Qué hacer mañana al levantarte para que tu día sea el mejor.

No tienes idea del impacto que tienen las actividades que haces a primera hora de la mañana para el buen desarrollo del resto del día. Los hombres más exitosos del mundo han desarrollado ciertos hábitos que les permiten maximizar su energía, desempeño, productividad y por consiguiente generar mejores resultados que el promedio de las personas. Por eso están donde están.

Muchos de los consejos que leerás a continuación pueden parecer obvios para ti, sin embargo, es muy posible que no los estés utilizando. Y no es de extrañar, estos hábitos no son fáciles de adoptar.

Qué hacer hoy al levantarse para que el día sea el mejor.




En especial el solo hecho de levantarse temprano es uno de los retos más grandes. Incluso si lo logras, no tiene sentido que tu alarma suene ridículamente temprano si vas a utilizar ese tiempo extra en tu teléfono móvil. Si quieres empezar cada día de la manera correcta, necesitas integrar estos hábitos.

1. Planea tu día la noche anterior.

Si vas tarde a la cama, no escuchaste la alarma, no tienes la ropa lista y no sabes qué citas importantes tienes, será muy probable que te despiertes alarmado, angustiado y estresado.

Para “ahórrate” estas angustias es recomendable planear el día siguiente con anterioridad. Empieza por saber qué atuendo lucirás para esa importante reunión a la cual asistirás y prepara tu lista de tareas.

Lee también: Qué actividades hacen las personas exitosas antes de ir a dormir.

En términos de productividad, planear tu día con anticipación te permitirá enfocarte en las cosas realmente importantes. Será la diferencia entre el tiempo que invertirás en cumplir tus objetivos del día y el tiempo malgastado en distracciones o elecciones sin relativa importancia.

2. Levántate temprano.

Según Laura Vanderkam, autor del libro “What the most successful people do before breakfast”, el 90% de los CEO’s que entrevistó se levantan antes de las 6 de lunes a viernes, ya sea para hacer ejercicio, leer o trabajar en sus proyectos personales.

Suena difícil, pero si empiezas a acostarte temprano, con el tiempo, empezar tu día unas horas antes será más y más fácil. Los días productivos comienzan muy temprano en la mañana.




3. Empieza el día haciendo ejercicio.

Aunque parezca una locura, levantarte temprano para hacer esfuerzo y sudar, las primeras horas de la mañana son el mejor momento para ejercitarte. Empezar tu día con ejercicio, hará que empieces el día con el pie derecho.

Piénsalo de esta manera. Si algunas de las personas más ocupadas del mundo encuentran tiempo para hacer ejercicio, ¿por qué no podrías hacerlo tú? Barack Obama inicia cada día con entrenamientos de estiramiento y cardio, incluso lo hacia cuando era presidente. ¿Quién puede tener menos tiempo que el presidente de los Estados Unidos?

Personajes cómo Obama y en general reconocidos CEOs reconocen la importancia del ejercicio y por eso apartan al menos una hora de su agenda para hacerlo. ¿Si ellos lo hacen tú por qué no has empezado?

Hacer ejercicio en las primeras horas de la mañana te ayuda a despertar tu cuerpo. Investigadores de la Universidad de Appalachian encontraron que practicar actividades físicas en la mañana reduce la presión arterial, estrés y la ansiedad, además que te ayuda a dormir mejor en la noche.

Así mismo incrementa tu productividad en la medida que liberas endorfinas, además de estar más despierto, te dará un impulso extra de energía. Hacer ejercicio puede aumentar tu claridad mental de 4 a 10 horas después del ejercicio.

Lee también: Cómo crear y mantener una rutina de ejercicios.

Ten en cuenta que los beneficios del ejercicio persisten durante todo el día, continuarás quemando calorías después de tu entrenamiento, lo cual podrá traducirse en una provechosa pérdida de peso.

Adicionalmente, es mucho más fácil planear tu rutina de ejercicios en la mañana cuando tienes cierto control sobre las cosas que haces, a diferencia de las rutinas después del trabajo, cuando estamos cansados e incluso no las podamos cumplir debido a que la jornada laboral se hizo más larga.

Del mismo modo, una mañana de ejercicios te permitirá hacer una elección más saludable de las comidas que ingieres durante el día. El levantarte y realizar una actividad física ya será un esfuerzo suficiente que tuviste que realizar, para que lo estropees ingiriendo comidas no tan saludables. Por el contrario querrás seguir haciendo elecciones favorables para tu salud.

4. Desayuno tomando jugos nutritivos o desintoxicantes.

Seguramente has escuchado acerca de los jugos verdes o desintoxicantes de la mañana. Esto dejó de ser uno de los hábitos saludables únicamente para personas que querían perder peso o tratar algún problema gástrico.

Sé que resulta más práctico preparar un cereal, un café o incluso no desayunar. Sin embargo los beneficios de estos jugos están comprobados y preparar uno te llevará poco tiempo en la mañana. Literalmente en solo 1 minuto.

Puedes preparar uno simple a base de banana, naranja, manzana y dos vegetales como espinacas y pepino en la licuadora 3 veces por semana. Notarás un cambio en tu organismo y tu rendimiento del día.

Los días que quieras desayunar otra cosa, no comas cereal y abandona el café. Busca un desayuno rico en proteína. Es mejor desayunar huevos que ingerir carbohidratos. Si, seguro no tienes tiempo para hacer un buen desayuno en la mañana, pero si encuentras la manera, un buen desayuno te dará un boost de energía que hará tu día el más productivo.




5. Toma agua en ayunas.

Muchos de nosotros comenzamos nuestras rutinas del día con una tasa de café que nos permite despertarnos y empezar nuestro día. Sin embargo, al hacerlo no estamos pensando en nuestra salud. Tomar un vaso con agua, preferiblemente tibio, te concederá una mejor digestión y mejor reducción de los desechos metabólicos que puedan estar acumulados en nuestro sistema inmunológico.

Lee también: 5 pasos para aprovechar el tiempo en las mañanas.

Tomar agua con nuestro estómago vacío, no solo nos ayuda a limpiar nuestro intestino sino también nos ayuda a prevenir otros problemas de salud. Ayuda a limpiar el colon, lo que le permite al estomago absorber más eficientemente los nutrientes que necesitamos.

Un mejor sistema digestivo se encarga automáticamente del mejor funcionamiento de otras actividades en nuestro cuerpo. De la misma manera, este sistema es el responsable de una piel brillante, ya que ingesta de agua permite la eliminación de las toxinas en la sangre.

Tomar agua también promueve la creación de nuevas células en la sangre, células musculares y también te puede ayudar a perder peso.

Adicionalmente, si eres una de esas personas afectadas por problemas estomacales relacionados con pocos o ningún movimiento intestinal, tomar agua puede ser de gran ayuda, gracias a que muchos de estos problemas son causados por falta de este importante elemento en el cuerpo.

6. Establecer una hora para ir a dormir, así tendrás una excelente mañana.

Definitivamente las peores mañanas son en las que nos levantamos agotados debido a que no logramos dormir lo suficiente. Según Vanderkam, es necesario establecer una hora determinada para ir a la cama. Muchas actividades en la noche como estar en el computador o viendo televisión, reducen tiempo valioso de sueño lo que hace nuestra mañana más agotadora.

Iniciar el día después de un excelente descanso eleva tu productividad. Te permite estar con la mente despejada para establecer los objetivos del día, priorizar las tareas más importantes y contar con la energía necesaria para culminarlas.

7. Duerme 8 horas diarias.

El comienzo de un buen día inicia el día anterior. Si bien sabemos que dormir de 7 a 8 horas es lo que se recomienda, no es lo mismo una noche de sueño que comenzó a las 10pm y terminó a las 6 de la mañana, a una que empieza a las 2am y termina a las 10am.

Ninguna persona está programada biológicamente para estar despierta hasta tarde, hacerlo podría estar afectando tu ciclo circadiano del sueño.

Entre más tarde te acuestes, menor será tu productividad del día siguiente. Ten en cuenta que tendrás que levantarte temprano a realizar tus labores habituales. Tu humor, motivación y concentración se verán altamente afectados.

Un estudio realizado por la escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania en el 2004, evidenció los efectos de dormir pocas horas en la noche. A lo largo de 14 días, expusieron a diferentes grupos de personas a realizar las mismas tareas con cuatro, seis y ocho horas de sueño. La investigación encontró que el rendimiento cognitivo disminuyó continuamente para los grupos que habían dormido cuatro y seis horas.




Incluso para el grupo de seis horas, los déficits cognitivos eran equivalentes a dos noches de privación de sueño completo. Los investigadores también encontraron que los participantes subestimaron la somnolencia, como también eran inconscientes de los aumentos del deterioro cognitivo.

Así mismo, ten en cuenta que tu rutina diaria se lleva mucho mejor cuando te encuentras motivado. Si estás privado de sueño, es más probable que pierdas la motivación, así que ve a la cama temprano, esto te garantizará una mañana que aprovecharas al máximo.

8. Medita.

Para los que meditar siempre ha sido algo que desean hacer pero lo encuentran muy “complicado”, les contamos que no tienen que durar 30 a 40 minutos en estos estados de relajación. Empezar con 5 a 10 minutos diarios en la mañana, te ayudará a empezar un día con la mente clara y serena.

Estas pequeñas sesiones le brindarán señales al cerebro de que es hora de entrar en “modo-trabajo” o “modo-ejercicio” o lo que sea que se vayas a realizar. Esta rutina te ayudará a superar la falta de motivación cuando no te sientas con las suficientes ganas de realizar cierta labor.

Lee también: 5 increíbles beneficios de la meditación.

Aquel momento de silencio en el que te encuentras contigo mismo en la mañana, te permitirá descubrir nuevas ideas, podrás encontrar respuestas a problemas que te agobian e incluso te llevará a enfocarte aún más en tus verdaderos propósitos, ya sea para tu día o de tu vida en general.

Existen aplicaciones para tu smartphone que te ayudarán a introducirte con este hábito; “Meditación Guiada” , “Espacio de Relax” o “MeditacionES” son algunas de ellas que te ayudarán a sumergirte en espacios de calma y relajación.

9. Haz primero lo más importante.

El silencio de la mañana es el momento ideal para mantener la concentración y trabajar en importantes proyectos sin ser interrumpido. De esta forma tendrás la oportunidad de hacerte cargo de tus prioridades antes de que aquellas urgentes pero no importantes tareas te roben la atención. Por otro lado nadie te va a molestar a las 6:30 de la mañana. La mayoría de las personas están dormidas o apenas levantándose.

10. Establecer metas del día y asignarles una prioridad.

Simplemente escoge dos o tres cosas que te gustaría lograr o cumplir al finalizar tu día. Puedes pensar en ello esperando por tu café o camino a tu lugar de trabajo.

Priorizar te permite saber cómo aprovechar el tiempo y cuando lo haces con la mente despejada en la mañana, puedes establecer una mejor estrategia para afrontar los retos del día.

11. Trabaja en la creación de tu propia empresa.

Los proyectos que tengas por fuera de tu trabajo, son muy fáciles de evadir. Si has estado ocupado en reuniones, entregando informes y cumpliendo las metas de tu empresa, al llegar a la casa lo que menos vas a querer hacer es seguir trabajando. Solo querrás comer y dormir.

Por este motivo las personas exitosas trabajan en sus proyectos personales en horas de la mañana.

Y recuerda que si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes adquirir nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

 

Comentarios