Quiénes son las personas renacentistas y por qué las necesitan los emprendimientos

“Contrata a las personas correctas”. Si hay un consejo que escuchamos constantemente como emprendedores, es este cliché de “sabiduría”. ¿Pero qué define “correcto” y para qué estamos contratando?

Como creador de emprendimientos, contraté más de 500 empleados. Creo que todos podemos estar de acuerdo en que la inteligencia y la ética sólida de trabajo forman una buena base para tener éxito en cualquier etapa de empresa, pero las habilidades necesarias en varias etapas son bastante diferentes.

Sin embargo, hay un tipo de persona que considero absolutamente necesaria en los primeros empleados y muy útil en cualquier etapa. Los llamo “renacentistas”.

¿Qué define a una persona renacentista? En cualquier área de una organización, normalmente se requieren tres elementos para que los miembros del equipo tengan un impacto significativo:

-Tomar decisiones sensatas.

-Desarrollar sistemas o procesos para facilitar la ejecución.

-Hacer el trabajo.

La mayoría de las personas son expertas en solo una de estas áreas. Los “renacentistas”, por el contrario, tiene la superpotencia de poder hacer cada una de estas cosas igualmente bien para impulsar una empresa. A continuación explico por qué esto es importante y cómo las personas renacentistas son ideales para los emprendimientos.




1. Velocidad de ejecución.

La rapidez con la que se puede emprender un negocio es su principal ventaja competitiva frente a las grandes corporaciones y su equipo debe estar diseñado para aprovechar esta ventaja. Las personas renacentistas resuelven parte de la ecuación de velocidad: alguien que puede poseer una iniciativa de extremo a extremo elimina las ineficiencias que vienen con la toma de decisiones compartidas y la entrega de información.

Más allá de esto, las personas renacentistas traen el juicio requerido para des-priorizar las minucias innecesarias y enfocarse solo en lo esencial que impulsa el progreso.

2. Velocidad de aprendizaje.

Con los emprendimientos buscando crear y dominar un nuevo mercado, no hay un plan para el éxito. Esto otorga una gran importancia al rápido aprendizaje y mejora. Si la iteración depende de una cadena de tres personas para cada paso, se pierde demasiado en el proceso, lo que crea ineficiencias masivas y ralentiza el aprendizaje.

Al poder analizar la información y los bucles de retroalimentación e implementar soluciones rápidamente, las personas renacentistas mejoran en todo momento mientras evitan el error crítico de ir demasiado lejos en la dirección incorrecta.

3. Uso de capital.

Claramente contratar a una persona en lugar de a tres es más eficiente en capital, pero las personas renacentistas resuelven el problema de no tener los recursos correctos cuando se requieren cambios de dirección inevitables.

La persona más innovadora es el fundador que puede crear estrategias, construir sistemas y ejecutar. Esto acelera el tiempo de ajuste al mercado del producto. Pero tener una persona renacentista en otras funciones, desde las operaciones hasta el marketing y las ventas, es esencial para impulsar rápidamente el desarrollo del producto.

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes adquirir nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

 

Fuente

 

Comentarios