Cómo hacer del perfeccionismo algo beneficioso para ti.

perfeccionismo

Lo primero que debemos preguntarnos es si el perfeccionismo es bueno.

Algunos profesionales argumentarían que sí, ¿qué podría ser malo para mantenerte a ti mismo y a los demás en los más altos estándares? Otros, sin embargo, dirían que no y apuntarían a los estudios que demuestran que el perfeccionismo puede conducir a un miedo paralizante que induce al fracaso. Además, si las aspiraciones son tan altas y nunca se pueden cumplir, no puede ser bueno para la productividad y la salud mental.

¿Quién está en lo correcto?

Nuevas investigaciones muestran una respuesta sorprendente.

El análisis de 43 estudios sobre el perfeccionismo fue llevado por un equipo dirigido por el profesor de la York University St, Andrew Hill.

Se examinó específicamente el vínculo entre el perfeccionamiento y el agotamiento, pero mientras que la capacidad de las tendencias perfeccionistas para acumular estrés es interesante, si no totalmente sorprendente, otro aspecto de los resultados es más intrigante aún.




El lado malo del perfeccionismo…

De acuerdo con Hill y su equipo, en realidad hay dos tipos de perfeccionismo: uno bueno y otro MUY malo. La diferencia entre los dos se reduce a si los estándares de un perfeccionista son altos o imposiblemente altos. Si te estás preparando para el fracaso continuo, estableciendo metas tan altas que ningún humano podría alcanzar, entonces eso equivale al tipo equivocado de perfeccionismo.

El perfeccionismo negativo es “cuando la gente constantemente se preocupa de cometer errores, desanimar a los demás, o no dimensionar sus propios estándares”, según la investigación. Las consecuencias de este incesante sentido de fracaso y preocupación son sombrías. Ser este tipo de perfeccionista “puede contribuir a serios problemas de salud como la depresión, la ansiedad, los trastornos alimenticios, la fatiga e incluso la mortalidad temprana”. O en otras palabras, se puede hablar de una muerte acelerada. Ah, y además de la muerte prematura, también provoca el agotamiento en el trabajo.




…y el lado bueno del perfeccionismo.

Mientras que este tipo de mal perfeccionismo parece aterrador, hay otro tipo de perfeccionismo que no es malo en absoluto. Si en lugar de no satisfacer constantemente tus propias expectativas y vivir preocupándote por eso, simplemente insistes en dar lo mejor que puedas, no tienes nada de qué preocuparte, de acuerdo con Hill y sus colegas investigadores. De hecho, es muy probable que seas un profesional positivo.

Este aspecto del perfeccionismo “implica el establecimiento de altos estándares personales y el trabajo hacia esos objetivos de una manera pro-activa. Estos esfuerzos pueden ayudar a mantener un sentido de logro y retrasar los efectos debilitantes del agotamiento “, reveló el estudio.

Si sospechas tener tendencias perfeccionistas, este podría ser un momento de auto-reflexión. Si te ubicas más en la descripción del “buen” perfeccionismo, continúa. Pero si por otro lado, tienes que admitir que el “mal” perfeccionismo suena más familiar, la investigación sugiere fuertemente que debes tener bajo control tus estándares casi imposibles de alcanzar.

Así que, ¿eres perfeccionista del bueno o del malo?

Si estás realmente interesado en crear tu propio negocio y quieres encontrar más información sobre este tema, adquiere nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas. Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

Fuente

¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 0]

Comentarios