¿Has tenido el día perfecto? Aquel donde fuiste a la cama y pensaste “Quisiera que cada uno de mis días fueran exactamente como este”. ¿Un día en el cual te sentiste feliz, realizado y agradecido por esos momentos que viviste o por lo que lograste profesionalmente?

No me refiero a un único día como el de tu matrimonio o la fecha en la que tuviste o tengas tu primer hijo o cuando logres comprar tu primera casa. Estamos hablando de un día que haga parte de tu rutina diaria. Me refiero a un día perfecto que puedes repetir varias veces en un mes o año. Aquel que se convierta en tu camino al éxito porque eres feliz, porque te sientes realizado.

De acuerdo con Brendon Burchard, experto en temas de motivación personal y profesional, es primordial diseñar lo que sería tu día ideal para poder hacerlo una realidad. El objetivo es lograr levantarse con motivación. Se trata de estar emocionado y querer vivir plenamente cada día.

Vea también: Las palabras de un exitoso ejecutivo antes de morir de cáncer sobre el trabajo

Para poder diseñas tu día perfecto y hacerlo una realidad necesitas seguir los siguientes pasos:

1. Tener una visión acerca lo que deseas lograr en tu vida

¿Quién quieres ser?

Para iniciar, lo más importante es tener una visión clara de tu vida. Esto hace referencia a una convicción de lo que haces y el porqué, para saber hacia dónde te diriges.

El lograr concretar tus objetivos a corto y largo plazo parece una tarea compleja, pero si no empiezas ahora, continuarás tu camino sin saber lo que quieres realmente y podrías arrepentirte de no haber tomado acción sobre lo que te hace feliz.



Si logras escribir cuál es tu visión, tus metas tanto en el trabajo como en tu vida personal, podrás entender más claramente cómo quieres que sea tu día perfecto, ya que este contribuirá con la realización de esas metas.

Entonces, empieza a reflexionar y pregúntate a ti mismo: ¿Los esfuerzos que haces en tu día a día te están llevando a lograr el estilo de vida que realmente quieres? ¿Sientes que tu trabajo llena las expectativas de vida que esperas, o al menos estás en camino a cumplirlas? ¿El tiempo que le dedicas a tu familia y amigos es suficiente para crear lazos que fortalezcan tu felicidad?, ¿Quieres crear un impacto positivo con tu trabajo?

2. Escribe: ¿Qué actividades realizarías durante este día?

El segundo paso es empezar a generar actividades que te lleven a crear emociones y experiencias positivas. ¿Qué cosas harías? ¿Qué quiero lograr este día? ¿Qué debe estar listo al finalizar el día que me haga sentir que fui productivo? ¿Qué cosas quiero alcanzar y experimentar este día? ¿Qué me gustaría aprender? Debe existir una intención, un propósito que parte de tus metas personales y profesionales que escribiste en el primer paso

Usualmente pensarás en crear algo nuevo en tu trabajo o empezar un proyecto propio. También lograr la manera de tener buenos momentos con familia y amigos o aportar algo a tu comunidad será gratificante. Recuerda siempre que debes escribirlo.

Vea también: 5 estrategias que te impulsarán a alcanzar el éxito que estas buscando

3. Escribe: ¿Cuál sería tu ánimo durante tu día perfecto?

De igual forma debemos tener una acercamiento a nuestra personalidad y carácter. Qué tipo de persona queremos ser en ese día perfecto, ¿Qué características y ánimo deseas tener? Estarás juzgándote, estarás de mal genio, celoso, negativo o por el contrario elegirás ser positivo fuerte y valiente. ¿Te estarás lamentando por lo que no hiciste? o tomarás acción al encontrar un obstáculo. Se trata entonces de elegir ser libres y felices.

4. Escribe: ¿Cómo tratarías a los demás este día ?

Igualmente debes pensar ¿Cómo tratarías a los demás? ¿Cómo tratarías a un desconocido? ¿Te interesarías por conocer nuevas personas de las cuales podrías aprender?.

Cada decisión que tomes por difícil que sea, debe cargar toda tu energía para realizarla de la mejor manera. Tener muchos días perfectos se convierte en un propósito y esto significa combatir y lograrlo a pesar de los inconvenientes que todos enfrentamos en algún momento. Elige que esto sea tu plan ideal, tu día ideal. Más adelante tendrás la convicción de decir: “Fué un día increíble”, o “fué una increíble semana” y así después: “fue un increíble año”.

Se trata de hacer cada día lo mejor posible, es poder influenciar lo que hacemos y cómo nos sentimos. Tener la libertad y estar conscientes de que podemos escoger y tomar acción. Entonces, ¿Cómo te gustaría que fueran tus días para considerarlos perfectos? empieza a diseñarlos ahora.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

Artículos relacionados

Comentarios