Cómo vencer el agotamiento y no rendirte al crear empresa

 

Como emprendedor, hay innumerables obstáculos y desafíos que enfrentarás a lo largo del camino hacia la rentabilidad.

Tienes que mantener un ojo en la competencia para evitar sorpresas, supervisar tus ventas y crecimiento para mantener tu negocio en condiciones operativas sólidas y administrar tu equipo activamente para mantener a todos en la misma página, entre otros.

Pero hay un problema importante que la mayoría de los emprendedores no ven venir, porque están tan ocupados preocupándose por todo el mundo y todo lo demás: se olvidan de preocuparse por sí mismos.

El agotamiento es una preocupación importante para los emprendedores y podría destruir todo lo que han creado.




4 efectos del agotamiento

La mayoría de los emprendedores tienen una tenacidad natural que los obliga a trabajar durante los tiempos difíciles. Por un lado es beneficioso, porque les permite seguir avanzando a pesar de los muchos obstáculos que se les presentan, pero también los obliga a subestimar su propia resiliencia.

Lidiar con problemas estresantes por demasiado tiempo puede acabar con tu motivación y energía, culminando en los siguientes efectos:

  • Disminución de la energía: Llegarás a trabajar con menos energía, lo que significa que no lo harás de manera eficaz y disminuirás la moral de tu equipo. Esto tiene un efecto agravante y cada vez peor; como eres menos productivo, pasarás más horas trabajando, haciendo más profundos los efectos del agotamiento.
  • Mala toma de decisiones: Parcialmente porque te desasociarás de tu negocio y en parte porque estarás pensando menos claramente, tenderás a tomar peores decisiones para tu proyecto. Eso significa menos potencial a largo plazo y problemas más inmediatos para resolver cuando tus soluciones no funcionen como lo has previsto.
  • Disfrutar menos: No olvides que parte de la razón por la que te convertiste en emprendedor fue para que pudieras disfrutar de los beneficios de controlar tu propio horario. Si te estresas demasiado, dejarás de disfrutar la experiencia por completo, negando una de tus mayores motivaciones iniciales.
  • Síntomas físicos: No subestimes los efectos físicos que el exceso de estrés puede tener en tu cuerpo. Tu sistema inmunológico se debilitará, dejándote más susceptible a las enfermedades, sentirás dolor y cansancio más fácilmente, e incluso podrías desarrollar condiciones relacionadas con el estrés, como presión arterial alta o úlceras.

5 síntomas tempranos del agotamiento

No hay una manera fácil de prevenir el agotamiento completamente, pero puedes reconocerlo cuando comienza a desarrollarse y tratar de evitarlo. Estas son algunas de las primeras señales de advertencia de agotamiento que notarás:

  • Temes ir a la oficina: No tienes que estar emocionado al saltar de la cama cada mañana, pero si te despiertas temiendo la idea de ir a la oficina o empezar a trabajar, es una señal de que algo está mal. De vez en cuando no es un gran problema, pero si el temor es constante, algo tiene que cambiar.
  • Te cansas y estresas mucho más fácilmente: Piensa en lo irritable que eres o cuánto se necesita para hacer que te estreses. Cuanto más rápido tu cuerpo (y mente) escalen estos escenarios, más cerca del agotamiento estás. Con el tiempo, te vuelves mucho más sensible a los eventos estresantes.
  • No estás destinando mucho tiempo para ti: Piensa en la última vez que tomaste un “verdadero” día libre de trabajo o en las últimas vacaciones. Puedes sentir que no necesitas tiempo para ti, pero las vacaciones son importantes para tu productividad y salud mental.
  • Tus hábitos están cambiando de forma negativa: Echa un vistazo a algunos de tus hábitos. ¿Estás comiendo más alimentos poco saludables? ¿Has dejado de hacer ejercicio? ¿Has tomado un hábito abusivo, como beber excesivamente o fumar? Estos son signos de agotamiento.
  • Tus amigos o familiares han expresado su preocupación: Tus amigos y familiares están ahí para apoyarte y si están expresando honesta preocupación, necesitas escucharlos. Como estás sumergido en tu emprendimiento, es probable que ellos detecten las señales de agotamiento antes que tú.




4 formas para evitar el agotamiento.

Si te das cuenta del agotamiento antes de que empiece a comprometer tu rendimiento laboral, todavía hay tiempo para tomar medidas:

  • Toma tiempo libre: Toma un día personal o incluso una semana personal, para recuperar tu condición mental. No te engañes tomando “un día personal” en el que vas a revisar tu correo electrónico todo el día. El trabajo estará allí cuando regreses.
  • Delega más responsabilidades: Si tu carga de trabajo es excesiva, comienza a delegar tareas a los miembros de tu equipo. Los contrataste porque confías en ellos, así que déjelos ayudarte cuando más los necesitas.
  • Di “no”: Tú estás a cargo aquí. Simplemente di “no” a las tareas demasiado grandes y que no podrás manejar. Crear un espacio para trabajar mejor es buscar ser más eficiente. Busca oportunidades que te lleven más cerca a tu meta, más cerca de esos grandes objetivos; no trabajes solo para estar más ocupado.
  • Desestrésate: Saca tiempo para hacer ejercicio, meditar y despejar tu mente.

No importa lo grande que sean tus sueños y tu emprendimiento, tu salud siempre debe ir primero.

Fuente

Si estás realmente interesado en crear tu propio negocio y quieres encontrar más información sobre este tema, adquiere nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

 

Comentarios