Todos los grandes deportistas nos demostraron de lo que es capaz el hombre cuando tiene objetivos claros en la vida. Una prueba de ello es Michael Phelps, que se colgó 5 medallas de oro en los últimos juegos olímpicos para sumar un total de 23. Al verlo recibir sus medallas, no dejaba de pensar en Nike, la marca que lo patrocinaba; porque sabía que Nike empezó vendiendo zapatillas para correr y el hecho de ver que se habían expandido más allá de su idea original me hizo querer saber más.

Phil Knight, su creador, lanzó al mercado un libro titulado The Shoe Dog donde relata su travesía desde que se le ocurrió una idea, hasta que en 1980 las acciones de Nike fueron públicas. En la actualidad, Phil ocupa la casilla #29 de los hombres más ricos del mundo con una fortuna de 26 billones de dólares según Forbes, tiene 79 años y es presidente emérito de Nike. ¿Qué podemos aprender de su historia?




1. No importa cómo te vean los demás.

A sus 24 años a Phil le encantaba correr, lo entrenaba Bill Bowerman (entrenador de medallistas olímpicos) pero su nivel no era tan alto, así que decidió enfocarse en su carrera. Mientras hacía su MBA escribió un plan de negocios para una clase de emprendimiento, el cual, tenía como base importar desde Japón zapatillas para corredores; con el fin de hacerle competencia a la marca que tenía el mercado en ese momento: Adidas.

A grandes rasgos una persona estudiada se volvería un vendedor de zapatos. ¿Cómo verían esto los demás? ¡A Phil no le importó! Después de viajar a Japón y hacer un depósito de 1000 dólares, recibió unas muestras que empezó a vender en el baúl de su automóvil. A su vez, envió unos pares a su ex-entrenador, Bill Bowerman, el cual se ofreció como socio para invertir y dar ideas para mejorar el producto; gracias a ello, en 1964 nació Blue Ribbon Sports.




2. La entrada al hall de la fama es por el callejón de los fracasos.

No todo fue color de rosa. Antes de pasar a ser pública, Blue Ribbon Sports (posteriormente Nike) estaba constantemente en deuda y el hecho de que los compañeros que estudiaron con Phil tuvieran excelentes trabajos y carreras prometedores no ayudaba a la moral. Phil sabía que si iba a fracasar debía hacerlo rápido para aprender de sus errores y continuar; esa mentalidad le permitió tomar acción más allá de sus miedos. Resalta que fueron muchas las oportunidades que perdió y malas las decisiones que tomó, pero eso le permitió alcanzar el éxito.

La entrada al hall de la fama es or el callejón de los fracasos. Click To Tweet

3. Su pasión no fué el dinero.

Phil entendía que el dinero era necesario para mantener el negocio, pero también sabía que perseguir el dinero no era su objetivo. Él y su grupo de trabajo iban en busca de algo que hiciera historia, en ofrecer al público cada vez mejores productos, en innovar, en ofrecer calidad.

En un punto de la historia, Phil cuenta que un joven emprendedor se acercó a él con una “idea loca”: poner bolsas de aire en las zapatillas. Al enterarse que ninguna otra marca de la competencia estuvo de acuerdo en cambiar sus modelos tan drásticamente, no dudó en incorporar la idea y ese fue el origen de la tecnología ‘Nike Air’.

Nike es una de las marcas más reconocidas por todos, cuenta con más de 60.000 empleados y tiene un valor de mercado de más de 100 billones de dólares. ¿Vas a seguir luchando por lo que quieres?

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter, Instagram y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

Comentarios

¡Suscríbete a nuestra comunidad!

Y recibe nuestros mejores artículos, información y regalos en tu correo electrónico.

¡Excelente! Eres parte de la comunidad de ModoEmprendedor