Perder tu trabajo puede ser la mejor de las noticias.

La idea de perder el trabajo es aterradora; las deudas, el orgullo y ver nuestras metas desmoronarse hacen del futuro una neblina poco prometedora. Pero la historia nos a demostrado que se pueden sacar las mejores cosas de los peores momentos.

Aveces las mejores cosas son consecuencia de los peores momentos Click To Tweet

¿Sabes en cuál época de la historia nacieron la penicilina, el radar, las cabinas presurizadas, el caucho sintético, el motor jet, el primer computador, la cremallera, el reloj de muñeca, las bolsas de té y muchos otros inventos? ¡¡En la primer y segunda guerra mundial!!

En los momentos difíciles lo “mejor” es cuidar los recursos y aguardar por un cambio, la cuestión es que es precisamente ahí cuando el riesgo vale la pena porque la competencia es mínima. Empresas como Microsoft y Fedex se gestaron durante la crisis de 1973, ambas tuvieron un comienzo complicado pero a la fecha, Microsoft presenta una capitalización de mercado de 340.8 billones de dólares y Fedex  de 47.3 billones de dólares.




Es bien sabido que el ser humano saca lo mejor de sí cuando está fuera de la zona de confort, por lo que perder el trabajo o estar a punto de hacerlo no debe ser un obstáculo; debe ser aprovechado como una oportunidad. ¿Qué podemos hacer para sacar provecho a esta situación?Sacamos lo mejor cuando estamos fuera de la zona de confort Click To Tweet. Encuentra a continuación qué hacer si pierdes tu trabajo.

1. Prepárate.

Encontrar oportunidades diferentes será más probable si estás mejor preparado. Estudia tu mercado, analiza en qué te puedes certificar. Utiliza tu conocimiento y experiencia, aprovecha la oportunidad para incrementar tus habilidades. Busca ingresos extras, no te limites a buscar trabajo, siempre habrá la posibilidad de perderlo. Las personas ven un trabajo como seguridad y en realidad no lo es.El 97% de las personas que se rinden muy rápido, son empleados por el 3% que nunca se rindió Click To Tweet

2. Networking.

Es momento de desempolvar todos los contactos que tengas. Compañeros de antiguos trabajos, de universidad, vecinos, etc. Internet permite alcanzar todos los lugares que necesitas, así que aprovecha todas las redes disponibles: Facebook, Twitter, Linkedin, etc.

También es importante que diseñes e imprimas unas tarjetas de presentación, ya que en el día a día conocerás personas que pueden ser una oportunidad. Y ojo, no importa cual haya sido el motivo para salir de la empresa a la que pertenecías, es vital ser prudente.


3. Buscar guía en un mentor.

No eres la única persona que ha pasado por eso. Habla con tutores o personas que conozcan de tu mercado y que te puedan guiar.

En ese momento todo parece estar mal y nuestra perspectiva carece de objetividad, así que otros ojos viendo desde un lugar diferente pueden ser de gran ayuda.

4. Y claramente…¡¡¡crear tu propio negocio!!!

No todos están preparados para emprender pero por más riesgoso que parezca, ¡emprender es el camino más seguro! La economía presenta muchos altibajos y depender de la estabilidad de una compañía hace que estemos a la deriva. Por supuesto, tu startup se puede ver perjudicado por la inestabilidad económica y por muchos otros factores, el punto es que las decisiones son nuestras, así que tenemos el control de pilotear la nave y encontrar un destino prospero. No será un camino sencillo pero si uno lleno de oportunidades y satisfacción.

Y recuerda que si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes adquirir nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

[et_social_follow icon_style=”slide” icon_shape=”rounded” icons_location=”top” col_number=”2″ total=”true” outer_color=”dark” network_names=”true”]

 

 

Comentarios