6 enseñanzas para alcanzar el éxito de “El lobo de Wall Street”

6 enseñanzas para alcanzar el éxito del hombre que inspiró la película

Leonardo di Caprio dio vida en la pantalla grande a Jordan Belfort, un corredor de bolsa que estaba decidido a conseguir todo lo que quería. En la actualidad, Jordan es conferencista de motivación personal y emprendimiento, además de ser autor de 2 libros autobiográficos titulados El lobo de wall street (que dio origen a la película) y Atrapando al lobo del wall street.

¿Qué podemos aprender del hombre que a sus 26 años ya era multimillonario?

6 Enseñanzas del Lobo de Wall Street.

1. ¿Qué estás esperando? ¡Toma acción ya!

Está bien visualizar en nuestra mente las cosas que queremos conseguir, pero solo imaginándolas nunca van a llegar a nosotros; lo que sí van a llegar son deudas. ¡Para alcanzar el éxito tienes que hacer, moverte, fallar, aprender, actuar!

Lee también: Cómo evitar tener deudas.




2. Aprende a vender.

Emprendedores, Jordan tiene un consejo muy sabio: ¡Aprendan a vender!

En el fondo, vender es transferir una emoción y en este camino debemos convencer a inversionistas, socios, empleados y clientes; de que nuestro negocio es una certeza. Por ejemplo con los trabajadores, ¿cómo conseguimos que las demás personas trabajen para nosotros con la misma motivación nuestra? ¡Vendiéndoles nuestra idea!

Saber vender incluye poder persuadir e influenciar y es algo que sobrepasa el mundo empresarial. Si sabes vender una idea lograrás que tu hijos tiendan la cama y se cepillen los dientes sin revirar; si sabes vender, conseguirás todo lo que necesitas para hacer tu proyecto realidad.

Lee también: 3 consejos del millonario Chris Garner, el hombre que inspiró la película “En busca de la felicidad”.

3. Logra ser inconscientemente competente.

Existen 4 niveles de aprendizaje:

  • Inconscientemente incompetente: Cuando empiezas a aprender algo y no sabes ni siquiera qué es lo que no sabes.
  • Conscientemente incompetente: Cuando sabes que no sabes y entiendes hacia dónde apuntar para afianzar tu entendimiento.
  • Conscientemente competente: Cuando sabes como hacer las cosas pero necesitas de toda tu concentración para lograrlo. Un ejemplo sencillo: De niños, amarrarnos los cordones requería de mucha atención; cuidadosamente pasábamos las agujetas y completar la tarea tomaba un buen tiempo. Ahora, no es así.
  • Inconscientemente competente: Cuando somos excelentes en algo y lo podemos hacer sin pensar.

La única manera de lograrlo es practicando, todos los días hasta que nuestro cerebro pueda lograrlo sin ser consciente de ello.

“Los exitosos son creadores de circunstancias, no víctimas de la vida”

4. Metas vs Visión.

El problema no es ponerse metas muy altas y no alcanzarlas, el problemas es ponerse metas muy bajas y alcanzarlas, dice Jordan. Al alcanzar metas sencillas caemos en la mediocridad, por eso es importante ponerse metas realistas que estén fuera de nuestra zona de confort. ¿Para qué? Para alcanzar nuestra visión, que es la que realmente nos motiva y hace que nos levantemos de la cama todos los días.

Las metas son un paso a paso, la visión es cuando todo a nuestro al rededor cambia y solo estableciendo las metas correctas, alcanzaremos nuestro sueño.




5. Sé honesto.

No se refiere a la honestidad dentro de la “ética laboral”, se refiere a ser honestos con nosotros mismos cuando respondamos estas preguntas:

  • ¿Dónde estamos?
  • ¿A dónde queremos llegar?
  • ¿Cómo vamos a lograrlo?

Solo así las estrategias que planeemos tendrán éxito; de lo contrario, todo empezará a construirse sobre un suelo inestable que causará perdidas de tiempo y dinero.

6. Crea tu destino.

La mayoría piensa que son víctimas del destino y que las cosas simplemente “les pasan”, para Jordan eso es un pensamiento destructivo, que nos lleva a hacer las siguientes 3 cosas:

  • Buscar culpables: Cuando las cosas no salen como queremos empezamos a buscar quién o qué tuvo la culpa (familia, jefes, economía, gobierno, etc), y siempre encontramos la respuesta fuera de nosotros mismos.
  • Justificarnos: Todo lo malo que nos sucede tiene una excusa y claro está, no es por nosotros; es porque los impuestos subieron, es porque no nos aprobaron el crédito, es porque fueron injustos, es porque, es porque, es porque…..
  • Quejarnos: Cuando nos enfocamos en ciertas cosas las empezamos a atraer. Por ejemplo, si nos enfocamos en ser mejores vendedores, la realidad de volvernos mejores en ello se empieza a volver cada vez más grande porque estamos trabajando por esa meta. De igual forma si nos enfocamos en quejarnos por todo, el único resultado será tener obstáculos cada vez más y más grandes.

Si estás realmente interesado en crear tu propio negocio y quieres encontrar más información sobre este tema, adquiere nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas. Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

 

¿Cómo te ha parecido?
[Total votos: 0]

Comentarios