar.

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes adquirir nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

 

Comentarios