¿Cómo encontrar lo que verdaderamente me apasiona?

Todos los seres humanos nos dedicamos a miles de actividades, pero ¿Cuántos de nosotros hacemos lo que realmente nos apasiona? Seguramente, muchos se han hecho esta pregunta pero pocos han tomado cartas en el asunto. Y no es algo de extrañarse, las oportunidades van y vienen y de nosotros depende tomar las mejores, así no nos hagan felices.

Cada persona es buena para muchas actividades y no tan buena para otras, pero encontrar aquella que amas y harás con el corazón no es una tarea fácil.

Buscando información sobre este tema, encontré una explicación muy interesante de Justine Musk, al responder a la pregunta ¿Cómo puedo encontrar mi pasión? en el portal Quora. Su respuesta es muy acertada y considero de gran valor compartirla con ustedes. Encuéntrala a continuación.


El problema es que hemos perdido el sentido de lo que realmente significa “pasión”.

Pasión no es aquello que te hace feliz las 24 horas del día, es aquello por lo que estas dispuesto a sufrir, por lo que realmente crees que vale la pena hacer un sacrificio.

La próxima vez que te sientas con la fuerza y energía para ser la mejor versión de ti mismo, esa persona que desearías ser todo el tiempo, presta atención a que estas haciendo en ese preciso momento y escríbelo. Haz esto durante el tiempo que sea necesario hasta que encuentres un patrón común. No necesariamente serán las actividades en si mismas, pero posiblemente algo que las relacione. Revisa detenidamente hasta que encuentres la esencia de aquello para lo que eres bueno y lo que te impulsa.

Yo pase la mayor parte de mi vida pensando que mi pasión era escribir, especialmente sobre ficción. Pero cuando di un paso atrás y consideré otras actividades que me gustaban y me hacían sentir completa, me di cuenta que mi pasión es por la resonancia emocional, ya sea con un amigo, un esposo o un público. Me encanta moverme al punto donde algo en mi vida se sobrepone a la conciencia, incluyendo la conciencia colectiva.


Confundimos la actividad con el valor detrás de ella. Ese valor es el que nos obliga y nos impulsa, aquel que debemos transferir a nuestro trabajo para poder cambiar vidas y a la propia industria en la que estamos.

Lo que a Steve Jobs lo apasionaba no eran las computadoras, no más que la caligrafía o la jardinería Japonesa. Fue la simplicidad, se convirtió en su arte y su obsesión.

La simplicidad se convirtió en la identidad de Apple. Su estrategia, sus productos, su mercadeo y las presentaciones en PowerPoint. La simplicidad habilitó a una compañía de computadoras a conectar a las masas a un nivel emocional.

Tu pasión definitivamente importa. Siempre y cuando gastes la mayor parte de tu tiempo profundamente envuelto en un trabajo que te da energía y no te la quite o te dan ganas de sacarte los ojos con la pluma Mont Blanc de tu jefe.

Cuando puedes estar concentrado y tener tiempo de calidad, podrás ser más eficiente y podrás tener tal vez una vida.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

Comentarios