Comportamientos que te convertirán en una persona completamente imparable.

Comportamientos que te convertirán en una persona completamente imparable.

Existen diferentes tipos de personas: aquellos que son buenos en lo que hacen pero nunca resaltan entre la multitud, otros que son muy buenos y nos impresionan a todos con su conocimiento, habilidades y destrezas, y un último grupo que está compuesto de personas que se mueven con un propósito de vida y son completamente imparables.

Ellos solo compiten consigo mismos y nunca te enteras de lo que hacen hasta que su trabajo habla por sí solo. Aunque no compiten con nadie, hacen que todos necesiten competir con ellos.

¿Te consideras una persona imparable? Sigue leyendo y encontrarás qué debes hacer para convertirte en una.


1. Se sincero contigo mismo.

Aunque la mayoría de personas no están contentas con su trabajo, no hacen nada para cambiar su realidad. Incluso se mienten a sí mismas para justificar su situación. Viven para complacer a los demás y para mostrar lo que tienen o lo que han hecho.

Una persona imparable nunca acepta vivir con algo que no le gusta. Si hay algo mal, lo cambia lo más rápido posible.

Respétate a ti mismo y ten la confianza de vivir como te gusta, así vaya en contra de tu familia o amigos. Si te quieren aceptarán tus decisiones. Si algo no te gusta, cámbialo inmediatamente.

2. No le temas a las consecuencias del fracaso.

Tener miedo es una sensación completamente normal. Lo que no está bien es dejarnos vencer al punto de no intentar nada nuevo. Se suele pensar que fracasar es malo, a tal punto que la mayoría prefieren permanecer en su zona de confort, donde no hay estrés; pero tampoco hay motivaciones, ni retos, ni propósitos.

¿Quieres tener una vida de la cual te sientas orgulloso? Arriésgate, si no sale bien aprenderás y podrás intentarlo de nuevo.

Si fallas, haz ajustes y continúa.

3. La confianza en ti mismo es tu activo más poderoso.

Casi todo lo que hacemos requiere más de nuestra capacidad mental y nuestra voluntad. Nuestra habilidad para persistir y confiar en nosotros mismos es mucho más importante que el conocimiento o incluso nuestra destreza física. Por eso dicen que correr una maratón es más una actividad mental que física.

Los grandes retos siempre tendrán momentos en los que tu mente te dirá que no puedes más, que es suficiente, que pares. Confiar te permitirá callar esa voz interior que te detiene.

Cuando confías en ti mismo no te importa cuántas veces falles o qué tan cansado te encuentres, siempre encontrarás una motivo para continuar.

4. Nunca sientas envidia de los logros de los demás.

Ser exitoso significa que no solo quieres satisfacción propia, también deseas lo mejor para todos. Incluso aquellos que consideras tu competencia.


La envidia es muestra de debilidad y de tu dependencia a los fracasos de otros para sobresalir.

Ten en mente que tu éxito depende exclusivamente de tu trabajo y esfuerzo. Si alguien está triunfando, eso nada tiene que ver contigo. Siéntete feliz y desea mucha suerte.

5. Que el dinero nunca sea tu motivación.

Algunos dicen que el dinero no es la felicidad pero se le parece. Otros creen ciegamente que tener dinero es la solución a todos sus problemas.

Siendo sinceros, sí hay que aceptarlo, con dinero todo es un poco más fácil. A todos nos gusta comprar buenas cosas, pagar por experiencias inolvidables, viajar, comer, etc.

No obstante, el dinero no es lo que mueve a las personas imparables. Con o sin dinero sus propósitos no cambian. Tal vez sus planes para lograr sus objetivos deban replantearse, pero el destino final siempre será el mismo.

6. Si paras de aprender mueres.

La mayoría de las personas anhelan que sea viernes. Su mayor objetivo es llegar al fin de semana. ¿Por qué? Siempre están buscando entretenimiento. Salir de la realidad en la que viven.

Las personas imparables también buscan entretenimiento, mal o bien todos queremos un poco de diversión. Pero lo hacen por medio de la educación y el aprendizaje. Si no aprendiste nada nuevo hoy, perdiste un día de tu vida.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter, Instagram y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

 

Personas como tú pueden crear empresas como esta

Personas como tú pueden crear empresas como esta

Howard Shultz, el hombre que convirtió a Starbucks en el coloso que es hoy, no es diferente a personas como tú o como yo. Creció en un proyecto de viviendas públicas en Brooklin, compartiendo un apartamento de dos habitaciones con sus padres y dos hermanos. Cuando tenía 7 años su padre tuvo un accidente y perdió su trabajo. Eso fue suficiente para que su familia entrara en crisis.

Después de recuperarse, su padre empezó a navegar entre una serie de trabajos de bajos salarios y nunca pudo recuperarse económicamente. Nunca encontró el camino y su autoestima estaba destruida. Shultz afirma que su padre pudo haber logrado mucho más.

Shultz vivió su secundaria en una escuela completamente llena, con sitios de recreación hechos de asfalto donde cientos de niños jugaban diferentes juegos con el balón. El problema era que solo había un campo de juego, entonces solo el equipo ganador tenia el derecho de permanecer en la cancha al vencer a sus oponentes.


Por este motivo Shultz se aseguraba de que su equipo ganara a cualquier costo. Regresaba a casa con raspones en sus codos y rodillas, los cuales su madre limpiaba con un trapo húmedo mientras le decía: “Nunca te rindas”.

Su competitividad lo hizo ganar una beca y obtener un titulo en comunicaciones. Al terminar consiguió un trabajo como vendedor en Xerox. Despertaba cada mañana y se dirigía a los edificios de oficinas en midtown, Nueva York, tomaba el elevador hasta el último piso y empezaba a bajar de oficina en oficina preguntando si alguien necesitaba tóner o suministros para sus maquinas. Cuando llegaba al primer piso, subía y empezaba de nuevo.

A principio de 1980, Shultz estaba trabajado para una manufactura de plásticos cuando noto que una poco conocida empresa en Seattle había ordenado una inusual suma de copas de café. Shultz viajó a Seattle y se enamoro de dicha compañía. Dos años más tarde, cuando escuchó que Starbucks (Para ese momento tenia 6 tiendas) estaba a la venta, le pidió dinero a todos sus conocidos y la compró. Eso sucedió en 1987, después de 3 años Starbucks contaba con 84 tiendas y al pasar de 6 años supero las mil. Actualmente existen alrededor de 7 mil tiendas en más de 50 países.


¿Por qué Shultz terminó en una situación completamente diferente a la de los niños con los que el estudiaba? Algunos de sus amigos de infancia son hoy en día policías o bomberos en Brooklyn. Otros están en prisión, pero Shultz vale aproximadamente un millón de dólares y ha sido condecorado como uno de los más grandes CEO’s del siglo XX. ¿Cómo encontró este emprendedor la determinación para pasar de un proyecto de vivienda pública a viajar en su jet privado?

Shultz afirma que su madre siempre le decía que él iba a ser el primero en ir a la universidad, que iba a ser un profesional y que los iba a hacer sentir orgullosos a todos. Su madre siempre le preguntaba: ¿qué vas a hacer para estudiar hoy?, ¿qué vas a hacer mañana?, ¿estás preparado para tu próximo examen? Su madre lo entrenó para establecer objetivos.

“He tenido mucho suerte”, afirma, ”y creo ciegamente que si le dices a alguien que tiene todo lo necesario para tener éxito, probará que no estas equivocado”.

Este fue un pequeño extracto del libro “El poder de los hábitos” de Charles Duhigg y lo puedes adquirir haciendo click aquí.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter, Instagram y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.



5 estrategias para que el dinero no pare de entrar a tu cuenta bancaria.

5 estrategias para que el dinero no pare de entrar a tu cuenta bancaria.

.¿Sientes celos y envidia de ver cómo algunas personas logran acumular tanto dinero en sus cuentas bancarias a tal punto de poder hacer lo que quieran? Compran lo mejor, van a los mejores lugares, van de vacaciones a sitios que crees nunca poder visitar y hasta tienen dinero para donar. ¡Qué injusta es la vida!

Si vas a sentir envidia de ellos, es bueno que la sientas, pero no por su dinero. Envidia su disciplina, su motivación, su constancia, su esfuerzo y determinación para lograr lo que se propusieron. La envidia es mejor despertarla que sentirla, así que en vez de perder tu tiempo pensando por qué ellos si tienen y tú no, empieza a trabajar para que otros sientan envidia de ti.

Los ricos no construyen sus fortunas por accidente, conseguirla requiere visión y mucha voluntad, ya que los sacrificios que debes hacer son aquellos que la mayoría no esta dispuesta a afrontar. Deberás sacrificar parte de tú presente por un mejor futuro y dedicarte 100% a adquirir los hábitos que necesitas para lograrlo.

Encuentra a continuación algunos secretos que los ricos y poderosos conocen y tú deberías adoptar para tener una vida mejor.


1. Deja de pensar como pobre.

Albert Einstein sabiamente mencionó la siguiente frase:

El mundo que hemos creado es producto de nuestros pensamientos y no puede ser cambiado si no cambiamos nuestra manera de pensar.

Nuestros pensamientos son tan poderosos que pueden transformar el futuro. Únicamente pequeños cambios en nuestra manera de pensar o simples hábitos pueden darle un giro de 180 grados a tu vida.

Para ya de pensar que todo está en tu contra, que no tienes oportunidades, que no tienes dinero ni recursos. No esperes a tener un mejor trabajo, ni a alguien que te ayude. El problema con estos pensamientos es que el mundo nunca estará a tu favor. Si sigues culpando de tus desgracias a todos menos a ti seguirás siendo el mismo y no habrá nada que cambie tu situación.

Los emprendedores buscan, investigan, se equivocan, aprenden, inventan y se arriesgan. Todo lo hacen con una intensión y con un objetivo, siempre convencidos que lo pueden lograr y si no lo hacen buscan qué es lo que están haciendo mal.

Para ya de pensar que eres pobre porque así te vas a quedar. 

Lee también: Los pobres y los ricos piensan diferente.

2. Piensa en todo como una inversión.

Las personas con dinero piensan en “inversión” en vez de “gasto”. Puede que algunos millonarios malgasten su dinero en lujos y cosas innecesarias, pero aquellos que mantienen y crecen sus fortunas invierten su dinero sabiamente. Solo porque una promoción parece tentadora no significa que tengas que aprovecharla, por el contrario pregúntate: ¿Realmente necesito aquel producto que está en promoción?, ¿si no lo compras, qué efectos negativos tendrá esto en tu vida? Evalúa cuidadosamente si aquello en lo que gastas tu dinero te va a generar algún beneficio antes de tomar la decisión.

Recuerda que ese dinero podría hacer parte de tus ahorros y tus inversiones.


 

3. Empieza lo más pronto posible.

Entre más temprano pongas tu dinero a trabajar, más tiempo tendrá para crecer. Sin importar cómo ganes tu dinero, si eres empleado o si tienes tu propio negocio, todo ingreso es una oportunidad para invertir.

Semanas anteriores compartimos un artículo en el que explicábamos la importancia del interés compuesto y cómo el tiempo era una clave fundamental para el crecimiento de tu dinero. Si quieres conocer algunos ejemplos que te explicarán la importancia de empezar a ahorrar e invertir lo más pronto posible haz click en este link.

4. Vive como si fueras pobre.

Aparentar es uno de nuestros más grandes problemas, ya que es una de las razones por las cuales malgastamos el dinero.

Sabias que Warren Buffett, uno de los hombres más ricos del mundo, no ha tenido cambios sustanciales en su estilo de vida desde que construyó toda su fortuna. A pesar de ser el inversionista más reconocido del mundo, continúa viviendo en la misma casa que compro en 1958, va a McDonald’s, ama la Coca Cola cherry y no tiene automóviles de lujo. Adicionalmente, no gasta dinero en tecnología que no necesita, y presta mucha atención a gastos frecuentes como las cuentas de internet, teléfono celular e impuestos.

¿Has visto a Mark Zuckerberg vestido con algo diferente a una camiseta y unos jeans? El fundador de Facebook conduce un modesto Volkswagen y también come en McDonald’s. Argumenta que lleva una vida modesta para permitirse tomar la menor cantidad de decisiones poco importantes para concentrarse en  aquellas que realmente aportan a su comunidad.

Corta con todos los gastos innecesarios, si haces un presupuesto y analizas tus hábitos de gasto te darás cuenta que estás literalmente desperdiciando dinero que podrías ahorrar e invertir.

Lee también: Cómo hacer un presupuesto para tu vida personal.


5. Crea múltiples fuentes de ingreso.

Los millonarios no mantienen sus fortunas con solo sus salarios. Es posible que tengas una fuente principal que genera gran parte de tu ingreso, pero no puedes confiar en que esta fuente durará para siempre. Por el contrario, aquellos con grandes fortunas han creado a lo largo de su carrera múltiples fuentes de dinero que les permiten no solo aumentar significativamente su capital sino también diversificar el riesgo. Puedes conseguir trabajos extras, prestar tus servicios como consultor o vender un producto. El Internet te brinda infinitas posibilidades a muy bajos costos.

Recuerda que cada uno de tus gastos debe ser planeado y presupuestado, es de esta manera que los ricos administran su dinero y cómo tú debes hacerlo de ahora en adelante.

Lee también : El concepto que te convertirá en millonario y te permitirá renunciar a tu trabajo.

Libros Recomendados.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter, Instagram y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

Cómo terminar con la jornada laboral de 8 horas

Cómo terminar con la jornada laboral de 8 horas

8 horas cada día en una oficina durante 230 días (Restando vacaciones, fines de semana y días festivos), por 40 años en promedio de vida laboral. ¿No te parece una locura?.

Pues lo que acabas de leer en el párrafo anterior es una gran mentira. Bueno, en realidad si es una locura pensarlo desde ese punto de vista, sin embargo, es totalmente ilógico pensar que realmente trabajamos 8 horas diarias. Siendo sinceros, nadie lo hace.

¿Qué tan seguido inviertes 8 horas de tu tiempo en tu escritorio trabajando?. Tal vez muy pocas veces has necesitado hacerlo, y es porque es imposible mantener la concentración por periodos prolongados de tiempo.


Todos los seres humanos atravesamos por diferentes ciclos o periodos de mayor o menor actividad mental, pero nunca permanecemos sobre la misma actividad durante 8 horas consecutivas. Nuestro cerebro busca la manera de descansar y es por esto que nos distraemos con actividades más sencillas como revisar el correo o mirar nuestra cuenta de Facebook.

Lee también: Cuanto tiempo crees que deberías trabajar para ser productivo

Tal vez durante la época de la revolución industrial donde los procesos de manufactura requerían un esfuerzo físico constante de mano de obra, este tipo de políticas organizacionales tenían sentido. Sin embargo, en la era de la información, donde el gasto de energía es mental, es el cerebro el que trabaja no el cuerpo. Actualmente casi todas las tareas que realices requieren de planeación, creatividad, estrategia y análisis.

No todas las personas son iguales, si embargo, los momentos de más alta productividad son las primeras horas de la mañana. Después de algunas horas de trabajo nuestros niveles de energía y concentración disminuyen considerablemente, obligándonos a hacer tareas más sencillas, como responder correos electrónicos. Es en ese momento, cuando empezamos a realizar actividades que no son importantes, lo que nos hace sentir ocupados sin darnos cuenta que no estamos siendo productivos. Por este motivo solo 3 o 4 horas del día pueden ser considerados como altamente productivos.

Este fenómeno es imposible de controlar por las empresas, pues es absurdo empujar a un empleado a ser productivo cuando se encuentra mentalmente fatigado y necesita recargar energías. Aún así, las empresas obligan a sus empleados a permanecer en las oficinas, cumpliendo con horarios, que para la era de la información, son una medida de control innecesaria e ineficiente.


¿Qué podrían hacer las empresas?

Los empleados siempre se han adaptado a las empresas, sin embargo, ¿Qué pasaría si las empresas se adaptarán un poco a sus empleados?. Suena complejo debido a las diferencias de cada trabajador, no obstante el único cambio es ofrecer flexibilidad.

Algunas empresas han optado por ofrecer espacios de relajación y hasta gimnasios, todo sin la posibilidad de moverse de las instalaciones. A pesar de ser grandes mejoras y una gran motivación, son estrategias con costos elevados que no todas las organizaciones podrían implementar.

Es por esto que la mejor solución es permitir el trabajo remoto. En la era de la información los empleados son medidos por sus resultados y no por la cantidad de horas que trabajen o que permanezcan en sus puestos de trabajo.

Lee también: Como ser productivo trabajando desde casa

El motivo por el cual esta estrategia no ha sido atractiva para las empresas es la desconfianza. Un empleado con esta posibilidad podría abusar de la flexibilidad, ausentándose por mucho tiempo y disminuyendo su productividad. No obstante, ¿Cuál es el sentido de mantener a un empleado 8 horas en una oficina, con la intensión de controlarlo, si al finalizar el día habrá trabajado el 50% del tiempo?. Un empleado que valore su trabajo, respetará lo que hace y trabajará para cumplir con sus funciones.

Si bien es cierto, algunos empleos requieren de la presencia física, la mayoría de actividades se pueden realizar por teléfono, video conferencias o simplemente por correo electrónico. Esta estrategia no solo disminuye costos para la empresa, también le permite al empleado evitar los difíciles traslados desde su hogar a su lugar de trabajo en horas criticas y le brinda la facilidad de organizar su agenda según su ciclo de energía mental.

Puede sonar utópico para la estructura organizacional de las empresas latinoamericanas, sin embargo, día a día se demuestra el inconformismo de los empleados con sus trabajos y su relación directa no solo con sus resultados sino con su creatividad.

La vida del trabajador de 8 a 5 tendrá su final, puede ser en los próximos 20 o 40 años, todo depende de la habilidad de nuestros líderes empresariales para romper los paradigmas existentes. ¿No crees que vale la pena intentarlo?

Libros Recomendados

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

8 tácticas de supervivencia para cada joven Emprendedor

8 tácticas de supervivencia para cada joven Emprendedor

Si estás pensando en crear empresa, como cualquier otra actividad que emprendas, debes tener un plan claro y estructurado que te permita no solo alcanzar tus objetivos sino mantener tu éxito en el largo plazo.

Evan Spiegel tenia 22 años cuando se retiró de Stanford para comenzar a trabajar en Snapchat tiempo completo. Mark Zuckerberg dejó Harvard a los 20 para trabajar en Facebook tiempo completo. La clave de estos empresarios fue sumergir sus pies en lo desconocido y tomar la iniciativa empresarial tan pronto fuera posible.

Eso no significa que debas abandonar tus estudios para tener éxito, pero si esta es tu situación, encuentra a continuación ocho consejos para crear tu propia empresa mientras terminas tus estudios.


1. Establece y comprende tu red

No importa si se trata de un profesor de la universidad o el director de marketing de una startup, es de suma importancia que entiendas y establezcas una red que te beneficie a ti y a las personas que pertenecen a ella manteniendo una línea abierta de comunicación.

2. Prepararse para presentar tu idea de negocio con la misma actitud mental como la preparación para un examen importante.

En la actualidad los exámenes y trabajos finales componen gran parte del total de tu grado en un curso de colegio o un titulo universitario. Durante la semana de exámenes finales, se puede sentir la tensión y la mayoría de las personas en el campus estudian sin parar, revisan sus apuntes y se preguntan unos a otros aclarando sus dudas. Tu enfoque hacia una oportunidad con un potencial inversor debe ser trabajado con el mismo nivel de diligencia con el fin de aumentar tus posibilidades de éxito. No desperdicies la oportunidad de financiar tu visión, al no desarrollar un plan de juego por adelantado.

3. Establece una agenda semanal

Crear empresa requiere mantener un equilibrio entre tu idea de negocio y los demás aspectos de tu vida. Si necesitas completar un trabajo de la universidad en una fecha determinada, asegúrate de dividir tu tiempo sabiamente para que no incumplas con el trabajo ni con las responsabilidades que tienes con tu emprendimiento. Así mismo ten en cuenta que hacer ejercicio y dormir bien hacen parte de este equilibrio. Estructurar tu tiempo lo es todo. Asegúrate que tu semana está completamente organizada para evitar caer en el juego de las adivinanzas con tu valioso tiempo libre. Cumplir con todas tus responsabilidades no es imposible.


4. Mantenerse positivo

Nadie a logrado resultados preocupándose o pensando demasiado si su concepto tendrá éxito. Las dudas deben pasar a un segundo plano, deben ser desplazadas por pensamientos positivos y aún más importante, tomar acción. Los emprendedores piensan y hacen, los demás solo piensan.

Los emprendedores piensan y hacen, los demás solo piensan. Click To Tweet

5. No tengas miedo de hacer preguntas

Si has hecho el intento de seguir tu vocación como empresario y le has prestado atención a la regla #1 debes tomar ventaja de tu red. Debes estar dispuesto a pedir asesoramiento e información cuando lo necesites y consideres necesario. Un mentor acelerará por completo tu proceso de creación de empresa.

6. Nunca te apartes de una oportunidad para ser innovador

Romper las reglas en la búsqueda de una oportunidad para re-escribirlas debe ser el sueño de todo emprendedor. Convéncete de que vas a estar bien cuando tus innovaciones hagan que la gente piense que estás loco…inicialmente. Porque sin un poco de locura, no hay innovación.

7. Tomar clases que ayuden a crear tu empresa

Toma clases que te ayuden a afrontar las experiencia del mundo real. Por muy tentador que es tomar un curso sobre la historia del rock and roll, porque la asistencia no es obligatoria y al final del periodo te subirá el promedio, esto no te llevará más lejos en la búsqueda para llegar a ser un empresario competente.

8. Mantener tus calificaciones altas

Independientemente de lo que has escuchado de amigos, muchas empresas solicitan copias de las calificaciones con el fin de conocer el rendimiento académico de los candidatos. No sólo porque hayas completado tu grado significa que vas a ser exitoso en una carrera o serás un gran empresario. Aunque no fomentamos la idea del empleo, en algunos casos tener algo de experiencia al interior de una empresa puede traer grandes beneficios.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter, Instagram y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.