Las firmas Capgemini y RBC publicaron su informe mundial de riqueza, cuyos resultados arrojaron que hay 14.6 millones de personas millonarias en el mundo. Otras firmas, como Boston Consulting Group difieren y aseguran en sus informes que hay 17 millones. La diferencia está en que evalúan por diferentes parámetros, pero de seguro no tienen duda de que Warren Buffett pertenece a los pocos Billonarios.

Según la revista Forbes , Warren Buffett es actualmente el segundo hombre más rico del mundo con una fortuna de 76.9 billones. Es fundador y CEO de Berkshire Hathaway, conglomerado empresarial que cuenta con más de 330.000 empleados.


Lo llaman el “oráculo de Omaha” por su habilidad para invertir y es constantemente admirado por el hombre más rico del mundo, Bill Gates. Warren es el héroe de nuestros héroes y tiene mucho por enseñarnos.

Nació en agosto de 1930 (85 años) en Omaha, Nebraska. A la edad de 12 años se mudó a Washington, ciudad donde en 1947 se graduó del colegio. Por presión de su padre entró a la universidad para estudiar administración y ya en 1951 recibió su Master en economía.

Desde muy pequeño demostró interés y talento para los negocios; vendió botellas de coca-cola, repartió periódicos y revistas e incluso hizo dinero vendiendo chicles. A tan solo 15 años, junto con un amigo compraron una máquina de pinball por 25 dólares y la ubicaron en una barbería. La idea tuvo tanto éxito que después de unos meses fue vendida en 1200 dólares.

A sus 20 años empezó la vida laboral y con el bagaje y ahorros conseguidos, en 1954 empezó su negocio, Buffett Partnership. En 1957 manejaban 3 sociedades y en 1960 ya eran 7. Para 1962 ya era millonario y no se detuvo allí. En 1965 invirtió en una firma textil llamada Berkshire Hathaway, la que se convertiría en la sombrilla de sus demás inversiones.

Warren invirtió en la industria textil, chocolatera, aseguradora, incluso en Coca-cola y el Washington Post, entre otras.

En la actualidad es un magnate y de su vida podemos sacar algunas enseñanzas:

1. Da importancia a lo importante

Sin importar los billones que posee, Warren vive en la misma casa que compró en 1958 por 31.500 dólares y asegura que de todas sus inversiones esa a sido la mejor. Ese pensamiento frugal fue vital para que empezará a crear su fortuna. Su primer empresa vio la luz gracias a su capacidad para ahorrar; en cada uno de sus trabajos no ahorró lo que le sobró, al contrario, lo que sobró después de ahorrar fue lo que gastó.

No ahorres lo que te sobra, gasta lo que te sobra después de ahorrar. Click To Tweet

También da importancia a los demás seres humanos, por eso es conocido como un gran filántropo. Ha donado más de 30 billones a la fundación de Bill Gates y otros tantos a causas como la iniciativa contra la amenaza nuclear http://www.nti.org e incluso prometió, junto con Bill Gates y Mark Zuckerberg, donar el 50% de sus fortunas bajo el acuerdo llamado “La promesa de dar de Gates-Buffett”.


2. Anda bien acompañado

Warren sugiere a los profesionales rodearse de personas que sean mejores que ellos, ya que de esta manera los inspirarán a seguir un mejor camino. En la universidad, Warren conoció a Benjamin Graham, apodado como el padre del Value investing. Warren trabajó para la compañía de Graham lo que le permitió aprender y ahorrar lo suficiente para fundar su propia empresa, tiempo después de que Graham se retirará de la sociedad. Para Warren, Graham es la persona más influyente en su vida después de Howard Buffett, su padre. Tanto así que nombró a su segundo hijo Howard Graham Buffett.

Rodéate de personas que sean mejores que tu. Click To Tweet

“La idea básica para invertir es ver las acciones como negocios, usar las fluctuaciones del mercado en nuestra ventaja y buscar el margen de seguridad. Eso es lo que Graham nos enseñó y casi 100 años después siguen siendo los fundamentos principales de la inversión” dice Warren.

3. Encuentra tu pasión

Para Warren fue una suerte encontrar su pasión desde que tenía 8 años. Los negocios iban a ser el motor de su vida, tanto así que no quería entrar a la universidad sino quería seguir haciendo dinero con sus emprendimientos. A sus 15 años ganaba más de 170 dólares mensuales que le permitieron comprar una finca de 40 acres por un costo de 1200 dólares. Para cuando terminó el colegio tenía ahorrados 90.000 dólares (asumiendo la inflación para el año 2009).

Siempre supo que su vida giraría en torno a los negocios y por eso se dedicó de lleno a explotar su potencial. Warren dice que son muy pocas las personas que se dedican completamente a algo y que la mayoría simplemente “meten los pies en el agua” buscando cosas para aprender y posteriormente cambiar de decisión. Prefiere las personas que se toman el tiempo de pensar las cosas con calma, toman una decisión y van por ello.

Libros Recomendados.

Artículos relacionados

Comentarios