3 tips alimenticios para mejorar la productividad.

3 tips alimenticios para mejorar la productividad.

Son muchos los hábitos que influyen para que tengamos un buen desempeño durante el día. Dormir bien, hacer ejercicio, y la buena alimentación son los más importantes. Sin embargo cuando pensamos en mejorar la productividad, le damos poca consideración a la comida y su impacto en nuestro rendimiento.

Es difícil pensar en hacer una dieta y llevar hábitos de comida saludable cuando en el trabajo tienes poco tiempo para tomar decisiones saludables acerca de lo que comes. El tiempo para almorzar puede ser limitado y durante tu jornada de trabajo debes atender otros asuntos.




Lo que comemos, sin embargo, puede impedirnos mejorar la productividad. Según un análisis de Harvard Business Review, tomar una mala decisión a la hora del almuerzo puede afectar todo tu trabajo en la tarde y hacer que te sientas cansado y sin energía. La glucosa que toma el cuerpo de los alimentos influye directamente en nuestra capacidad de concentración y atención.

Comidas como el pan, los cereales y la pasta son rápidamente digeridas por el cuerpo dejándonos después de unas horas bajos de combustible. Por otro lado comidas más grasosas como el queso y las hamburguesas proveen al cuerpo con mayor energía pero obligan a nuestro organismo a realizar un trabajo más fuerte de digestión, reduciendo el oxígeno que va al cerebro haciéndonos sentir mareados o adormecidos.

¿Cómo mejorar la productividad con nuestra alimentación?

1. Intenta comer más veces al día en cantidades más pequeñas que comer solo tres veces una porción grande.

Esto no permite que el cuerpo tenga altibajos de glucosa sino por el contrario ayuda al que el cerebro permanezca activo y mejore tu rendimiento.

2. No dejes que llegue la hora del almuerzo para tomar la decisión de lo que vas a comer.

Estudios muestran que se toman decisiones más saludables evitando comidas que contienen demasiadas calorías. Si tomas las decisiones cuando tienes mucha hambre es muy probable que elijas comidas poco beneficiosas para tu rendimiento.




3. Crea el hábito de tener pequeñas porciones de alimentos saludables para comer en tu escritorio de trabajo.

Puedes llevar desde tu casa nueces, frutos secos o barras de cereal y guardarlas en tu lugar de trabajo para toda la semana. Así siempre tendrás alimentos a la mano para merendar entre comidas.

Igualmente comer vegetales y frutas no es solo bueno para tu salud sino para tu mente y por consiguiente tu productividad. Así lo demuestra un estudio realizado por el diario Británico de psicología de la salud. Personas que comen a diario más frutas y vegetales suelen ser más creativas y curiosas y tienen más capacidad de memorizar.

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

[et_social_follow icon_style=”slide” icon_shape=”rounded” icons_location=”top” col_number=”2″ total=”true” outer_color=”dark” network_names=”true”]

 

 

Comentarios