13 cosas que no hacen los líderes mentalmente fuertes.

Los buenos hábitos hacen que los líderes mentalmente fuertes sean mucho más productivos. Además, abandonan los malos hábitos que los perjudican.

Mis quince años como un psicoterapeuta me han enseñado acerca de fortaleza mental y sobre la resiliencia de el humano espíritu. Vi innumerables personas que sin importar las dificultades, vencieron las probabilidades de fallar.

Una de las mayores lecciones que aprendí acerca de los líderes mentalmente fuertes, fue que su resiliencia no depende de lo que hacen, depende de lo que no hacen.

Los que resisten los malos hábitos tienen una ventaja increíble en la vida. No importan las dificultades, los desafíos o contratiempos; ellos tienen una capacidad superior para alcanzar su máximo potencial.

Estás son las cosas que no hacen los líderes mentalmente fuertes:

1. No enmascaran sus inseguridades.

Admitir que no eres experto requiere humildad, que es una señal verdadera de fortaleza. Pero muchos líderes no lo hacen. Sin no embargo, los que son mentalmente fuertes, se rehusan a perder tiempo y energía escondiendo sus debilidades. Por el contrario, se dedican a mejorar.

2. No dependen de las opiniones ajenas.

Si te desplomas frente a las críticas y saltas de la emoción frente a los elogios, no dependes de tu fortaleza mental.

Los líderes mentalmente fuertes no dependen de la validación de los demás.

3. No dejan que sus emociones los controlen.

Los líderes mentalmente fuertes no suprimen sus emociones. Están totalmente conscientes de cómo sus emociones regulan su comportamiento. Por ejemplo, no estallan de ira, la controlan y son capaces de enfocarse en lo importante y aumentar su productividad.

4. No ignoran las críticas.

Los líderes poco efectivos ignoran las críticas por temor a ver sus egos afectados. Pero los líderes mentalmente fuertes son capaces de ver si hay algo que les sirva de los comentarios “negativos”.

Están dispuestos a considerar otras perspectivas que les ayuden a mejorar.

5. No le restan importancia a las dificultades.

Decir “no estoy preocupado para nada” o “ese rechazo no me importa” no demuestra confianza.

Los líderes mentalmente fuertes tienen el coraje de admitir que están preocupados. Y como sus palabras y comportamientos están alineados con su estado emocional, se proyectan como entusiastas.

6. No niegan sus limitaciones.

Cuando los líderes piensan que no hay posibilidades de fallar, fracasan más rápido. Los líderes mentalmente fuertes admiten sus limitaciones, tanto a nivel individual como de equipo.

7. No buscan revancha.

Los líderes mentalmente fuertes no malgastan su energía cazando a aquellos que los hacen quedar mal. Utilizan su tiempo para potenciar a los miembros del equipo que más lo necesitan.

8. No niegan la responsabilidad por sus comportamientos.

Dar disculpas como: “perdón si te ofendiste”, en lugar de: “perdón, fui insensible”, descarga la responsabilidad en los demás. Pero no puedes mejorar si no aceptas la responsabilidad de tus decisiones. Los líderes mentalmente fuertes admiten sus fallas y aceptan la responsabilidad de sus fracasos.

9. No huyen a las confrontaciones.

Las confrontaciones no deben ser algo malo. De hecho, las conversaciones directas son claves para la mejora del equipo. Los líderes mentalmente fuertes están dispuestos a tener confrontaciones si algún tema debe ser tratado.

10. No callan a los demás.

Puede ser difícil escuchar opiniones que no van en el mismo sentido que las nuestras, pero los líderes mentalmente fuertes no se sienten amenazados cuando los demás hablan. De hecho, incentivan a los demás a dar sus opiniones, ya que así pueden desarrollarse nuevas soluciones.

11. No confunden amabilidad con debilidad.

Ya sea que estés imprimiendo unas copias o entregando una taza de café a un empleado, no implica que te muestres como “débil”.

Los líderes mentalmente fuertes prefieren mostrar compasión sin importar que los vean como débiles.

12. No confunden confianza con arrogancia.

No verás a un líder mentalmente fuerte diciendo cosas como: “este lugar no sería nada sin mí” o “soy el único que sabe hacer las cosas acá”.

Los líderes mentalmente fuertes saben quiénes son y lo que saben hacer, pero no exageran su importancia.

13. No temen al éxito de los demás.

Los líderes mentalmente fuertes no se dejan intimidar por sus empleados, ni de otros líderes, ni de otras compañías que están haciendo grandes cosas. Ellos saben que los éxitos de los demás no disminuyen sus logros.

En lugar de perder tiempo preocupándose por los demás, emplean su tiempo en alcanzar el éxito.

Y recuerda, si estás realmente interesado en crear tu propio negocio, puedes leer nuestro libro “Cómo crear empresa mientras trabajas: Descubre cómo manejar tu tiempo, administrar tu dinero y motivarte mientras creas empresa y trabajas para otra” , donde encontrarás toda la información que necesitas para fundar tu propia empresa, sin necesidad de dejar tu trabajo.

Fuente

 

Comentarios