La palabra presupuesto la escuchamos constantemente y a pesar de entender su significado, pocas personas dan una definición rápida y acertada de este término. Inclusive, aún conociendo su importancia es una técnica poco utilizada.

“Tener un presupuesto es la diferencia entre ser financieramente responsable o estar en constante peligro económico”

Teniendo en cuenta la importancia en el manejo de tu dinero al momento de crear empresa, hemos decidido hacer de este artículo una guía paso a paso para que aprendas a crear un presupuesto que puedas aplicar en tu vida personal y en tu negocio.



¿Qué es un presupuesto?

Si haces una búsqueda rápida en internet sobre este término encontrarás que es un cálculo anticipado de los ingresos y egresos de una actividad económica ya sea personal, familiar, empresarial o gubernamental, que se hace generalmente de forma anual.

En pocas palabras, un presupuesto es el proceso de crear un plan para gastar tu dinero de manera inteligente, permitiéndote determinar por adelantado si tienes suficiente efectivo para hacer lo que sea que quieras hacer con él.

¿Porqué es importante un presupuesto y para que sirve?

Tener un presupuesto asegura que siempre tengas suficiente dinero y aún más importante te mantendrá fuera de deudas y te ayudará a salir de ellas si las tienes actualmente.

Un presupuesto cumple básicamente dos objetivos:

  1. Organizar tus finanzas.
  2. Prepararte para todo tipo de emergencias financieras.

Paso 1: Evalúa tus finanzas

Evaluar tus finanzas se resume en conocer cual es tu ingreso neto.

Tu ingreso neto es la cantidad de dinero que queda libre después de cancelar todas tus deudas. Tu ingreso neto es todo el dinero que haces en un mes (Salario, bonos, inversiones) menos tus gastos que son todas las deudas que tienes en un mes.

Debes tener en cuenta que tienes gastos fijos y gastos variables. Los gastos fijos son aquellos que se mantienen iguales mes a mes, como por ejemplo la cuota mensual de tu vivienda o vehículo, la cuenta del celular, el servicio de cable, etc.

Por otro lado tienes los gastos variables, como por ejemplo las facturas de servicios públicos, como la luz y el agua, y también tienes el pago de gasolina, alimentos y el dinero que gastas en entretenimiento.

Ingresos netos= Ingresos mensuales – Gastos fijos – Gastos variables



Paso 2: Analiza tus gastos mensuales

Una vez que hayas calculado tu ingreso neto el siguiente paso es analizar cuidadosamente tus gastos. Esto con la intensión de conocer exactamente en que estas gastando y si tienes alguna posibilidad de reducir esta cantidad, lo cuál terminará aumentando tus ingresos netos.

Es posible que nunca hayas rastreado y registrado tus gastos, si no lo has hecho este es un buen momento para empezar a pedir siempre los recibos de todo lo que compres o a escribir estas sumas de dinero en tu teléfono. La mayoría de las personas tienden a estimar sus gastos y a mantener una cifra aproximada en su cabeza, pero te darás cuenta que existe una gran diferencia entre estimar tus hábitos de consumo y tus gastos reales.

Ubica estos gastos en diferentes categorías. Aún cuando todos tenemos estilos de vida diferentes todos podemos ubicar nuestros gastos en las siguientes categorías: Renta, servicios públicos, transporte, comida, salud, internet, ahorros, vacaciones, etc.

Haciendo este ejercicio te darás cuenta de la cantidad de dinero que gastas innecesariamente y que podrías estar ahorrando e invirtiendo.



Paso 3: Registra tu información en una base de datos

Si te gusta la vieja escuela, tu base de datos será un cuaderno, pero como seguramente te mantienes actualizado sabrás que puedes registrar todos tus movimientos financieros en tu laptop o teléfono. Software como Microsoft Excel y Youneedabudget, o aplicaciones como Spending Tracker te serán de gran ayuda no solo para registrar tu valiosa información financiera, sino también para rastrear y analizar y controlar tus hábitos de gasto. Cualquier opción que escojas te ayudará a permanecer fuera de problemas financieros.

Paso 4: Haz tus propios ajustes

Luego de haber recolectado, registrado y analizado tus movimientos financieros sabrás con exactitud si tus gastos son excesivos. Es muy común que tengas fugas de dinero que nunca detectarías sin la ayuda de un presupuesto y es en este paso donde viene lo más difícil, empezar a reducir tus gastos mensuales.

Si no tienes un presupuesto este es el momento para que empieces a trabajar en uno. Este es el primer paso hacia la libertad financiera.

Si es útil para ti hemos creado una plantilla en Excel con la información básica que necesitas para crear un presupuesto personal. Existen plantillas más complejas y con información mucho más detallada, sin embargo no queremos hacer de este proceso algo complicado, por el contrario queremos que realmente conviertas esto en un hábito y empieces a mejorar tus herramientas a tu propio ritmo. La idea es que la modifiques según tu realidad y la ajustes a tus necesidades. Puedes descargar la plantilla totalmente gratis haciendo CLICK AQUÍ.

Artículos relacionados

Comentarios