Tendemos a corregir lo que podemos ver. Si tenemos las manos sucias, nos las lavamos; si el escritorio está desorganizado, lo organizamos y si nos sentimos gordos, empezamos a ir al gimnasio. Pero ¿qué hacemos cuando no tenemos creatividad y no podemos innovar?

Podemos encontrar muchísima información sobre cómo inspirarnos o cómo encontrar los espacios adecuados para dar rienda suelta a nuestra creatividad, pero el problema nace en nuestro cerebro. Si este órgano no está bien, no importa todo lo que hagamos puesto que nada servirá. ¿Cómo podemos cuidarlo para aumentar nuestra creatividad?

Para Daniel Amen, psiquiatra y especialista en trastornos cerebrales, la innovación es una función cerebral y en la medida que nuestro cerebro esté bien, vamos a estar bien. Amen es director de la Amen Clinics y lleva realizando escaneos cerebrales por más de 20 años. Utiliza una técnica llamada SPECT, la cual permite ver el flujo sanguíneo y los patrones de actividad del cerebro.

El haber realizado mas de 63.000 escaneos le ha enseñado bastante acerca del tema.

Amen asegura que el cerebro es el órgano más complejo y da algunas justificaciones:


  • Pesa el 2% de nuestro cuerpo pero consume del 20% al 30% de las calorías que consumimos.
  • Tiene más de 100 billones de neuronas.
  • Cuenta con más conexiones que estrellas en el universo.
  • Pierde en promedio 85.000 neuronas al día.

De la misma manera que la piel de un fumador envejece más rápido, según el cuidado que demos a nuestro cerebro este puede acelerar su envejecimiento, pero tranquilos, la buena noticia es que también tiene la capacidad de desacelerarlo.

¿Qué circunstancias hacen daño a nuestro cerebro y consecuentemente a nuestra capacidad de innovar?

  • Drogas y alcohol.
  • Obesidad: Amen sostiene que el aumento de peso es inversamente proporcional al decremento del tamaño del cerebro y de su funcionalidad.
  • Presión alta.
  • ANTs: Esto es muy interesante. ANTS hace referencia a la sigla en inglés Automatic Negative Thoughts(Pensamientos negativos automáticos). La gravedad de esos pensamientos que arruinan nuestros días y no se pueden sacar de nuestra cabeza son la semilla para desórdenes de ansiedad y depresión.

Ahora respondiendo a la pregunta de cómo podemos cuidarlo…

    • Conexiones sociales positivas: Si nos rodeamos de personas con buenos hábitos, los iremos adaptando. En teoría si nos rodeamos de las personas correctas, viviremos más tiempo
    • Aprender nuevas cosas: En la medida que desarrollamos nuevas habilidades nuestro cerebro se ve en la necesidad de hacer nuevas conexiones, en caso contrario el cerebro se empieza a desconectar a sí mismo.
    • Dieta sana: Comemos lo que nos mata o comemos lo que nos ayuda.
    • Buen dormir: Dormir muy poco hace que la presión sanguínea del cerebro se reduzca y de igual manera, facilita que nuestros antojos se salgan de control y seamos más propensos a subir de peso.
    • Gratitud: Amen asegura que el mejor antidepresivo es la gratitud. Recomienda escribir todas las noches 3 cosas por las que estamos agradecidos y podremos ver un cambio significativo en nuestro nivel de felicidad.
    • Matar los ANTs: Parece obvio pero no siempre lo hacemos. Frente a cada pensamiento negativo que se nos cruce por la cabeza, tomémonos el tiempo de pensar si es cierto. Un ejemplo con el que más de una persona se puede sentir identificado es el siguiente: ¿Mi pareja me está siendo infiel? No dejemos que esa pregunta se vuelva una realidad, antes de que la imaginación haga lo suyo, preguntémonos si es cierto o no. Nuestro cerebro tiende a pensar lo peor y muchas veces la realidad es diferente.

Si te gustó este artículo y quieres seguir recibiendo información como esta, danos un like en nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y Google Plus. Somos una comunidad en expansión y con tu ayuda podremos crecer cada vez más. Gracias por compartir este artículo y contribuir con esta iniciativa.

Comentarios

¡Suscríbete a nuestra comunidad!

Y recibe nuestros mejores artículos, información y regalos en tu correo electrónico.

¡Excelente! Eres parte de la comunidad de ModoEmprendedor