¿Quieres saber cómo pasar del dicho al hecho? Haz que tu idea sea todo un éxito

¿Quieres saber cómo pasar del dicho al hecho? Haz que tu idea sea todo un éxito

Para realizar cualquier acción se deben seguir una serie consecutiva de pasos para que se lleve a cabo correctamente. El primer paso es pensar en la idea y los demás pasos harán parte de la ejecución.

La mayoría de personas están acostumbradas a pensar en ideas de negocio y no en ejecutarlas, por conformismo o miedo, siempre es más sencillo no atreverse a caminar fuera de la zona de confort y es ahí cuando se separan los que cumplen sus metas y los que no.

Si quieres ser parte del primer grupo, el emprendedor y escritor Todd Henry nos brinda a todos la posibilidad de atrevernos a llegar más allá. ¿Cómo?


Enseñándonos a desarrollar esa voz interior que nos permitirá atrevernos a dar todos los pasos necesarios para pasar del dicho al hecho.

Lo primordial es definir lo siguiente

  • Quienes somos.
  • Hacia dónde vamos.
  • Cómo vamos a llegar.

Una vez sabiendo esto, debemos comprender que en el camino para realizar nuestras metas no todo va a ser en ascenso. Por diferentes motivos nos vemos inmersos en altibajos y la probabilidad de quedarnos estancados allí es alta. La cuestión es que no se debe ver como algo malo puesto que no implica directamente que nosotros estamos fallando, simplemente que estamos haciendo algo mal y que debemos re-configurar nuestro “modus operandi” para encontrar otros resultados que nos permitan volver a ascender.

Cuando estemos en carrera nuevamente necesitamos ser conscientes de la disciplina y sacrificio que conlleva el querer llegar lejos. Así que Todd, haciendo referencia a una expresión usada por Greg McKeown, autor de Essentialism, nos invita a meternos en el MODO-MONJE. Un estado mental donde podemos alejar todas las distracciones que puedan dispersar nuestra concentración.


Un ejemplo del uso del modo monje, es la historia de la persona que le dio vida a esa expresión. Greg McKeown ya tenía el aval de un editor para publicar su libro, el problema es que Greg no tenía el libro listo. En vista de la falta de avances se vio en la obligación de apartarse del mundo exterior, llegando a medidas un poco extremas como hacerse a un servicio de auto-contestador para su correo electrónico. En caso que le escribieran, a esa persona le llegaba un correo diciendo: Queridos amigos, actualmente estoy trabajando en un nuevo libro que ha puesto enormes cargas en mi tiempo. Por desgracia, no estoy en condiciones de responder de la manera que me gustaría. Para ello, pido disculpas.

Además durante 9 meses destinó 5 días a la semana en los cuales se enfocó única y exclusivamente a escribir de 5AM a 1PM. El resultado de todo, fue un libro terminado y listo para ser publicado.

En el momento en el que hayamos asimilado que llevar a cabo el trabajo es posible viene la parte más difícil pero más satisfactoria, debemos trabajar arduamente y por el tiempo que sea necesario. ACCIÓN+PACIENCIA una combinación poderosa que de seguro traerá resultados.

Si no te has atrevido a empezar a luchar por lo que quieres, desarrolla esa voz interior que te dará fuerzas en todas las etapas del camino y llénate de motivos para hacer las cosas realidad. Una idea que no se ejecuta es igual a una idea jamás pensada.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

La trampa de pensar positivamente

La trampa de pensar positivamente

Hace algún tiempo escribí un artículo bastante compartido sobre lo negativo que puede ser contarle a los demás nuestras metas. La razón principal es que al contar nuestros objetivos la mente siente la satisfacción de haberlos cumplido y a raíz de esto se pierde motivación y como consecuencia es menos probable que alcancemos nuestras metas.

Bajo este mismo principio, la psicóloga estadounidense Gabriele Oettingen, basándose en sus más de 20 años de investigación en cómo los humanos piensan sobre el futuro y cómo esto afecta su comportamiento, conocimiento y emociones, asegura que hemos estado equivocados mucho tiempo acerca de algo que hacemos muy a menudo, pensar positivamente.

Por lo general hemos sido víctimas y victimarios de las frases: Mira el lado bueno de la vida, tú puedes hacerlo y observa el vaso medio lleno, no medio vacío. De la misma manera que nuestro cerebro siente satisfacción al contar una meta por cumplir, experimenta una sensación de complacencia y relajación pensando que “todo va a salir bien” y lo único que se logra es perder motivación, reducir los esfuerzos e impedir que hagamos el trabajo duro para finalmente no conseguir lo que queremos.


La conclusión se aferra fuertemente a los hallazgos en diferentes estudios realizados:

  • Pacientes pertenecientes a programas de reducción de peso demostraron que entre más positivamente pensaban en sus avances, menos peso perdían.
  • Pacientes de trasplante de cadera que pensaban más positivamente acerca de su recuperación, se recuperaron más lento.
  • Personas que estaban próximas a retirarse y pensaban más positivamente en ello, ahorraron menos.
  • Cuando son mejores los mensajes en los medios acerca de cómo está la situación económica actual, la bolsa de valores presenta un peor rendimiento en las semanas venideras.

Entonces, entre más positivamente pensamos sentimos más placer pero a largo plazo, el no conseguir los resultados nos puede deprimir.

¿La solución es pensar negativamente? Claro que no. ¿Debemos dejar de pensar positivamente? ¡Por supuesto que no! Ya que pensando positivamente podemos contemplar nuevas posibilidades para nuestro futuro. La solución está en pensar positivamente si y solo si, lo combinamos con una dosis inmensa de realidad, de esta manera existirá la motivación sin caer en el engaño.

En otro estudio realizado a niños de tercer grado, se le pidió a un grupo que pensara en el premio que ganarían si superaban un test de lenguaje y que a su vez pensaran en cómo su comportamiento podría impedirles ganar el premio; al otro grupo simplemente se le pidió que fantaseara con la recompensa. A esta altura del artículo no debe sorprender a nadie que los niños que pensaron en su comportamiento tuvieron un desempeño más alto.

En su libro titulado, Rethinking Positive Thinking: Inside the New Science of Motivation, Oettingen da su fórmula para no ser presas del pensamiento positivo y poder darnos la motivación suficiente que incluso nos permitirá cambiar malos hábitos. La resume en la sigla WOOP (wishes, outcomes, obstacles, plan). Lo primero es visualizar el sueño, después imaginar las cosas positivas que ganaríamos, lo siguiente es contraponer los obstáculos que se pueden interponer en el camino y finalmente formular un plan para saltar esos obstáculos y alcanzar la meta.


Oettingen sostiene que personas que tienen la capacidad de hacer esa asociación mental, han podido dejar su adicción al cigarrillo de una manera más sencilla, a estudiantes a tener mejor desempeño en pruebas estatales y a mujeres a obtener mejores hábitos para tener un estilo de vida más sano.

Ya lo saben ¡a soñar pero con los pies en la tierra!

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

Así piensan las personas con dinero y así debes hacerlo tú para tenerlo

Así piensan las personas con dinero y así debes hacerlo tú para tenerlo

Se estima que para el año 2016 el 1% de la población mundial, tendrá más del 50% de toda la riqueza del planeta, según informes de Oxfam Intermón. Para el año pasado, 85 personas acumulaban la “riqueza” que reúnen 3.500 millones de personas en pobreza extrema y curiosamente, en el año 2010 esa misma riqueza se la repartían entre 388 personas. La desigualdad va en un aumento notable. Pero no nos detendremos a analizar las consecuencias que esto trae, nos fijaremos en cómo razonan las personas que acumulan esta riqueza.

Muchos afortunados nacen dentro de imperios multimillonarios pero otros nacen en la nada y se encargan de crearlo. ¿Qué les permite hacerlo?

T.Harv Eker, emprendedor, orador motivacional y autor de los bestseller Secret of the Millionaire Mind y Speedwealth: How to Make a Million in Your Own Business in 3 Years or Less, asegura que todos tenemos en nuestro subconsciente un “money blueprint” y que eso determina que tan alto será nuestro nivel de éxito.

Da ejemplos de cómo muchos ganadores de lotería lo terminan perdiendo todo, porque su “money blueprint” no los deja progresar más. Por otro lado, da ejemplos de millonarios que lo han perdido todo pero que al poco tiempo lo vuelven a recuperar y llegan aún más lejos.

Después de analizar y estudiar la mente de los millonarios, Eker comparte algunas formas de pensamiento que te enseñarán a pensar como un millonario:


    • Las personas ricas están convencidas que ellos crean sus vidas, las personas pobres creen que la vida les pasa a ellos.
    • Las personas ricas juegan al juego del dinero para ganar, las personas pobres juegan pensando en lo que pueden perder.
    • Las personas ricas están comprometidas con ser ricas, las personas pobres simplemente quieren serlo.
    • Las personas ricas piensan en grande, las personas pobres piensan en metas pequeñas.
    • Las personas ricas se enfocan en las oportunidades, las personas pobres en los obstáculos.
    • Las personas ricas admiran a las personas exitosas, las personas pobres sienten envidia.
    • Las personas ricas se rodean de personas positivas y exitosas, las personas pobres de gente negativa.
    • Las personas ricas están dispuestas a promoverse a sí mismos y a sus valores, las personas pobres no.
    • Las personas ricas son más grandes que sus problemas, las personas pobres creen que sus problemas son más grandes que ellos.
    • Las personas ricas son excelentes receptores , las personas pobres son emisoras de su negativismo.
    • Las personas ricas escogen que les paguen por sus resultados, las personas pobres prefieren que les paguen por su tiempo.
    • Las personas ricas se enfocan en su patrimonio, las personas pobres en su salario.
    • Las personas ricas administran su dinero, las personas pobres lo malgastan.
    • Las personas ricas hacen trabajar duro a su dinero para ellos , las personas pobres trabajan duro para su dinero.
    • Las personas ricas actúan a pesar del miedo, las personas pobres dejan que el miedo las detenga.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

3 ejemplos reales de emprendedores que tuvieron éxito aún después de fracasar

3 ejemplos reales de emprendedores que tuvieron éxito aún después de fracasar

¿Te has puesto a pensar cuántas ideas has dejado pasar por miedo?, ¿Cuántas decisiones has dejado de tomar por temor a fallar?, o ¿Cuántas oportunidades has perdido pensando que podrías fracasar?

El fracaso se puede definir como la visualización negativa de un evento o acción que no ha ocurrido, siendo considerado por muchos emprendedores como una de las grandes limitantes o barreras para el inicio y desarrollo de sus propias ideas de negocios.

Para ser líder y emprendedor, es fundamental entender que el miedo al fracaso siempre va a estar presente, lo cual no implica que ocurra. El hecho de emprender un proyecto implica estar preparados para afrontar diferentes tipos de fracasos, obstáculos o resultados no deseados que se van a presentar a medida que éste es desarrollado. Por lo tanto, es vital saber afrontar esos fracasos como experiencias y aprendizajes, ya que siempre se van a presentar en algún punto de nuestra idea de negocio.


De acuerdo con un estudio realizado a estudiantes de Cataluña por la universidad de Oberta, sé evidenció que más de la mitad de los estudiantes les gustaría ser emprendedores y formadores de grandes empresas. Pero por otro lado se reflejó, que de esa mitad, las dos terceras partes son temerosas al fracaso. Debido a esto, se refleja por qué la tasa de emprendedores es tan baja en España, alcanzado valores menores al 8%.

Como España, muchos países presentan esta misma dificultad. De acuerdo con Jesús A. Mármol, señala en su obra ¨El Poder Transformador del Fracaso¨ lo siguiente: “El drama no se encuentra en no alcanzar el éxito, sino en la estigmatización social al fracaso”.

Es por esto, que muchas personas al fracasar en el primer intento de formación de empresa, nunca más lo vuelven a intentar; no tanto por ese temor al fracaso, sino el temor a la manera como juzga la sociedad. Es aquí donde se traza esa línea entre personas emprendedoras y conformistas. Una persona conformista es aquella que renuncia a sus ideas y sueños en el momento en que se presenta el primer obstáculo o decepción, al otro lado están las personas emprendedoras que son aquellas que tienen la capacidad de convertir esos tropiezos y obstáculos en fortalezas y oportunidades para avanzar más en su idea y darle más credibilidad.

Los siguientes tres ejemplos, son una muestra de motivación, superación y más importante aún de fuente de inspiración para futuros emprendedores.

Steve Jobs

Sin duda alguna, Steve Jobs pasó a la historia y será recordado por su espíritu emprendedor insaciable, el cual lo llevo a construir el imperio con la mayor participación bursátil a nivel mundial, APPLE. Pero es bien sabido también, que este fenómeno no ocurrió de la noche a la mañana. Jobs inicio su compañía en el garaje de su casa y para crear el imperio tecnológico que es Apple actualmente, tuvo que sobreponerse a muchos fracasos que se presentaron a lo largo de su carrera, ente ellos están:

– El Apple lll, tuvo problemas de calidad, ya que se recalentaba excesivamente y termino siendo un gran fracaso.

– También está la creación de la cámara digital en 1984, que nunca resultó atractiva para los consumidores, ya que solo tenía una capacidad de 8 fotos.

– También estuvo presente la creación del Mac G4 Cube, el cual fue lanzado con un costo muy elevado para la capacidad adquisitiva de sus consumidores y no contaba con un monitor, lo cual no resulto atractivo y valorable para sus clientes.

Sin embargo, pese a todos los fracasos que Steve Jobs tuvo en su larga carrera, supo sobreponerse y crear más de 320 patentes.

A pesar de su muerte, APPLE indudablemente sigue siendo una de las marcas más posicionadas a nivel mundial.


Abraham Lincoln

Abraham Lincoln quien fue decimosexto presidente de Estados Unidos y el primero del partido republicano, nos demostró que Perder no significa Fracasar.

Dando un vistazo a la vida de Abraham Lincoln, podremos observar como esta estuvo llena de fracasos, pérdidas, obstáculos y decepciones. Sin embargo, nunca se dió por vencido y nunca tuvo como opción, renunciar a sus sueños. Su dedicación, fe, humildad y entrega fueron unos de los valores que lo llevaron a que su partido lo escogiera como candidato, para posteriormente posesionarse como presidente en 1860. Si tras su primera derrota, la cual fue no haber ganado las elecciones al senado, hubiera desistido de sus sueños e ideales, hoy en día haría parte de esa larga lista de fracasados y mediocres. Recordemos que no fue una vez la que fallo en su intento por llegar al senado, fueron 3 veces en las cuales Lincoln fue derrotado.

Thomas Alva Edison

Uno de los hombres más conocidos en todo el planeta es Thomas Edison, ya que gracias a su gran invento, LA BOMBILLA ELÉCTRICA, le debemos que podamos aprovechar la noche sino queremos ir a dormir.

Thomas Edison, es la fiel muestra de cómo el que persevera y tiene convicción en sus ideas, nunca debe descansar hasta verlas materializadas. Thomas Edison para crear la bombilla; no fracaso ni una y cien veces, este emprendedor seguro de su propósito, fracaso 999 veces antes de descubrir la bombilla, siendo una de sus frases célebres, la siguiente:

No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla“

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

¿Sabías que estás programando continuamente tu cerebro al fracaso? Sigue estos consejos y busca el éxito

¿Sabías que estás programando continuamente tu cerebro al fracaso? Sigue estos consejos y busca el éxito

Queremos llegar lo más lejos que podamos con nuestros proyectos, pensamos en todo lo que podríamos tener, los lugares que podríamos conocer, pero no siempre tenemos ese impulso definitivo que nos lleva de la intención a la acción.

Puede ser falta de motivación, miedo, inseguridad o todas juntas. Para Carrie Green, fundadora del Female Entrepreneur Association, el problema está en que pese a que nuestros cerebros tienen todo el potencial para volvernos exitosos muchas personas caen en el error de programarlo para el fracaso. ¿Cómo lo hacen? Repitiéndose frases como: “no puedo”, “las personas como yo no lo conseguimos”, “es un reto muy grande para mi”, etc…


Lee también: 3 ejemplos que te ayudarán a dominar el miedo al fracaso.

La mayoría de personas son autocríticas y monitorean constantemente sus acciones, pero hacerlo de forma negativa los encierra en lo que llama Carol S Dweck, profesora de sicología de la universidad de Stanford y autora del libro Mindset: The New Psychology of Success, en personas con mentalidad fija y no con mentalidad en desarrollo.

Si te repites constantemente que no eres capaz y quieres cambiar tu mentalidad, puedes seguir estos 4 pasos que te ayudarán a programar tu mente para alcanzar el éxito incluso cuando parezca imposible:

1. Aprende a oír la voz de tu mentalidad fija

Frente a los retos y contratiempos la voz de mentalidad fija se pronunciara con frases como: “¿no estoy seguro de poder hacerlo?, tal vez no tengo el talento”, “es mucho riesgo, ¿qué dirán los demás si fallo?”. Al recibir críticas la escuchamos decir: “la culpa no es mía es de alguien más”.

El primer paso es reconocerla.

2. Identifica que tienes opción

Cuando te des cuenta que la mentalidad fija es la que habla, reconoce que tienes la opción de ver la realidad de otra manera y en lugar de limitar tu potencial, piensa que con esfuerzo y replanteando estrategias puedes cumplir tus metas. Todo depende del punto de vista desde donde mires el problema.

3. Utiliza tu voz de mentalidad en crecimiento

Ahora debes empezar a combatir tu costumbre de responder cosas negativas frente a tus metas y objetivos. En su libro, Carol nos da un ejemplo:




Mentalidad Fija: ¿Estás seguro que puedes hacerlo?

Mentalidad en Desarrollo: No estoy seguro de lograrlo en este momento, pero creo que invirtiendo tiempo y esfuerzo puedo aprender lo necesario.

Mentalidad Fija: ¿Y si fallas?, serías un fracaso, lo peor que podría pasar.

Mentalidad en Desarrollo: La mayoría de personas exitosas enfrentaron varios fracasos en su camino.

Mentalidad Fija: Si no te arriesgas puedes protegerte a ti mismo y mantener tu dignidad

Mentalidad en Desarrollo: Si no me arriesgo fallaré automáticamente, ¿dónde está la dignidad en eso?


4. Actúa

Sigue a tu voz de mentalidad en desarrollo y pasa de la intención a la acción. Con el tiempo a la hora de enfrentar nuevos retos, aprender de los errores o escuchar críticas, la actitud que tomes será la adecuada para pasar las barreras y no quedarte estancado en ellas.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

15 súper útiles consejos de famosos emprendedores

15 súper útiles consejos de famosos emprendedores

Dicen que de cada 10 empresas nuevas triunfa 1 y que en promedio del 70% al 80% fracasan a los 10 años. No parecen números muy alentadores ¿verdad? Así que buscamos qué tenían por enseñarnos los grandes emprendedores que son parte de ese envidiado 10%.

Desde fundadores de multinacionales, CEO de las más grandiosas empresas, programadores de aplicativos que llegaron para quedarse y miembros del selecto grupo de los 100 hombres y mujeres más poderosos e influyentes a nivel mundial, nos dan tips que los llevaron a ser exitosos y lo que es mejor, que les permiten mantenerse donde están.

1. Encuentra una manera sencilla de hacer un seguimiento de tu progreso, así en realidad puedes ver cómo has crecido, cómo ha crecido tu negocio y cómo ha crecido tu liderazgo. Jack Dorsey-co-fundador de Twitter y Square.

2. No juegues juegos que no entiendes, incluso si ves a mucha gente ganando dinero con ellos. Tony Hsieh, CEO de Zappos.

3. Trato de aprender del pasado pero planeo el futuro basándome exclusivamente en el presente. Ahí es donde está la diversión. Donald Trump, Fundador Trump Entertainment Resorts.

4. Toma 20 años construir una buena reputación y solo 5 minutos para arruinarla. Si piensas en eso harás las cosas diferentes. Warren buffet, top 3 de los hombres más ricos del planeta.

5. Mi madre siempre me enseñó a nunca mirar hacia atrás y arrepentirme si no a seguir hacia adelante y hacer más cosas. El tiempo que las personas pierden pensando en sus fracasos en lugar de invertir esa energía en otros proyectos siempre me ha asombrado. Richard Branson, Magnate Ingles creador de Virgin.

6. Los compradores deciden en los primeros 8 segundos después de ver la casa si están interesados en comprarla. Sal de tu carro, camina en sus zapatos y observa qué es lo que ellos ven en los primeros 8 segundos. Si quieres conocer a tus compradores practica la empatía. Mira las cosas desde las perspectiva del consumidor. Ese consejo es una invaluable herramienta para perfeccionar. Barbara Corcoran, Empresaria norteamericana y celebridad de Televisión (Shark Tank).

7. Pienso que ahora es nuestro momento. A mi madre siempre le dijeron que solo tenía dos opciones: Podría ser enfermera o profesora. Ahora las barreras externas son mucho más bajas Si nos damos cuenta de cuales son los problemas reales, los podemos resolver. No es tan dificil. Sheryl Sandberg, COO de Facebook.


8. Parte de ser un ganador es saber cuando es suficiente. En ocasiones toca rendirse y dejar la pelea a un lado para seguir adelante hacia cosas más productivas. Donald Trump, Fundador Trump Entertainment Resorts.

9. Tus primeros proyectos no son las mejores cosas del mundo, no tienen un valor monetario y pueden no tener dirección, pero así es como aprendes; poniendo todo el esfuerzo en algo que crees correcto y es para ti. Stephen Wozniak, Co-fundador de Apple.

10. A los clientes nos les importa cuál sea la tecnología siempre y cuando resuelva un problema de manera superior. Si no puedes monopolizar una solución única para un mercado pequeño, te verás atascado en competencia maliciosa. Peter Thiel, Co-fundador de Paypal.

11. Creemos que es realmente importante proponer valores con los que te puedas comprometer, y por compromiso, queremos decir que estés dispuesto a contratar y despedir basado en eso valores. Si estás dispuesto a hacerlo, estás en un buen camino a construir una cultura empresarial que se alinea con la marca que quieres construir. Tony Hsieh, CEO de Zappos.

12. Si te ofrecen un puesto en un cohete, no preguntes cuál asiento te toca. Sheryl Sandberg, COO de Facebook.

13. Cada momento en los negocios solo pasa una vez, El siguiente Bill Gates no construirá un sistema operativo, el siguiente Larry Page o Sergey Brin no hará un motor de búsqueda y el siguiente Mark Zuckerberg no creará una red social. Si estás tratando de imitarlos, nos has aprendido nada de ellos. Peter Thiel, Co-fundador de Paypal.

14. No te atrevas a subestimar tu instinto, es un salvavidas para tiburones y emprendedores. Mucha gente recuerda los momentos en los que lo ignoraron simplemente para arrepentirse. Aprender a escuchar tu instinto es una forma de auto-preservación y puede ser increíblemente fácil y difícil al mismo tiempo, pero vale la pena dominarlo. Barbara Corcoran, Empresaria norteamericana y celebridad de TV (shark tank).

15. Esta bien celebrar los triunfos pero es más importante ponerle atención a las lecciones que dejan los fracasos. Bill Gates, Fundador de Microsoft.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.