6 extraordinarios tips para aprender más rápido

6 extraordinarios tips para aprender más rápido

Déjame decirte primero lo que NO debes hacer, porque muchas personas se apresuran y dicen: “Voy a aprender más rápido, quiero aprender a leer más rápido, quiero aprender un idioma, quiero aprender todas estas habilidades…” Y lo que está sucediendo es que la gente es muy “transitoria” con sus metas de aprendizaje. ¿Qué quiero decir con eso? Quiero decir que son un poco falsos al respecto. Realmente no quieren aprender.

Ellos dicen que les gustaría aprender esto y lo otro. Algún día, me gustaría aprender francés. Algún día, me gustaría aprender fotografía. Algún día, me gustaría hacer un blog…y en realidad nunca lo hacen, porque aprender no se da “algún día”, es algo que se da consistentemente.

Si realmente vamos a llegar al punto de aprender más rápido, debemos acercarnos al aprendizaje de manera diferente. No pueden ser pequeñas metas aisladas lo que queramos aprender. Eso no funciona en las personas, porque no son consistentes. Tiene que haber una visión más amplia de quiénes son y de qué quieren que se trate su vida.

Si vas a mantenerte en un hábito de aprendizaje, debes tener una visión más amplia de ti mismo.

1. Conecta tus metas de vida con lo que quieres aprender.

Si quieres aprender algo más rápido, primero debes saber la conexión entre tus metas de aprendizaje y tus sueños.

Le digo a las personas todo el tiempo: no vengas a decirme qué quieres aprender, porque, ¿adivina qué?…Queremos aprender todo. Todos quieren aprender 50 cosas nuevas inmediatamente, pero nadie aprende nunca nada, ¿por qué? Porque no es real para ellos, es un deseo transitorio. Si quieres volverte un gran aprendiz, debe estar atado a tus sueños; un verdadero estilo de vida en el que te veas a ti mismo.




2. Tienes que saber lo que quieres de tu vida antes de convertirte en aprendiz maestro.

Hasta que sepa que quiero de mi vida, lo que quiero que sea día a día, lo que sueño y lo que quiero ser, NO SABRÉ QUÉ QUIERO APRENDER; solo voy a tener curiosidad sobre las cosas y no me sumergiré completamente.

Pero el camino hacia la verdadera maestría es la parte donde decimos: “¿De qué quiero que sea mi vida?” Permítanme desarrollar el conocimiento, las habilidades, las competencias, las capacidades para construir esa vida. Ahí es donde se se pueden convertir en un verdadero aprendiz.

No sabrás qué aprender, qué competencias y qué capacidades desarrollar hasta que sepas cuál es tu misión. De lo contrario sólo estás “jugando con habilidades”. Jugarás con aprender algo pero nunca te sumergirás en ello.

Así que una vez que sepas lo que quieres en tu vida y cuáles son tus pasiones, aprenderás lo que tienes que aprender en el camino y todo cambiará.

No estoy diciendo que tengas que conocer tu “propósito último” en la vida antes de que puedas aprender algo. Sólo estoy diciendo que si quieres aprender más rápido, empieza a averiguar el propósito, empieza a identificar su dirección, y así aprenderás más rápido.

3. Sigue un ejemplo. No re-inventes la rueda.

Si quieres aprender algo, necesitas ser capaz de seguir un ejemplo. Tienes que ser capaz de ver a alguien que ya lo ha hecho. Tienes que ser capaz de leer acerca de alguien que ya lo ha hecho. Necesitas experimentar a alguien que ya lo haya hecho.

Lo peor que puedes hacer en el aprendizaje es empezar desde cero. Sin fundamento de lo que ha funcionado antes, sólo estás inventando cosas; y esa es la forma más lenta de aprender.

La rueda fue inventada hace un par de miles de años como ya sabes, así que lo peor que puedes hacer es decir: “Déjame empezar a probar un montón de cosas”. Eso no es aprender; Eso se llama ser un idiota y ser un idiota es ir por la vida sin darte cuenta de que alguien ya lo ha hecho por ti.

Así que ve a leer un libro sobre alguien que ha hecho lo que quieres hacer. Toma un curso de alguien que ya logró lo que deseas lograr. Sigue en redes a alguien que ya lo hizo. Hay tantos ejemplos de los cuales aprender y debes comenzar con eso.




4. Hazlo una práctica.

Tienes que practicar consistentemente para dominar las habilidades.

¿Qué significa? Me refiero a exposición diaria e inmersión en eso que tratas de aprender.

Si vas a tratar de aprender piano, no vas a aprenderlo por ir a clases de piano una vez al mes. Si quieres aprender francés, no lo vas a aprender hablando con alguien que habla francés una vez al mes o incluso una vez a la semana. Tiene que ser más que eso.

Si quieres aprender algo, tienes que sumergirte profundamente en eso durante un largo período de tiempo. No puede ser un evento de fin de semana o un seminario. No puede ser un curso de una sola vez. Tiene que ser algo en lo que en realidad te metas.

Para mi desarrollo personal, leo un libro por semana sobre ese tema y lo he hecho durante 17 años consecutivos, sin saltarme una semana. Fue dedicación para mí. Iba a aprenderlo. Iba a dominar mi vida. Iba a aprender a dominar mi mente, a dominar mis relaciones, a dominar mis finanzas y a dominar mi salud. Era tan importante para mí que lo hice una realidad cotidiana.

Si en este momento estás diciendo: “No puedo dedicar todos los días a aprender algo”, estás dedicando todos los días a la disminución constante de tus competencias.

No me digas que no puedes hacer algo todos los días para aprender y para crecer. Si sientes que no puedes tomar algo de tiempo todos los días para hacerlo, estás manejando mal tu vida.

Creo que lo que falta para muchas personas en este momento es que tienen una desconexión o disociación de cualquier sentido de “dominio” en su vida. Porque si no estamos dominando algo y trabajando para mejorar en algo, entonces nunca vamos a tener un sentido de progreso. Y si nunca tenemos un sentido de progreso, entonces nunca experimentaremos esa profunda satisfacción, gozo, alegría o felicidad que da el ser excelente en algo.

Así que tienes que practicar algo constantemente, así sea un poco todos los días. Y la gente dirá: “Wow, ¿cómo te volviste tan bueno en esto?”. Tú les dirás: “Trabajé en ello, cada día”.

Por eso no hay misterio. Me volví bueno porque lo hice todos los días. Es la práctica de la inmersión y la consistencia; un hábito de aprender esa cosa que me llevará a alcanzar mis metas y sueños.

5. Recibe feedback para poder crecer.

Si quieres convertirte en un atleta de clase mundial, entonces necesitas un entrenador. Si quieres convertirte en una persona de clase mundial en lo que estás haciendo, necesitas que alguien lo vea y te dé feedback. Tal vez un mentor que te da feedback sobre tus presentaciones. Tal vez es un amigo que tiene ojo crítico, que pueda mirar las cosas y dar buenas y valiosas comentarios constructivos. A ese que le dices: “Hey, antes de enviar esto, ¿podrías mirarlo?”

Se trata de obtener feedback ya sea de un amigo, familia, cónyuge; simplemente alguien que pueda ver lo que estás haciendo y diga: “Prueba esto. Me gusta esto o no me gusta esto”.

Hay algunas cosas que pueden destruir el aprendizaje. Cuando la gente es tan brutal en sus comentarios o son tan críticos acerca de algo pueden detener tu aprendizaje. Si el comentario viene de un lugar oscuro y de una persona mala, entonces no la escuches. No hay nada relevante allí porque viene del lugar equivocado. No debe significar nada para ti cuando la gente es dura contigo y ellos no te conocen.

Pero si alguien conoce tu corazón, sabe quién eres y te da feedback de forma muy directa o grosera, no escuches a las emociones. En su lugar, pregúntate si lo que están diciendo es relevante y puede mejorar tu aprendizaje.

Si lo es, debes tomar lo importante del comentario. Encuentra la sabiduría en lo que te dijeron, incluso si es fuerte. Probablemente puedas decir: “Esto es relevante y si lo aplico puedo mejorar”. Eso es vital.




6. Ponte fechas límite.

¿Qué tan rápido debes aprender algo? ¿Qué tan rápido necesitas dominar algo? ¿Es algo que vas a dominar este mes, este año, esta década?

Sin una línea de tiempo para desarrollar tus competencias, nunca actuarás o te caerás de la pista. No tener fechas límite significa distracción garantizada. Entonces, ¿cuando necesitas aprender o alcanzar el siguiente nivel de una habilidad? ¿Cuál es la consecuencia si no lo aprendes para esa fecha? Conocer la respuesta a estas dos preguntas acelerará tu aprendizaje.

Conclusión

-Sabes lo que necesitas aprender.

-Tienes personas de las cuales aprender.

-Puedes recibir feedback de ellos.

-Sabes que puedes hacerlo que lo harás en un plazo determinado.

Sigue estos pasos y empezarás a aprender más rápido. Estarás más comprometido con tu vida. Tendrás más entusiasmo por aprender. Sentirás cómo estás creciendo y estarás más satisfecho con tu vida.

Fuente

¿Cómo ser el primero en tener ideas originales y creativas?

¿Cómo ser el primero en tener ideas originales y creativas?

En todas las generaciones han habido personas que resaltan sobre la mayoría gracias a sus contribuciones: Mandela, Gandhi, da Vinci, Walt Disney, Mozart, el papa Francisco…la lista es interminable. Todos y cada uno de ellos tuvieron su forma de hacer las cosas diferente a los demás; saltaron lo “normal” para enseñarle al mundo que hay otra forma de ver y ejecutar ideas.

Como emprendedores tenemos la opción de seguir lo que han hecho otros, y no está mal; pero seguramente estaría mejor aprender del trabajo de los demás y encontrar mejores maneras de hacer las cosas. Empresas de taxis llevan muchos años funcionando pero servicios como Uber entendieron que el mercado ya estaba abierto, la tecnología había avanzado y potenciaron el servicio.

Desde ese punto de vista las oportunidades de negocio son infinitas, simplemente está en atrevernos a dar ese primer paso a la independencia económica. Suena fácil, ¿verdad?


Para Adam Grant , el profesor titular más joven en la historia de Wharton y autor de 2 bestseller: Toma y da: Un acercamiento revolucionario al éxito y Originales: Cómo los que no se conforman mueven el mundo, los grandes personajes se caracterizan por su creatividad y por la iniciativa de hacer sus visiones realidad.

Gracias a su amplio conocimiento en psicología organizacional, trajo a la vida su último libro, Originales; en el que nos da algunos tips para despertar nuestra creatividad y desarrollar ideas más interesantes.

1. Piensa en otra cosa

El escritor Michael Gladwell dijo alguna vez que se necesitaban 10.000 horas de práctica para ser experto en algo. Asumiendo que es así, tanto tiempo enfocados en lo mismo nos puede cegar e impedir pensar de forma diferente para llegar a nuevos resultados. Es normal, aprendemos de personas que llevan mucho más tiempo dedicados a “eso” y heredamos lo sesgados que pueden llegar a estar.

El consejo de Adam es tener simultáneamente otro tipo de proyectos o hobbies; así escapamos de las paredes que encierran nuestro potencial de pensar diferente. No en vano, un estudio comprobó que gran cantidad de ganadores del premio novel, con respecto a otros colegas, son 22 veces más propensos a ser bailarines o magos, 12 veces más propensos a escribir poesía y 2 veces más propensos a tocar algún instrumento.

2. Cantidad sobre calidad

En el libro Art & Fear, encontramos un experimento bastante interesante: Un profesor de cerámica dividió a sus alumnos en dos grupos; el primero iba a ser calificado por la cantidad de piezas que crearan, de modo que entre mayor fuera el peso de sus trabajos, más nota sacarían. El otro grupo sería juzgado por la calidad de la pieza, así que solo debían crear una. Resultó que los trabajos de mejor calidad, ¡estuvieron en el grupo que mayor cantidad de piezas debía crear!

Beethoven compuso más de 300 piezas, ¡no solo 9 sinfonías!

3. Date tiempo

Por lo general, justo después de pensar en un idea creemos que es increíblemente buena y en la mayoría de los casos no es así. El consejo de Adam es tomarnos un tiempo, 1 días o 2, y volver con ojos frescos y más objetivos para terminarla.


¡¡OJO PADRES!!

Todos queremos que nuestros hijos sean felices, pero es mucho mejor si van a ser felices y conocidos mundialmente por sus contribuciones a la humanidad. ¿O no? La advertencia aquí es ser cuidadosos y no dejarnos llevar por el deseos de volverlos excelentes en algo.

Adam dice: “Trata de diseñarlo para cierta clase de éxito [hablando de los hijos] y lo mejor que obtendrás es un robot ambicioso. Si quieres que tus hijos traigan ideas originales al mundo, debes dejarlos perseguir sus pasiones, no las tuyas”.

Un estudio, analizó las diferencias en comportamiento de las familias de los niños creativos y encontraron algo que a simple vista es obvio, pero por temor y protección no siempre aplicamos: Les dan libertad. Les enseñan valores pero dejan que ellos mismos los vayan aplicando, y esa autonomía les enseña a pensar por su cuenta y a no temer ir contra la corriente. De lo contrario, es probable que en vez de desarrollar su propia personalidad, deban simplemente adaptarse a la forma de ser de los demás.

Además, otro estudio conducido por la psicóloga Ellen Winner, comprobó la poca relación que existe entre los niños prodigio y los grandes pensadores. Dice Ellen que solo una pequeña fracción se vuelven creadores revolucionarios, mientras que la mayoría terminan siendo expertos en determinados campos y líderes de organizaciones.

Cómo pensar como lo hacen los mejores emprendedores

Cómo pensar como lo hacen los mejores emprendedores

Si das un vistazo rápido a los más exitosos emprendedores verás que no hay mucho en común entre ellos, tal vez pensarás que hay poco por aprender. Piensa por ejemplo en Amancio Ortega (Zara), Larry Page (Google) y Oprah Winfrey (Harpo). Cada uno atravesó caminos completamente diferentes.

No obstante, existe un gran “pero”. Mientras que su camino y comportamientos son característicos de cada uno, sus pensamientos son similares.

Un estudio realizado por Saras D Sarasvathy, en la escuela de negocios en la Universidad de Virginia, demuestra que aquellos emprendedores que han creado con éxito dos o más empresas, típicamente siguen los mismos patrones; que si bien funcionaron para ellos, pueden funcionar para ti.


Quieren realmente hacer lo que están haciendo.

Si no tienes el suficiente deseo, nunca darás tu mejor esfuerzo, te rendirás al primer obstáculo y al ver que no obtuviste resultados nunca más intentarás algo nuevo.

Empiezan dando un pequeño paso hacia su objetivo.

Empezar algo nuevo es arriesgado. No quieres dar grandes pasos muy rápido. Todo lo que probablemente has leído sobre emprendedores te hace pensar que ellos aman el riesgo, sin embargo, nada esta más alejado de la realidad. Ellos dan pequeños pasos, pero lo hacen constantemente. No te imaginas todo lo que avanzas dando pequeños pasos. Lo importante es empezar a darlos, tal vez en algún momento lo hagas en la dirección incorrecta, pero siempre podrás corregir el camino.

Después de dar pequeños pasos, re-evalúan con base a lo aprendido.

Tal vez confirmaron que su objetivo inicial era definitivamente uno bueno. Tal vez el mercado les enseñó que debían tomar otra dirección. Tal vez llegaron a la conclusión que no tenían el suficiente deseo. En este punto, después de dar esos pequeños pasos, es hora de detenerse y considerar lo que ha sucedido.

Después de entender lo sucedido, siguen dando pequeños pasos.

Esto se convierte en un ciclo. En pocas palabras la fórmula del éxito es encontrar qué es lo que verdaderamente quieres hacer, y cuando lo sepas, actúa, aprende, construye y repite.


¿Qué significa esto?

Te habrás dado cuenta que las ideas se transforman con el tiempo, a partir de las enseñanzas del mercado al dar tus primeros pasos. Inicialmente Howard Shultz utilizaba opera italiana como música de fondo para Starbucks. Michael Dell inició su compañía únicamente re ensamblando computadores personales de IBM. Los mejores emprendedores no esperan a que su producto sea perfecto; se acercan lo suficiente y lo lanzan. Por el camino hacen los cambios necesarios.

Lo importante es empezar y aplicar el cliclo: actuar, aprender, construir y repetir.

Elimina lo que no funciona y repite una y otra vez lo que sí.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter, Instagram y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

Fuente

11 pasos para empezar un negocio exitoso en tus 20’s

11 pasos para empezar un negocio exitoso en tus 20’s

Tus 20’s están destinados para presionar. Mientras tus amigos disfrutan el fin de semana y salen los jueves en la noche, tú puedes estar haciendo crecer tu negocio y sentando las bases de un futuro éxito.

Los millennials y la generación Z tienen excelentes oportunidades en la punta de sus dedos. Mientras que la generación de nuestros padres tuvo que invertir su tiempo y el trabajo en una corporación, la iGeneration y la generación del internet tienen una alternativa más rápida y más divertida. Desde que crecimos con la tecnología, tenemos una ventaja competitiva para construir marcas que dependen de marketing digital y tecnología.

Ya sea que quieras crear el siguiente Snapchat, empezar una agencia de mercadeo, o volverte un influenciador  en Instagram, es tiempo de dejar de revisar las redes sociales y empezar a trabajar en tu propio negocio.




1. Empieza un trabajo alterno

La mayoría de las personas subestiman cuánto tiempo tiene después de la jornada laboral, asumiendo que tienes una jornada estándar de 9 a 5. Si tienes un trabajo que no te agrada y quieres ser tu propio jefe, deja de quejarte del terrible trabajo y toma acción. Solo una taza de café después del trabajo y empieza a luchar de 6pm a 2am en el negocio que quieres empezar.

Si eres un artista, empieza a postear videos en YouTube acerca de los detalles detrás de tu proceso. Abre una tienda de E-commerce en Shopify. Promociona tus productos en Instagram. Todo esto lo puedes hacer mientras trabajas. Lo mejor de todo, lo haces mientras recibes el cheque de alguien más.

2. Deja de beber

Si en realidad estás apasionado por el emprendimiento, rápidamente entenderás que los fines de semana son el tiempo más productivo para completar tareas. Literalmente puedes trabajar 20 horas en el fin de semana para hacer crecer tu marca.

Eso no va a pasar si sales a bares los viernes y sábados en la noche. En primer lugar, vas a drenar tu cuenta bancaria por comprarle shots a todos tus amigos. En segundo lugar, no serás productivo si tienes resaca.

Empieza poniendo tu alarma a las 6:30 am los fines de semana. Trabaja todo el día, no tendrás ningún arrepentimiento de perderte algunas noches si a tus 30’s tienes un negocio de un millón de dólares.

3. Levántate temprano

Thomas Jefferson dijo una vez: “El sol nunca me ha encontrado en mi cama en 50 años”. El CEO de Apple, Tim Cook, es conocido por levantarse temprano y enviar correos corporativos a las 4:30am. El CEO más joven de la NBA, Brett Yormark, se levanta a las 3:30 de la mañana para poder llegar a la oficina a las 4:30.

Cuando se trata de negocios, el pájaro que madruga atrapa la lombriz. Puedes juzgar a la ofensiva y no a la defensiva, lo que te permite trabajar para crecer tu negocio.

Asegúrate de poner le despertador al otro lado del cuarto, lo que te forzará a levantarte de la cama y no a presionar “snooze”. Haz 50 flexiones de pecho en 5 minutos después de apagar tu alarma para que realmente te levantes.




4. Construye una marca personal

Me sorprende todo el tiempo que pasan las personas promoviéndose ellos mismos en redes sociales, sin tener un website que le dé más información a las a las personas o un lugar donde se puedan contactar con ellos.

Todos deben investigar si su nombre y apellido están disponibles en GoDaddy. Si no lo está, pon tu segundo nombre y lo que haces como parte de la URL (ejemplo: SarahSmithNYCArtist.com). La próxima vez que vayas a una reunión de negocios, estarás asombrado por lo impresionadas que quedan las personas por tu website profesional.

5. Conviértete en un experto aportando contenido

Además de ser dueño de una agencia de marketing, también soy socio de un e-commerce que vende productos dermatológicos. Constantemente buscamos recibir menciones de Glamour, Bustle y Teen Vogue. ¿Sabes que descubrí? Muchos escritores de sitios reconocidos son estudiantes universitarios.

Si amas los deportes, empieza por contactar a sitios como YardBarker para volverte un colaborador. Si amas la moda, ¿qué esperas para escribir a Teen Vogue? Esto potenciará tu marca personal, te dará credibilidad y encontrarás oportunidades que nunca imaginaste.

6. Háblalo

Cuando eres un emprendedor, vives en una isla desierta. Nadie se dará cuenta de todo el trabajo que realizas día a día. Tus amigos que trabajan de 9 a 5 no entenderán lo que tu negocio significa para ti.

Como el emprendimiento puede ser solitario, asegúrate de tener a alguien con quien hablar. Ya sea tu novio o novia, mamá o papá, o un mentor en quien puedas confiar; para crecer, debes tener a alguien que te escuche en esta aventura.

7. Ten paciencia

El problema de la era digital en la que vivimos es que las personas son impacientes. Todos esperan resultados para ayer.

Bill Gates fue famoso diciendo: “La mayoría sobrevalora lo que pueden hacer en un año y subestiman lo que pueden hacer en 10”.

Para poder construir un negocio, necesitas ser paciente a largo plazo. No pienses en dónde quieres que esté tu negocio en un año; piensa en dónde lo quieres en 10 años y cómo lo vas a ejecutar para que tus ambiciones den fruto. Si estás en tus 20’s, lo que te diferenciará como emprendedor es la paciencia. Asegúrate de moverte rápido para hacer las cosas pero se paciente para recibir las ganancias a largo plazo.

He tenido mi compañía por 7 años. Sé que el 96% de los negocios fracasan antes de los 10. Mantengo esta estadística en mi mente todos los días, porque quiero ser parte del 4% que pasan los 10 años.

Cada año que celebres el aniversario de tu negocio, tus músculos seguirán creciendo.

8. Haz dinero.

No puedo soportar a las personas que se llaman así mismo emprendedores. Una simple pregunta separa a los contendientes de los pretendientes: ¿Estás generando ingresos? Muchas personas dicen que las están “rompiendo” en su “aventura emprendedora”, pero cuando indagas un poco, no están generando nada.

Si no estás generando dinero con tu negocio, debes empezar y empezar rápido. Así como un equipo de hockey necesita anotar para ganar el juego, tu negocio necesita ganar dinero para ser considerado un negocio. Deja de pretender y empieza a vender tu producto o servicio.




9. Reúnete con millonarios.

Mensualmente trata de reunirte con millonarios. te asombrará saber que no hay ningún secreto para ser exitoso en los negocios. Aprenderás que el trabajo duro trae mejor suerte y éxito. También te inspirarás y motivarás al escuchar a alguien que tuvo éxito en el mundo de los negocios.

Si intentas conocer a Evan Spiegel de Snapchat,  no tendrás mucha suerte. Sin embargo te sorprenderá cuántos CEO de empresas multimillonarias están dispuestos a conocerte si eres persistente.

No pienses ni por un segundo que eres el único que busca ganar valor de la reunión. Los CEO y fundadores que se conocen contigo, que probablemente estarán entre sus 40’s, 50’s y 60’s; te harán bastantes preguntas. ¿La razón? Sus clientes probablemente tendrán tu edad y ellos entienden la capacidad de gasto que tienen los millennials y la generación Z.

10. Vuélvete un experto en SEO y publicidad pagada

¿Quieres conocer una manera más eficiente para crecer tu negocio que asistir a eventos de networking? Asciende en el ranking de Google para que la gente pueda contactar directamente contigo. Ya sea que recién te hayas graduado de la escuela de leyes o vendas collares personalizados para perros, el SEO y la publicidad pagada literalmente puede ayudar a tu negocio.

Esta es una de las razones principales por las que he sido capaz de hacer crecer mi agencia de marketing rápida y eficientemente.

No hay una universidad o clase que debas tomar para volverte un experto. Solo tienes que ensuciarte las manos, leer artículos y ver videos. Si estás empezando un negocio, necesitas ser bien versado en esta área para que puedas generar oportunidades y ventas todos los días.

11. Economisa

Anteriormente en este artículo, hablé acerca de ahorrar dinero al no salir a bares todos los fines de semana. Haz todo lo posible para ser frugal con tu dinero. Nunca sabes cuándo se ponga dura la economía o el cliente más grande se retire. Si estás gastando en abundancia, no estarás preparado para los tiempos difíciles.   

Cada dólar es muy importante cuando estás empezando un negocio. Hay una razón por la que Warren Buffett ha vivido en la misma casa en Omaha, la cual compró en 58.000 dólares en 1958. Los verdaderos ganadores son inteligentes con su dinero.

  

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter, Instagram y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

 

Fuente

Si no sabes hacer esto, nunca serás un buen líder.

Si no sabes hacer esto, nunca serás un buen líder.

Piensa en cualquier profesión o actividad…en todas, la competencia es ardua y va en aumento. Pareciera ser algo negativo pero la competencia estimula el desarrollo.

Si solo existiera una marca de automóviles de seguro no seríamos testigos de los increíbles avances de esta industria. Al igual pasa en todos los mercados.

Esta condición crea la necesidad de separarse de la competencia. Segmentando mejor su target, innovando, mejorando el servicio al cliente, en fin; son un sinnúmero de posibilidades que existen para lograrlo y no solo en los negocios, también como personas.

Por esto en los diferentes cargos en una compañía encontramos personas con mejor desempeño que otras y los líderes no son la excepción.




¿Quieres ser un mejor líder?

Para Robert Heller, autor de más de 10 publicaciones y economista destacado por sus importantes logros en el Bank of America y en el gobierno estadounidense, los buenos líderes se caracterizan porque saben delegar.

Entendamos delegar como la actividad en la que se da confianza a un tercero sobre una actividad de la cuál el delegador es responsable en última instancia.

Saber delegar separa a los profesionales de los amateurs, porque determina en gran parte la productividad y organización de un proyecto, garantizando calidad en la ejecución y cumplimiento de las metas.

En su libro, Robert resalta las barreras más importantes que enfrentan los líderes al momento de delegar y se dan cuando el líder:

-Realiza las tareas con mayor eficacia que su grupo y quiere que las cosas sean a su modo.




-Está muy ocupado y no tiene tiempo de delegar apropiadamente.

-Teme que su grupo sea inexperto.

-No quiere sobrecargar a un grupo que ya tiene suficientes responsabilidades.

-Se siente incómodo de ceder control sobre el resultado final de las tareas.

-Teme que sus delegados se desempeñen muy bien y pongan en riesgo su posición.

¿Cómo evitar caer en estos errores? Si se fijan la mayoría se enfocan en la falta de seguridad y de confianza del líder hacia su grupo de trabajo, así que lo primero es asegurarnos de que los delegados están entrenados para realizar el trabajo.

Si esto está resuelto, sigue la tarea de delegar, que para Robert consta de 5 pasos:

Análisis

El líder debe saber cuánto tiempo va a dividir entre las tareas que requieren pensar a fondo y las que son más operacionales. Robert sugiere un 60%-40%. Con esto claro, deberá analizar cuáles tareas puede y debe delegar.

Designación

La persona que será asignada del cumplimiento de la tarea deberá estar en capacidad o demostrar el potencial para poder llevarla acabo. Es importante que a parte de tener el conocimiento y la habilidad, refleje confianza e iniciativa. Además, es vital hacer la delegación de la tarea de una forma organizada y objetiva, que le demuestre al delegado que la responsabilidad que se le está asignando, es por lo importante que es él para el proyecto.

Instrucciones

Todo debe quedar completamente claro, las confusiones en este punto pueden colapsar todo el proyecto. Por lo que es importante definir objetivos generales y específicos y lo que se espera de cada uno. Establece un cronograma de revisiones del progreso y los procedimientos que se deban llevar a cabo.




Dar la confianza al delegado para que haga las preguntas que sean necesarias, abre un espacio vital para la comunicación, que tendrá como resultado que ambas partes queden satisfechas y la tarea se ponga en marcha.

Monitoreo

No se trata solo de seguir el cronograma de revisión. El líder debe manejar un balance entre el control y la flexibilidad que le da al delegado; no sirve interferir 100% ni dejar al delegado a la deriva 100%.

Según la tarea, es prudente revisar las áreas que tienen más riesgos, finalmente, el líder es el responsable en última instancia.

Evaluación

Un feedback conciso y positivo va a reforzar la confianza de los delegados. Si la tarea no se cumplió de la forma esperada, no sirve de nada buscar culpables, porque el líder debió identificar las fallas en el proceso de monitoreo, por lo que uno de los culpables es él.

Reconocer el esfuerzo de todos e incentivar a los que mejor lo hicieron, construye confianza en un grupo de trabajo y como ya lo vimos antes, la confianza es una de las barreras más grandes a la hora de delegar.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter, Instagram y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.



5 estrategias para que el dinero no pare de entrar a tu cuenta bancaria.

5 estrategias para que el dinero no pare de entrar a tu cuenta bancaria.

.¿Sientes celos y envidia de ver cómo algunas personas logran acumular tanto dinero en sus cuentas bancarias a tal punto de poder hacer lo que quieran? Compran lo mejor, van a los mejores lugares, van de vacaciones a sitios que crees nunca poder visitar y hasta tienen dinero para donar. ¡Qué injusta es la vida!

Si vas a sentir envidia de ellos, es bueno que la sientas, pero no por su dinero. Envidia su disciplina, su motivación, su constancia, su esfuerzo y determinación para lograr lo que se propusieron. La envidia es mejor despertarla que sentirla, así que en vez de perder tu tiempo pensando por qué ellos si tienen y tú no, empieza a trabajar para que otros sientan envidia de ti.

Los ricos no construyen sus fortunas por accidente, conseguirla requiere visión y mucha voluntad, ya que los sacrificios que debes hacer son aquellos que la mayoría no esta dispuesta a afrontar. Deberás sacrificar parte de tú presente por un mejor futuro y dedicarte 100% a adquirir los hábitos que necesitas para lograrlo.

Encuentra a continuación algunos secretos que los ricos y poderosos conocen y tú deberías adoptar para tener una vida mejor.


1. Deja de pensar como pobre.

Albert Einstein sabiamente mencionó la siguiente frase:

El mundo que hemos creado es producto de nuestros pensamientos y no puede ser cambiado si no cambiamos nuestra manera de pensar.

Nuestros pensamientos son tan poderosos que pueden transformar el futuro. Únicamente pequeños cambios en nuestra manera de pensar o simples hábitos pueden darle un giro de 180 grados a tu vida.

Para ya de pensar que todo está en tu contra, que no tienes oportunidades, que no tienes dinero ni recursos. No esperes a tener un mejor trabajo, ni a alguien que te ayude. El problema con estos pensamientos es que el mundo nunca estará a tu favor. Si sigues culpando de tus desgracias a todos menos a ti seguirás siendo el mismo y no habrá nada que cambie tu situación.

Los emprendedores buscan, investigan, se equivocan, aprenden, inventan y se arriesgan. Todo lo hacen con una intensión y con un objetivo, siempre convencidos que lo pueden lograr y si no lo hacen buscan qué es lo que están haciendo mal.

Para ya de pensar que eres pobre porque así te vas a quedar. 

Lee también: Los pobres y los ricos piensan diferente.

2. Piensa en todo como una inversión.

Las personas con dinero piensan en “inversión” en vez de “gasto”. Puede que algunos millonarios malgasten su dinero en lujos y cosas innecesarias, pero aquellos que mantienen y crecen sus fortunas invierten su dinero sabiamente. Solo porque una promoción parece tentadora no significa que tengas que aprovecharla, por el contrario pregúntate: ¿Realmente necesito aquel producto que está en promoción?, ¿si no lo compras, qué efectos negativos tendrá esto en tu vida? Evalúa cuidadosamente si aquello en lo que gastas tu dinero te va a generar algún beneficio antes de tomar la decisión.

Recuerda que ese dinero podría hacer parte de tus ahorros y tus inversiones.


 

3. Empieza lo más pronto posible.

Entre más temprano pongas tu dinero a trabajar, más tiempo tendrá para crecer. Sin importar cómo ganes tu dinero, si eres empleado o si tienes tu propio negocio, todo ingreso es una oportunidad para invertir.

Semanas anteriores compartimos un artículo en el que explicábamos la importancia del interés compuesto y cómo el tiempo era una clave fundamental para el crecimiento de tu dinero. Si quieres conocer algunos ejemplos que te explicarán la importancia de empezar a ahorrar e invertir lo más pronto posible haz click en este link.

4. Vive como si fueras pobre.

Aparentar es uno de nuestros más grandes problemas, ya que es una de las razones por las cuales malgastamos el dinero.

Sabias que Warren Buffett, uno de los hombres más ricos del mundo, no ha tenido cambios sustanciales en su estilo de vida desde que construyó toda su fortuna. A pesar de ser el inversionista más reconocido del mundo, continúa viviendo en la misma casa que compro en 1958, va a McDonald’s, ama la Coca Cola cherry y no tiene automóviles de lujo. Adicionalmente, no gasta dinero en tecnología que no necesita, y presta mucha atención a gastos frecuentes como las cuentas de internet, teléfono celular e impuestos.

¿Has visto a Mark Zuckerberg vestido con algo diferente a una camiseta y unos jeans? El fundador de Facebook conduce un modesto Volkswagen y también come en McDonald’s. Argumenta que lleva una vida modesta para permitirse tomar la menor cantidad de decisiones poco importantes para concentrarse en  aquellas que realmente aportan a su comunidad.

Corta con todos los gastos innecesarios, si haces un presupuesto y analizas tus hábitos de gasto te darás cuenta que estás literalmente desperdiciando dinero que podrías ahorrar e invertir.

Lee también: Cómo hacer un presupuesto para tu vida personal.


5. Crea múltiples fuentes de ingreso.

Los millonarios no mantienen sus fortunas con solo sus salarios. Es posible que tengas una fuente principal que genera gran parte de tu ingreso, pero no puedes confiar en que esta fuente durará para siempre. Por el contrario, aquellos con grandes fortunas han creado a lo largo de su carrera múltiples fuentes de dinero que les permiten no solo aumentar significativamente su capital sino también diversificar el riesgo. Puedes conseguir trabajos extras, prestar tus servicios como consultor o vender un producto. El Internet te brinda infinitas posibilidades a muy bajos costos.

Recuerda que cada uno de tus gastos debe ser planeado y presupuestado, es de esta manera que los ricos administran su dinero y cómo tú debes hacerlo de ahora en adelante.

Lee también : El concepto que te convertirá en millonario y te permitirá renunciar a tu trabajo.

Libros Recomendados.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter, Instagram y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.