No pienses en cuánto dinero ganas sino cuánto puedes mantener en tu poder.

Crear riqueza requiere de dos elementos básicos.

  • Generar dinero. Y lo más importante.
  • Mantenerlo.

Algunos famosos personajes con grandiosos haciendo dinero, pero son pésimos para mantenerlo.


  • Según el daily telegraph, el contador que manejaba las finanzas del rey del pop Michael Jackson, afirmó que el artista gastaba entre 20 y 30 millones más de sus ingresos al año.
  • En 2012, el asesor financiero del jugador de basketball Dennis Rodman, afirmo que el deportista estaba en bancarrota. Las razones fueron varios años de extravagancias y gastos desmedidos.
  • Courteney Love, esposa del cantante de Nirvana, Kurt Cobain, desvaneció 27 millones de dólares de la banda, en fiestas y gastos innecesarios.
  • Thomas Jefferson, padre fundador y autor de la declaración de independencia, tercer presidente de los Estados Unidos, con un salario de 500.000 dólares en dinero actual, tenía una terrible adicción al vino, qué lo dejo sin un centavo a la hora de su muerte.
  • El actor Nicolás Cage, quien en algún momento de su carrera fue poseedor de 150 millones de dólares, una mansión, una isla privada y el fósil de la cabeza de un tiranosaurio rex por la cual pagó 276.000 dólares, se declaró en bancarrota en 2009.
  • De acuerdo a documentos obtenidos por The Hollywood Reporter, Johnny Deep, gastaba 2 millones de dólares al mes. Gastó 75 millones en 14 casas, 18 millones en un yate y 30.000 dólares en vino.
  • Así como estas, existen muchas otras historias de famosos que derrocharon su dinero como Mike Tyson, Muhammad Ali, Tony Brixton y MC Hammer.





De hecho, esta adicción al gasto la podemos ver en la actualidad con el luchador Conor McGregor. Una semana después de haber recibido 30 millones de dólares en ganancias por su pelea con Floyd Mayweather compró un yate de 12 millones. Aparte de los Lamborginis, BMWs, Rolls Royces y Land Rovers que posee. Adicionalmente tiene una casa en Las Vegas valorada en mas de 20 millones y una mansión en Dublin de mas de 2 millones. Como si fuera poco también es dueño de una colección de relojes con un valor de más de 300.000 dólares. Si continua así, es muy posible que se una a los personajes de la lista de arriba.

Esto es conocido como el Lifestyle Creep. Incrementar los estándares de vida de acuerdo al ingreso.

Esto es controlado por las ansias de gastar el dinero en cosas deseadas pero innecesarias. Desafortunadamente esto se puede convertir fácilmente en una adicción.

Mientras que los periódicos están llenos de historias de famosos que ganan cuantiosas sumas de dinero y al cabo de unos años no tiene nada debido a sus gastos desmedidos, este estilo de vida no es adoptado por los miembros de Hollywood.

Si alguien que conoces obtiene un ascenso, es muy posible que lo veas en poco tiempo con un carro nuevo o en un mejor apartamento. Si reciben dinero de una herencia los verás gastándolo en las mejores vacaciones o incluso encontrarás a otros viviendo de sus tarjetas de crédito.

Este tipo de adicciones son una gran causa de divorcios, estrés y depresiones.

De acuerdo al Census Bureau Data, existen aproximadamente 30 millones de personas que ganan más dinero del qué necesitan y sin embargo no tienen ahorros, viven mes a mes. Solo a un pago de distancia de la pobreza. Perder el trabajo es suficiente para perderlo todo.

Ser millonario no se trata de cuanto dinero haces, sino de cuanto puedes mantener en tu poder. Que no se te olvide.

Y recuerda que si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes adquirir nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

Este artículo fue originalmente publicado en richhabits.net. Su traducción y publicación en ModoEmprendedor ha sido autorizada directamente por el autor y no puede ser reproducida por ningún otro medio.

 

 

Comentarios