Cómo defender mi opinión frente a personas con más poder

Cómo defender mi opinión frente a personas con más poder

Sin importar cuál sea el camino que tomemos, es bastante probable que necesitemos defender nuestro punto de vista frente a una persona que tiene más poder que nosotros. La cuestión es que sin importar qué tan importante sea lo que tenemos por decir, ya sea por miedo o por respeto, decidimos guardar silencio. ¿Es lo correcto? Si estás convencido que la persona con poder es de las que nunca cede y lo único que tiene como meta es imponer su decisión, no tiene sentido el desgaste; pero si te diriges a una persona que puede estar abierta a escuchar, debes arriesgarte.

Según el escenario es normal sentir nuestra posición en riesgo y que nuestro lenguaje corporal empiece a gritar que tenemos miedo; inmediatamente nos llenamos de inseguridad y nuestras ideas se alejan cada vez más de lo verdaderamente importante. En ese momento el mensaje que queremos dar se va a perder entre todos los mensajes que envía nuestro cuerpo, resultando en un mensaje confuso para el interlocutor. ¿Por qué una persona con poder escucharía a una persona que parece no estar segura de lo que dice?

En un buen día, nuestro interlocutor podrá entender nuestra sensación; en un día normal, la persona con poder va a alimentar su ego con nuestros nervios y lo que estemos diciendo pasará a una segundo plano.

Joseph Grenny, es conferencista y co-fundador de VitalSmarts. También es co-autor del best-seller titulado Conversaciones Cruciales: Herramientas para hablar cuando hay mucho en juego (este libro ha vendido más de 2 millones de copiasy ha sido traducido a 28 idiomas) y nos comparte algunos tips que convertirán ese momento incómodo en una oportunidad.


1. Piensa en los riesgos de no decir nada

Aparentemente son muchos los incentivos para quedarnos callados: Conservar el trabajo, conseguir el préstamo, mantener nuestra imagen, no hacernos enemigos, etc; pero quedarnos callados también puede tener consecuencias, e ¡incluso pueden ser peores! Analiza los riesgos y si ves que tu posición también se verá afectada por guardar silencio, di lo que piensas, pero sigue estas recomendaciones:

2. Abre la puerta para opinar

“Tengo razones para pensar que esto no va a funcionar, y me gustaría compartirlas con usted, ¿está de acuerdo?”, es una forma inteligente de darle a la persona con poder una “seguridad psicológica” según Grenny. Y así, ya tienes las puertas abiertas para que tu opinión sea escuchada.

3. Conecta con sus necesidades

Todos tenemos necesidades que a la larga se convierten en puntos débiles. Es posible que tu negativa esté alineada con los verdaderos deseos de la persona con más poder. No basta con dar un punto de vista, es necesario argumentar y despertarle la necesidad de escucharte, para que después considere seriamente tu opinión.

4. Demuestra que sabes de qué hablas

Si tu interlocutor se da cuenta que en realidad conoces del tema, estará más presto a escucharte y tus opiniones tendrán más valides. No estamos exentos de hablar con personas que solo les interesa tener la razón, pero de seguro un buen líder, que busca el bien común, estará interesado en escucharte.

5. Sé prudente 

Las aguas calmas pueden dejar de serlo si pierdes humildad. Recuerda que estás dando una opinión que debe quedar abierta al diálogo, de lo contrario parecerá que estás dando órdenes para que ejecuten y lo último que quieres es perder la atención que te están dando.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

Estas son las preguntas que debes hacerte antes de dormir

Estas son las preguntas que debes hacerte antes de dormir

Grandes líderes recomiendan ser honestos con nosotros mismos si queremos llegar lejos. Al vernos en el espejo debemos ser capaces de juzgarnos más allá de nuestro ego y entender que de seguro hay cosas que no estamos haciendo correctamente; solo así daremos los pasos siguientes en la dirección correcta y aprovecharemos mejor nuestro tiempo.

Son muchas las variables que no podemos controlar, pero son muchas las que sí; y es en esas en las que debemos trabajar. ¿Cómo reconocer qué debemos mejorar? Evaluándonos, y ¿cómo hacerlo? Fácil, simplemente siendo 100% sinceros al respondernos estás preguntas antes de dormir.

¿A qué le tengo miedo?

La mayoría tenemos miedos que pueden volverse un obstáculo para alcanzar nuestras metas. ¿Mueres de pánico cuando expones tu idea?, ¿no resistes estar en lugares cerrados?, ¿no eres bueno trabajando bajo presión?…¡pueden ser un millón de cosas! La cuestión está en que según cómo lo manejemos los miedos serán siempre un obstáculo o una piedra en el camino que ya pasamos y olvidamos.


¿Qué me podría tomar menos tiempo para hacer?

Realizamos muchas tareas a diario y tal vez sin darnos cuenta, estamos gastando más tiempo del indicado en algunas de ellas. En mi caso, gastaba (ahora gasto menos pero sé que debo ser más eficiente) mucho tiempo respondiendo correos y cotizaciones, quería que todo quedara perfecto, ortografía, redacción; lo leía y volvía a leer, hacia cambios insignificantes y lo volvía a leer, finalmente y mucho tiempo después, lo enviaba. Solución: Tomarme el tiempo de hacer muchas plantillas. Ahora mi obsesión con la “perfección” de lo que escribo me roba menos tiempo.

¿Hay algún proceso que puedas automatizar? Piénsalo, las 3 horas que inviertes hoy, pueden ser 20 minutos que ahorras diariamente por día el resto de tu vida.

¿En realidad necesitaba comprar eso?

En un mundo ideal no vas a necesitar ni un centavo para empezar a construir tus sueños, pero estamos acá y es importante ahorrar. Sin darnos cuenta gastamos dinero en cosas que en realidad no necesitamos o que simplemente no valen la pena. Si durante 5 años, me como un postre después del almuerzo que me cuesta un dólar, habré gastado más de 1800 dólares y subido unos cuantos kilos.

De seguro caeremos en compras innecesarias, pero ser conscientes de eso nos alejará cada vez más de cometer el mismo error.


¿Cuál fue el logro más importante de hoy?

Digamos que el logro más importante fue conseguir un cliente, podría no parecer la gran cosa pero si sé que mi meta es conseguir 30 clientes al mes, ¡hice exactamente lo que debía hacer! Las metas a largo plazo son importantes, pero la única forma de conseguirlas es alcanzado nuestras metas a corto plazo.

¿No hiciste nada que te acercara a tus objetivos? Ya eres consciente de ello y mañana puedes corregir.

¿Cuál fue mi perdida de tiempo más grande?

La procrastinación es la postergación de actividades que deben realizarse. ¿Tienes que acabar el trabajo pero decides ver videos de gatos en Youtube? ¡Procrastinaste!

El ejemplo del postre aplica aquí también. Si ves videos durante media hora, todos los días durante 5 años, ¡¡¡habrás gastado más de un mes!!! Y sabemos que en un mes se pueden hacer un millón de cosas más productivas.

Piensa en cuáles actividades se están robando tu tiempo y energía, disminuye el tiempo que le inviertes diariamente hasta el punto en que no atentes contra tu diversión pero que no interfiera con la consecución de tus metas.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

6 Lecciones para alcanzar el éxito del hombre que inspiró la película “El lobo de Wall Street”

6 Lecciones para alcanzar el éxito del hombre que inspiró la película “El lobo de Wall Street”

Leonardo di Caprio dió vida en la pantalla grande a Jordan Belfort, un corredor de bolsa que estaba decidido a conseguir todo lo que quería. En la actualidad, Jordan es conferencista de motivación personal y emprendimiento, además de ser autor de 2 libros autobiográficos titulados El lobo de wall street (que dio origen a la película) y Atrapando al lobo del wall street.

¿Qué podemos aprender del hombre que a sus 26 años ya era multimillonario?

1. Qué estas esperando, toma acción ya

Esta bien visualizar en nuestra mente las cosas que queremos conseguir, pero solo imaginándolas nunca van a llegar a nosotros; lo que sí van a llegar son deudas. ¡Para alcanzar el éxito tienes que hacer, moverte, fallar, aprender, actuar!


2. Aprende a vender

Emprendedores, Jordan tiene un consejo muy sabio: ¡Aprendan a vender!

En el fondo, vender es transferir una emoción y en este camino debemos convencer a inversionistas, socios, empleados y clientes; de que nuestro negocio es una certeza. Por ejemplo con los trabajadores, ¿cómo conseguimos que las demás personas trabajen para nosotros con la misma motivación nuestra? ¡Vendiéndoles nuestra idea!

Saber vender incluye poder persuadir e influenciar y es algo que sobrepasa el mundo empresarial. Si sabes vender una idea lograrás que tu hijos tiendan la cama y se cepillen los dientes sin revirar; si sabes vender, conseguirás todo lo que necesitas para hacer tu proyecto realidad.

Lee también: 3 consejos del millonario Chris Garner, el hombre que inspiró la película “En busca de la felicidad”.

3. Logra ser inconscientemente competente

Existen 4 niveles de aprendizaje:

  • Inconscientemente incompetente: Cuando empiezas a aprender algo y no sabes ni siquiera qué es lo que no sabes.
  • Conscientemente incompetente: Cuando sabes que no sabes y entiendes hacia dónde apuntar para afianzar tu entendimiento.
  • Conscientemente competente: Cuando sabes como hacer las cosas pero necesitas de toda tu concentración para lograrlo. Un ejemplo sencillo: De niños, amarrarnos los cordones requería de mucha atención; cuidadosamente pasábamos las agujetas y completar la tarea tomaba un buen tiempo. Ahora, no es así.
  • Inconscientemente competente: Cuando somos excelentes en algo y lo podemos hacer sin pensar.

La única manera de lograrlo es practicando, todos los días hasta que nuestro cerebro pueda lograrlo sin ser consciente de ello.

“Los exitosos son creadores de circunstancias, no víctimas de la vida”

4. Metas vs Visión

El problema no es ponerse metas muy altas y no alcanzarlas, el problemas es ponerse metas muy bajas y alcanzarlas, dice Jordan. Al alcanzar metas sencillas caemos en la mediocridad, por eso es importante ponerse metas realistas que estén fuera de nuestra zona de confort. ¿Para qué? Para alcanzar nuestra visión, que es la que realmente nos motiva y hace que nos levantemos de la cama todos los días.

Las metas son un paso a paso, la visión es cuando todo a nuestro al rededor cambia y solo estableciendo las metas correctas, alcanzaremos nuestro sueño.


5. Sé honesto

No se refiere a la honestidad dentro de la “ética laboral”, se refiere a ser honestos con nosotros mismos cuando respondamos estas preguntas:

  • ¿Dónde estamos?
  • ¿A dónde queremos llegar?
  • ¿Cómo vamos a lograrlo?

Solo así las estrategias que planeemos tendrán éxito; de lo contrario, todo empezará a construirse sobre un suelo inestable que causará perdidas de tiempo y dinero.

6. Crea tu destino

La mayoría piensa que son víctimas del destino y que las cosas simplemente “les pasan”, para Jordan eso es un pensamiento destructivo, que nos lleva a hacer las siguientes 3 cosas:

  • Buscar culpables: Cuando las cosas no salen como queremos empezamos a buscar quién o qué tuvo la culpa (familia, jefes, economía, gobierno, etc), y siempre encontramos la respuesta fuera de nosotros mismos.
  • Justificarnos: Todo lo malo que nos sucede tiene una excusa y claro está, no es por nosotros; es porque los impuestos subieron, es porque no nos aprobaron el crédito, es porque fueron injustos, es porque, es porque, es porque…..
  • Quejarnos: Cuando nos enfocamos en ciertas cosas las empezamos a atraer. Por ejemplo, si nos enfocamos en ser mejores vendedores, la realidad de volvernos mejores en ello se empieza a volver cada vez más grande porque estamos trabajando por esa meta. De igual forma si nos enfocamos en quejarnos por todo, el único resultado será tener obstáculos cada vez más y más grandes.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

La mentalidad de los grandes atletas aplicada al emprendimiento

La mentalidad de los grandes atletas aplicada al emprendimiento

Nos guste o no, tenemos alguna clase de contacto con el deporte. En las olimpiadas queremos ver la tabla de medallería para saber cómo le está yendo a nuestro país y en los mundiales de fútbol, las personas que nunca están enterados de qué pasa con ese deporte, se dan cuenta que 11 guerreros detrás de un balón los pueden hacer gritar, reír y llorar.

No tenemos que ser adictos al tenis para haber escuchado alguna vez los apellidos Djokovic, Nadal o Federer y así un ladrillo nade mejor que nosotros sabemos quién es Michael Phelps.

Los campeones se dan a conocer trascendiendo todas las barreras y eso hace que muchos se pregunten qué los hace ser los mejores en sus campos.

Jim Afremow, Ph.D, es fundador de Good to Gold Medal y conferencista. También es autor de La Mente de los Campeones: Cómo Piensan, Entrenan y Prosperan los más Grandes Atletas, libro que nace de la basta experiencia como coach mental de atletas olímpicos y equipos de diferentes disciplinas junto con la ayuda de los mejores deportistas en sus campos, y en el cual podemos encontrar tips bastante valiosos para trabajar nuestra mente y tener éxito como emprendedores.


1. Visión

Lo fundamental es tener un sueño tan grande que nos pueda motivar a diario. Los grandes atletas se destacan por dar ese extra de más, por esforzarse, sudar y quedar exhaustos incluso cuando nadie los está viendo. Se entrenan llevando al máximo sus capacidades para poder destacarse sobre otros excelentes deportistas.

Respóndete estas preguntas: ¿Qué te inspira? y ¿qué haces para conseguir esa meta?

2. Arena en la mano

¿Qué pasa si tomamos arena en nuestra mano y apretamos lo más fuerte posible?, ¿qué pasa si ponemos arena en nuestra mano y no apretamos ni siquiera un poco?…En ambos casos, se cae. Los campeones entienden los puntos medios; no se pueden relajar pero saben que nadie puede vivir con presión 24/7. La clave está en la consistencia.

3. Rudeza mental

Los grandes atletas entienden que pueden tener malos días y lo que los hace grandes es su “rudeza mental”; es poder reponerse de las adversidades sin perder de vista su objetivo, es desempeñarse bien en sus peores momentos.

Messi nos tiene acostumbrados a ver magia brotar de sus guayos, pero cuando no se destaca juega bien de todas formas.

En nuestros peores días debemos hacer que nuestro mejor yo le gane a nuestra peor versión.

4. Evaluación

Los campeones son auto críticos y saben cómo evaluar su desempeño. Es sencillo, se responden las siguientes preguntas:

  • ¿Qué estuvo bien?
  • ¿En qué necesito trabajar?
  • ¿Qué debo cambiar para ser el mejor?

Solo son 3 preguntas que pueden ser la diferencia entre tener éxito la próxima vez o no.

5. Obsesión sostenida

Todos hemos estado obsesionados por conseguir algo, la cuestión es que no a todos les dura la obsesión por el mismo tiempo. Si la obsesión por bajar de peso se te quita cuando vez ese rico pastel, tu vida puede continuar; si la obsesión del futbolista por ser el mejor se le quita cuando empieza a consumir bebidas alcohólicas, su carrera se va a pique.

Los grandes atletas no se pueden dar esos lujos y ¡¡los grandes emprendedores tampoco!!

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

5 efectivos pasos para desarrollar una idea de negocio en poco tiempo

5 efectivos pasos para desarrollar una idea de negocio en poco tiempo

La razón principal para encontrar más empleados que emprendedores es que la mayoría tiene ideas, pero pocos las ejecutan. Es normal, darle vida a las ideas requiere de consistencia y no todos la tienen. La cuestión es que si tuviéramos un proceso definido para ejecutar proyectos, resolver preguntas claves y saber si nuestra idea sirve o no, de seguro invertiríamos menos tiempo. Así, no tendríamos que llevar nuestra persistencia al límite y por lo tanto, más personas se darían cuenta que pueden ser sus propios jefes.

Jake Knapp, John Zeratsky y Braden Kowitz, son los autores de Sprint: Cómo Resolver Grandes Problemas y Probar Nuevas Ideas en Solo 5 Días. Este texto es el resultado de la gestación y potenciación de más de 100 startups y es además el sistema que utilizan actualmente en Google Ventures para gestionar sus proyectos. Es la prueba de que los grandes retos, ¡pueden requerir menos tiempo!


Para empezar, es importante tener el equipo indicado:

  • El que decide (“CEO”): Entiende profundamente todos los problemas y no teme dar su opinión.
  • El financiero (“CFO”): Entiende el flujo del dinero.
  • El comercial (“CMO”): Entiende cómo se comunica la empresa.
  • El “consumidor”: Entiende el punto de vista de los usuarios y se comunica con ellos regularmente.
  • El de logística: Entiende cómo desarrollar y distribuir.
  • El diseñador: Entiende cómo…..diseñar.

Lee también: Terminología de los cargos gerenciales que debes conocer

Cada uno juega un papel fundamental durante los 5 días que toma el proceso.

Lunes (Desempacar)

El conocimiento del grupo es asimétrico y es importante que todos estén en la misma página resolviendo las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué estamos haciendo este proyecto?
  • ¿Dónde vamos a estar en 6 meses, en un año, en 5 años?
  • Imaginen que viajamos al futuro y nuestro proyecto falló, ¿cuál podría ser la causa?
  • ¿Qué hará que este proyecto tenga éxito?
  • ¿Cuál es el riesgo más grande?
  • ¿Cuál es nuestra ventaja?

Martes (Bosquejo)

Cada miembro del equipo debe hacer un bosquejo (de manera individual para evitar la influencia del pensamiento grupal), sobre las posibles ideas para sacar el proyecto adelante.

  • Tomen nota de cuáles son las metas, oportunidades y qué los inspira.
  • Apunten las ideas primarias (en bruto) que empezaron a dar origen a sus pensamientos.
  • Crazy 8’s: Tomen sus ideas más fuertes y hagan un bosquejo de 8 variaciones en 8 minutos.
  • Storyboard de qué verá exactamente el cliente al interactuar con el producto o servicio.

Miércoles (Decidir)

Para este momento habrán muchas ideas pero toca decidir cuál es la mejor, ya que no se viable hacer prototipos de 20 ideas. ¿Cómo decidimos?

  • Colgar los storyboards en una pared.
  • Mapa de calor: Ver las soluciones en silencio y marcar las partes importantes con stickers.
  • Crítica rápida: Discutir los puntos importantes de cada solución y capturar ideas.
  • Sondeo: Cada miembro escoge una solución.
  • SuperVoto: “El que decide” da el veredicto final.

En caso de tener 2 ideas igual de buenas, el consejo es NO optar por una o por la otra, es hacer el prototipo de ambas.

Jueves (Prototipo)

El storyboard pasará a ser un prototipo. Para lograrlo debemos estar en “mentalidad prototipo” así que por más que queramos verlo perfecto, debemos ser conscientes de que el objetivo es llegar a algo que sea suficiente para poder hacer una simulación realista de lo que queremos.

Cada miembro aportará desde su experiencia para alcanzar el mejor resultado posible.


Viernes (Prueba)

Un miembro del equipo hará el papel del entrevistador y tendrá contacto con ÚNICAMENTE 5 entrevistados, uno cada hora. El proceso será el siguiente:

  • Dar una bienvenida amigable para empezar la entrevista.
  • Hacer una serie de preguntas abiertas acerca del “cliente”.
  • Presentar el prototipo.
  • Hacer que el “cliente” interactúe con el prototipo.
  • Interrogar al “cliente” acerca de sus pensamientos generales.

Recuerda que en lugar de:

  • Saltar directamente a las soluciones, tómate el tiempo de identificar muy bien los problemas y llegar a un acuerdo sobre el punto de partida.
  • Disparar ideas, cada uno debe trabajar independientemente y hacer bosquejos de diferentes soluciones.
  • Tener debates abstractos y reuniones interminables, usa votos y una personas con poder de decisión que sepa reflejar las prioridades del equipo.
  • Ajustar todos los detalles antes de probar las soluciones, crea un prototipo.
  • Especular y esperar estar por el camino correcto, prueba un prototipo con personas reales.

En solo 5 días te puedes dar una gran idea de cómo está el proyecto, qué corregir, en qué trabajar y crear una base mucho más sólida para tener tu propio negocio.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

Cada NO de un cliente no es un obstáculo, es una lección

Cada NO de un cliente no es un obstáculo, es una lección

Podemos tener la mejor idea de todas, la idea que despierta envidia entre las personas que la conocen, la idea que cubre una gran necesidad, la idea que puede escalar y ser utilizada en todo el mundo…y una vez que la podemos implementar…no conseguimos clientes.

Justo en ese momento cuando creemos estar más cerca de cumplir nuestros objetivos, cualquier frustración ataca más fuerte, por lo que es importante estar preparados para recibir muchos “no”. Está en nosotros si vemos los “no” como un obstáculo o como una lección, ya que cada “no” nos irá diciendo qué estamos haciendo mal, hasta que eventualmente después de corregir los errores llega el primer “sí”, y por lo tanto nuestro primer cliente.

“Cada NO de un cliente no es un obstáculo, es una lección”

Antes de empezar la búsqueda, debemos tener muy claro por qué nosotros somos la mejor alternativa, qué podemos ofrecer por encima de la competencia, cómo lo hacemos, qué beneficios brindamos, cuáles son nuestros tiempos de entrega…¡todo!


Con eso claro, es importante identificar un nicho y entender cómo piensan. ¿Los clientes ideales son mamás con niños entre los 2 y 4 años? ¡Contáctalas por blogs para crianza o para salud de bebés! ¿Los clientes son jóvenes deportistas? ¡Ve a los parques de tu ciudad y habla con ellos!

En la búsqueda, las redes sociales juegan un papel increíble. ¿Necesitas que los posibles clientes vean fotos de tus productos? Pinterest e Instagram permiten alcanzar una gran cantidad de personas. ¿Necesitas alcanzar nichos demasiado específicos? Facebook permite seleccionar nuestro target por edad, locación, gustos e intereses. Envía correos, habla con amigos y familiares, ten a la mano tarjetas de presentación; en cualquier momento puedes conocer al primer cliente.

Una vez consigues esa primer reunión, no es recomendable “desbocarse” por cerrar el trato; lo normal es que el posible cliente sea desconocido y primero debemos ganar su confianza. ¿Cómo? Demostrándole que somos de ayuda y que sabemos del tema.

Por ejemplo, si tu negocio gira en torno a purificadores de agua, muéstrale un catálogo con las variables a tener en cuenta para comprar filtros y si tienes confianza en tu producto, enséñale un brochure con diferentes marcas, características y precios. Claro está, totalmente gratis. Él debe entender que estamos ahí para ayudarle, no para cobrarle.

“Hazle entender al cliente que estás ahí para ayudarle, no para cobrarle”

Durante el proceso háblale y pregúntale si han probado otras alternativas, entiende sus miedos y por encima de todo entiende cuál es su verdadera necesidad. ¿Es llevar agua limpia a barrios marginales porque el gobierno se lo exige? o ¿es darle una mejor calidad de vida a los habitantes de esos barrios? Así podrás darle un enfoque más adecuado para ir llevándolo hacia la conclusión de que tu producto/servicio es el que él necesita.

Por una parte debemos ser absolutamente específicos, ya que ese potencial primer cliente no ve lo mismo que nosotros y tal vez nuestro producto/servicio pueda parecerle algo “confuso”. Por otra parte, así él entienda a la perfección cómo podemos serle de ayuda, debemos ser pacientes y tener en cuenta que la decisión puede depender de diferentes factores:

  • Aprobación de superiores.
  • Evaluación de otras alternativas, para comparar precios y experiencia.
  • Análisis de presupuesto (que puede no estar destinado para nada relacionado con nuestro producto/servicio).
  • Análisis de retorno de inversión.
  • Entre otros…

Los escenarios pueden son demasiados, pero en Modo Emprendedor esperamos que estos tips sean de gran ayuda. ¡Mucha suerte!

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.