Cómo llevar las finanzas de mi empresa desde el principio.

Cuando te encuentras abrumado por todo lo que debes hacer para crear tu propio negocio, es muy fácil convencerse de empezar a llevar la contabilidad después. A fin de cuentas apenas estás comenzando.

El problema es que hacerlo después podría ser muy tarde para salvar tu negocio. Una de las primeras actividades que debes tener en cuenta, es cómo vas a llevar las finanzas de tu empresa mes a mes. Reportes regulares no solo te alertarán de posibles problemas, también te ayudarán a visualizar el mejor camino para crecer.


Incluso si no pretendes hacerlo tú mismo, necesitarás entender lo que hace tu contador, para que participes en la salud financiera de tu proyecto. Esto significa que debes adquirir conocimiento financiero en al menos tres informes básicos.

  • Estado de pérdidas y ganancias: Muestra los ingresos y gastos durante un periodo de tiempo.
  • Balance general: Proporciona el estado de los pasivos, activos y capital global de la empresa en una fecha determinada.
  • Estado de flujo de efectivo: Muestra qué tanto dinero en efectivo posee la empresa después de contabilizar todos los gastos.

Hacer el análisis de la información mencionada anteriormente puede parecer sencillo, sin embargo puede tornarse en una práctica muy confusa, especialmente si tu negocio tiene un buen flujo de efectivo. Con altos volúmenes, puede ser difícil determinar quién te debe exactamente qué y cuándo debe pagarlo. También necesitas entender qué recursos tienes disponibles si hay clientes con retrasos en los pagos para actuar rápidamente y cobrar ese dinero.


Al mismo tiempo debes ser muy cuidadoso con el pago de tus deudas. Aunque tu instinto te diga que debes hacer los pagos inmediatamente, esto podría dejarte corto de efectivo. Esto no solo perjudicaría tu posición con posibles inversionistas, también podría afectar la inyección de capital futuro. A los inversionistas no les gustan los empresarios que no saben manejar el flujo de caja.

Los beneficios de llevar muy bien las cuentas de tu empresa, van más allá de mantener tu compañía a flote financieramente. Puedes usar estos informes para proyectar el crecimiento y pasar a una fase de madurez. Hacer presupuestos y proyecciones se convierte en una tarea más sencilla cuando tienes información financiera sólida y evidentemente el apoyo de un experto.

Si tienes experiencia en contabilidad, es posible que te sientas tentado de llevar estos procesos tú mismo, sin embargo te aconsejamos que te resistas de hacerlo. Adicionar las responsabilidades de la contabilidad al inicio es un movimiento que muy posible te llevará a fracasar, debido a la carga de trabajo que tendrás. Incluso si decides hacerlo, asegúrate de delegar estas actividades en el menor tiempo posible.

Te aconsejamos asociarte con un proveedor de servicios de contabilidad desde el inicio. Si no tienes dinero para eso, hazlo con un familiar o conocido que tenga los conocimientos; acordando un pago que esté más acorde con tus posibilidades. Esto te ayudará a establecer buenas prácticas de contabilidad desde el principio.

Si estás realmente interesado en crear tu propio negocio y quieres encontrar más información sobre este tema, adquiere nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas. Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

Fuente

Comentarios